Jaime “Chame” Carranza Aguilar, Arquitecto.

image022

Jaime Carranza Aguilar nació en 1875 en San José. Hijo de una familia de políticos y cafetaleros, relacionados de antaño con la colonia alemana. Por esa razón partió desde muy joven a Alemania a estudiar en la Universidad de Heidelberg y pasó luego al Instituto Tecnológico de Hamburgo para especializarse como Ingeniero Arquitecto.

De regreso a Costa Rica, trajo consigo sólidos conocimientos en diseño y construcción de edificios y una amplia biblioteca de obras técnicas. No obstante, en 1897, estableció junto a Oscar Rohrmoser una finca de café en Turrialba donde partició en la creación del cantón. Fue su primer presidente municipal en 1903 y el encargado de comprar los terrenos donde hoy está esa ciudad.

Su posición de cafetalero y sus estrechas relaciones con la colonia como anotara Marta Castegnaro, “a él se deben muchas de las edificaciones institucionales, eclesiásticas y habitacionales de valor artístico y cultural de nuestra capital, especialmente aquellas que por la belleza de su estilo, sobrio y elegante, por la solidez de su construcción y la perfecta armonía de sus líneas para con el medio en que fueron levantadas, hicieron al San José de la primera mitad de este siglo, una ciudad progresista, dinámica y muy agradable.”

Obra comercial e institucional:  En este contexto, también fueron varias las firmas comerciales que recurrieron al arquitecto para materializar sus elegantes edificios.

  • Fue el caso de la célebre Nueva Botica de San José en la esquina de Avenida Central y calle 5, más conocida por el nombre de su fundador, el doctor Mariano Jiménez.
  • La Ferretería Macaya, su dueño Miguel Macaya, construyó el edificio ecléctico con elementos Art Nouveau (aún en pie en la Calle Central, entre avenidas central y primera (1908).
  • Mientras que el neoclásico de la Librería Lehmann (1914) en Avenida Central entre Calles 1 y 3, lo edificó en ladrillo con estructura metálica.
  • Un año antes había concluido el edificio al frente de la Lehmann, el antiguo Banco Anglo, construido en ladrillo con zócalos de granito y de arquitectura neoclásica. A diferencia de la Librería Lehmann, es más bien de influencia florentina, evidente en su profusión de arcos.
  • Se trasladó el Asilo de Leprosos a la finca las Mercedes en Tirrases en el año 1908, Carranza diseñó un conjunto de edificios donde combinó lo neoclásico con lo victoriano, en edificios de dos pisos rodeados de jardines y terrenos despejados.
  • En ese mismo año, 1908, al extremo noreste de la ciudad concluye la ecléctica y señorial Estación del Ferrocarril al Atlántico.
  • Hizo varios trabajos en el Asilo Chapuí, donde dirigía el Ingeniero Rodolfo Bertoglio. Dentro de esos trabajos, construyó la casa del Director y un edificio de pensión e internamiento, luego denominado Pabellón Bansen.
  • Para el mes de abril de 1910, dándose el terremoto de Cartago, casí de inmediato, se nombró una Junta Nacional de Socorro, en cuya Comisión Consultora y de Dirección se nombró al Arquitecto Carranza, para estudiar y reparar los edificios públicos y privados dañados.
  • Poco antes del terremoto de Cartago, la Fundación Carnegie le encarga a Carranza la obra de la sede de la Corte de Justicia Centroamericana en Cartago, inmueble neoclásico y de concreto armado, ubicado donde hoy está el Colegio San Luis Gonzaga, el cual estaba a punto de concluirse cuando el terremoto lo destruyó por completo.

Obra Residencial del Ing. Carranza:  En San josé, no obstante, seguían sintiéndose los efectos de la prosperidad económica y la renovación arquitectónica dichas y que la tragedia más bien acentuó. Así en la sociedad con el suizo Adolfo Boletti Fait se anunciaba en 1912 como “Carranza y Boletti constructores de casas, desde las más humildes hasta lujosos chalets, construidas en cemento armado, hierro, tela metálica o madera.” La empresa de diseño y construcción contaba con su propio depósito de maderas y otros materiales.

  • Entre muchas otras, el arquitecto realizó por entonces residencias como las de la Familia Niehaus (La California, entre calles 27 y 33).
  • La de Federico Sauter (La California, entre calles 25 y 27).
  • La casa de Cipriano Herrero del Peral (Barrio Amón, calle 3 y Avenida 11), hoy Hotel Britania).
  • La casa de Elena Rohrmoser (Ave. 1 entre calles 3 y 5, desaparecida).
  • La de Oscar Rohrmoser (donde está el Edificio Numar).
  • En lo que fue el Paseo Colón, diseñó y construyó también varias casas -desaparecidas-, como las de Julia de Núñez, la de Alberto Pinto, la de Teodoro Prestinary y la más célebre de todas, la llamada Casa de los Leones de Eduardo J. Pinto.
  • En 1912, en bahareque francés, como casi todas las anteriores, construyó la casa de la Familia Trejos Donaldson; que hoy alberga al Museo Dr. Rafael Angel Calderón Guardia en Barrio Escalante.

Según el Arquitecto Juan Bernal Ponce, en esas residencias “Carranza elabora un estilo de gran solvencia en el manejo de las plantas articuladas por corredores con aposentos simétricos interconectados y patios centrales, es sobrio en la decoración, pero es capaz de desatar un discurso ornamental barroco cuando viene el caso.

Carranza y Boletti copia

Carranza con sus diseños llena el gusto de la nueva burguesía que deseaba tener un hábitat confortable que diera cuenta de su poder económico. Mientras que su propia casa, que aún existe, está ubicada en la esquina de Avenida 3 y Calle 25, hacia el costado sureste de la Antigua Aduana Principal.

También importó de Bélgica casas metálicas prefabricadas que por la poca acogida entre el público tuvo que vender a bajo precio.

La Casa Carranza copia

Comerciante además, abrió la tienda de departamentos “la Casa” ubicada al costado sur de la Botica Nueva, en Calle 5 y cuya parte trasera daba al pasaje colindante con el Teatro Nacional. Alli instaló su estudio de Arquitectura, desde donde cultivó ese eclecticismo suyo, tan característico como criollo, capaz de trascender los modelos importados para adaptarse a nuestro clima y a nuestro ser.

Así, habiendo marcado fuertemente con su impronta estética el perfil josefino, en 1930 fallece en San José, dejando tras de sí una herencia construida que hoy es patrimonio histórico-arquitectónico del país.

Referencias:

  • Revista Su Casa, Edición 58
  • Fotografías de Manuel Gómez Miralles. Internet.
  • Blog de Andrés Fernández, Arquitecto. http://andferblog.blogspot.com

 

 

2 comentarios sobre “Jaime “Chame” Carranza Aguilar, Arquitecto.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s