Archivo de la etiqueta: Provincia de Puntarenas

Iglesia de Esparza, Puntarenas

Imagen relacionada

 

La primera ermita de Esparza data de 1574, así como el Convento de San Lorenzo, cuyo primer cura fue fray Diego de Guillón; en 1576 fue erigida en Parroquia, dedicada a Nuestra Señora de la Candelaria; actualmente sufragánea de la Diócesis de Puntarenas, de la Provincia Eclesiástica de Costa Rica.

Hermosa vista del Templo Parroquial de la Ciudad Primada del Espíritu Santo de Esparza, Puntarenas, Costa Rica.

 

Resultado de imagen para iglesia de esparza, puntarenas, costa rica
Fotografía Sicultura

Fotografías de Maritza Cartín

 

La Ciudad del Espíritu Santo de Esparza fue fundada en el Valle de Coyoche, en el año 1574.

En el año 1676, tenía población de 100 habitantes, según documentos de la época.

En 1686, los piratas ingleses, al mando de Cook saquearon la ciudad, obligando a sus habitantes a retirarse hacia el interior del país. Años más tarde, fue nuevamente saqueada por el pirata Morgan y sus bucaneros.

En 1693, el entonces gobernador, don Manuel Bustamante y Rivero, reunió a los habitantes del Valle que se encontraban dispersos y les obligó a construir casas y formar una ciudad en el sitio que hoy ocupa Esparza.

En 1718, don Diego de La Haya Fernández, Gobernador de nuestro país, en documento para la historia, describió a la ciudad en los siguientes términos:

“Se compone de una iglesia de horcones, paredes de barro, cubierta con teja. Un Convento de San Francisco hecho del mismo material. Catorce casas de familias españolas y algunas gentes sencillas y pobres”.

La Historia y la leyenda se confunden en Esparza, uno de los pueblos de mayor edad en nuestro país. Es así como han ido surgiendo algunas leyendas como la de “La Campana de Oro”, que hace referencia a una campana robada por el pirata Morgan, o la leyenda de “La Quebrada del Cura”.

  

Referencias:

  • Información brindada por Roberto Pereira, Forcos
  • Fotografías de Internet.

Parque Ignacio Pérez Zamora de Esparza, Puntarenas (1851-1900)

IMG_5906[1]
Kiosko del Parque de Esparza (Fotografía Maritza Cartín)

El parque de la ciudad de Esparza es un espacio público desde los tiempos coloniales. Sitio que ha sido el centro de las actividades políticas, económicas y sociales más relevantes de esta antigua comunidad. Fue plaza de mercado hasta finales del siglo XIX, cuando adquirió su actual diseño.

El Parque fue diseñado por el italiano Julio Colmari, y la construcción la dirigió un español de apellido Bellolos y se comenzó a levantar en 1900. Fue estrenado la noche del 31 de diciembre de 1900 para celebrar la llegada del nuevo siglo.

El kiosko, de estilo neoclásico fue construido en 1942 por iniciativa de don Luis Vasco Coto, en cuyo honor existe un pequeño monumento en el Parque. El kiosko es una prolongación arquitectónica de la torre del templo católico. En el parque, se encuentra también un busto en bronce de Diego de Artieda y Chirinos, fundador de Esparza, el cual fue donado al pueblo por la Delegación Foral de Navarra, España y que fuera colocado en 1974, con ocasión del cuarto centenario de la fundación de Espíritu Santo.

El parque posee las aceras de piedra canteada de la antigua plaza del mercado. Las  piedras fueron canteadas en 1894, por don Francisco Ortiz, primero y después por don Santiago Monge. Estas aceras  servirían más adelante para la transformación de la plaza en un parque, por iniciativa de don Fernando Borges.

El parque ha sufrido varias remodelaciones. En una de ellas se eliminó la fuente que estaba colocada frente a la Iglesia, para dar paso a una especie de planché para presentaciones culturales, el cual fue eliminado en el año 2008, último año en que sufrió algunas remodelaciones, como la incorporación de luces reflejadas en las columnas del kiosko, que cambian con el paso del tiempo.

El 5 de noviembre de 1992, en la Administración Calderón Fournier, el Parque “Ignacio Pérez Zamora”, es incorporado al Patrimonio  Histórico Arquitectónico, según Decreto Ejecutivo Nº 21626-C de la Gaceta.

Referencias:

  • Boletín Esparza Mía. Por: Lic. Marcos Hernán Elizondo Vargas
  • Fotografías de Maritza Cartín.