Provincia de Heredia, Provincia de Las Flores.

Lema: Libertad, Paz y Progreso

 

Escudo de Heredia.svg
Escudo de Heredia

 

Bandera de Heredia.svg
Bandera de Heredia

El nombre de la provincia de Heredia deriva del hecho de haber sido Capitán General de la Capitanía General de Guatemala, el señor don Alonso Fernández de Heredia. Éste, al conceder el día primero de junio de 1763 el título de villa a la población de la Inmaculada Concepción de Cubujuquí, agregó como era costumbre en aquel momento, al de por sí largo nombre del poblado, el “de Heredia” que habría de perdurar, pasando a llamarse así como “Villa de la Inmaculada Concepción de Cubujuquí de Heredia”.

Heredia in Costa Rica.svg
Mapa de C.R. mostrando la Provincia de Heredia.

Adquirir el título de Villa entrañaba de hecho una serie de compromisos y obligaciones. Había que delimitar la jurisdicción dentro de las cuatro leguas prevenidas por ley; era necesario hacer el nombramiento de seis regidores, un Alcalde Provincial, un Depositario General (Tesorero), un Alguacil Mayor y un Escribano; además la población debía disponer de cerca de mil quinientos pesos para la construcción de la cárcel y casas del cabildo, amén de otras obligaciones más. Al ser aquella población tan pobre, muchos de los requisitos no se pudieron cumplir, en día 23 de noviembre de 1779, el Capitán General D. Matías de Gálvez revocó la validez del título de Villa. Aún habiendo acontecido esto, la población continuó llevando el nombre “de Heredia” a pesar de que fue don Florencio del Castillo quien el día 16 de octubre de 1813 gestionó y obtuvo finalmente el título de Villa para la población que perdurará hasta la actualidad.

No puede este hecho interpretarse como acto de reconocimiento y de cariño hacia el Capitán General don Alonso Fernández de Heredia, porque el personaje les era completamente desconocido a los habitantes de la Inmaculada Concepción de Cubujuquí de Heredia; lo que ocurrió al final de cuentas fue que a los habitantes del poblado, por no gustar de esta denominación tan extensa, adoptaron en definitiva el último de la larga serie de nombres que daría finalmente el nombre a la actual ciudad y provincia de Heredia.

Alonso Fernández de Heredia

 
Retrato de Alonso Fernández de Heredia presente en el Palacio Municipal de Heredia, Costa Rica

Don Alonso Fernández de Heredia gobernó la Capitanía General de Guatemala del año 1761 al año 1765. Fue un político y militar español del siglo XVIII, nacido en Cetina, Zaragoza, España. Fue además de la Capitanía General de Guatemala, Capitán General de la Florida y de Yucatán, todo ello bajo el reinado de Fernando VI y de Carlos III de España.

Cargos políticos de Fernández de Heredia

  • En 1745 se le otorga la gobernación de Nicaragua y la Comandancia General de Nicaragua y Costa Rica.
  • En 1751 se convierte en Gobernador de Florida.
  • En 1758 se le nombra Gobernador y Capitán General de Yucatán.
  • En 1761 se le da el cargo de Gobernador y Capitán General de la Capitanía General de Guatemala.

Fernández de Heredia fue Capitán General de la Capitanía General de Guatemala hasta el día 3 de diciembre de 1765 en que por resolución Real se le destituyó.

Murió el 19 de marzo de 1782 en la ciudad de Guatemala donde fijó su última residencia. Sus restos reposan al lado del altar mayor de la Iglesia de la Merced en la hoy Antigua Guatemala.

Como dato curioso, Alonso Fernández de Heredia nunca llegaría a conocer la ciudad que finalmente y al día de hoy continúa llevando su nombre.

Historia

Durante la época precolombina, la parte sur de la provincia, que se encuentra dentro del Valle Central, estuvo habitada por indígenas de diversos cacicazgos huetares, que formaron parte del llamado Reino Huetar de Occidente, que en los inicios de la conquista eran dominio del rey Garabito. Estos grupos aborígenes se dedicaban a la caza y al cultivo de la yuca principalmente. Dos vasallos de Garabito tenían sus dominios en esta región: Yurustí, rey de Toyopán (cantones de San Rafael y Santo Domingo de Heredia), y Barvak, rey de Barva (cantón de Barva y cantón central de Heredia). Al norte de la Cordillera Volcánica Central, existían otras etnias indígenas que eran tributarias de los huetares: los botos, en las faldas del volcán Barva, y los tises, en las llanuras de Sarapiquí.

En 1551 entran los primeros grupos de españoles al Valle Central. Juan de Cavallón, quien inició este proceso colonizador fue el primero en tener noticia de lo que había de llamarse durante la colonia El Valle de Barva, territorio comprendido entre el Río Virilla hasta los Montes del Aguacate (incluían parte de las actuales provincias de Alajuela y Heredia). Para dar inicio al proceso colonizador, los grupos dispersos de indígenas en el territorio fueron concentrados en un poblado que se llamó Barva, ubicado en las inmediaciones de Getsemaní (actualmente perteneciente al cantón de San Rafael) esto en el año 1575.

Casas Tradicionales 

Casas tradicionales. Cantón de Barva.

Los emigrantes españoles poblaron fértiles valles como Alvirilla y Barva, se instalaron en humildes chozas y se dedicaron a la agricultura. Muchos de estos humildes españoles llegaron al territorio creyendo encontrar grandes riquezas como el oro, pero pronto se dieron cuenta de que era un territorio rico en valles sanos y fértiles, idóneo para cultivar.

Con el paso de los años, la formación de las familias integradas por españoles e indígenas dieron lugar a una completa colonización. Es claro que muchos españoles emigraron de su país trayendo consigo sus costumbres, artes, animales, pero destacablemente su religión con fervor cristiano. Es a partir de 1706 que esté arraigado catolicismo da lugar al origen de la ciudad de Heredia.

Alvirilla y Barva fueron los fértiles valles donde comenzaron a llegar los primeros emigrantes que poblaron lo que hoy conocemos como la ciudad de Heredia. Una vez instalados en el lugar, comprendieron la imperante necesidad de contar con una pequeña iglesia como medio de cohesión de la incipiente villa.

Es a partir del año 1706 que los habitantes de los Valles de Alvirilla y Barva pidieron que se les fundara una parroquia. Esta parroquia se consolidó en una pequeñísima ermita en lo que hoy se conoce como La Valencia. En el año 1712 el pueblo ya contaba con ocho casas de adobe y techo pajizo alrededor de la pequeña ermita; siendo ese lugar malsano y pantanoso los habitantes deciden trasladar su caserío donde hoy se encuentra la ciudad de Heredia. De inmediato se colocan los cimientos de un nuevo templo de adobe en el mismo lugar donde se ubica la actual iglesia central de Heredia, pero bastante recostado al sector norte de la cuadra, siendo el sector sur el cementerio de la pequeña comunidad.

Templo Parroquial La Inmaculada, Heredia.

La aldea fue creciendo hasta convertirse en una comunidad bastante nutrida para esa época y su humilde templo cada vez se fue haciendo más pequeño e incómodo. En el año 1797 se inicia la construcción de la obra pública más grande e importante que se hubiere hecho en la pequeña aldea de Cubujuquí, la construcción del templo católico de la ciudad; la actual iglesia de la Inmaculada Concepción de María.

Cubujuquí se le llamó a esta aldea que a partir de 1763 se convirtió en villa; en un lapso de 45 años esa pequeña aldea con un endeble caserío, se convirtió de toda una villa denominándose Villa Vieja de la Inmaculada Concepción de Cubujuquí.

El nombre Heredia se heredó de un español, gracias a las simpatías que sentían los pobladores y en especial los políticos de Cubujuquí y a manera de quedar bien como el entonces Mariscal de Campo de los reales ejércitos de España, presidente de la Real Audiencia de Guatemala, gobernador y Capitán General de Guatemala, Alonso Fernández de Heredia. Villa Vieja de la Inmaculada Concepción de Cubujuquí de Heredia, sería más tarde solamente Heredia como todos los costarricenses la conocen.

En el año 1824 la Villa de la Inmaculada Concepción de Heredia se convirtió en la Ciudad de Heredia.

Heredia durante la independencia, Batalla de Río Segundo

En el año de 1823 las cuatro principales poblaciones centrales de Costa Rica estaba aliadas dos a dos, en bandos opuestos. Heredia llegó a pensar en la misma forma que Cartago, mientras que San José hacía causa común con Alajuela. La tensión era tal, que se libraron dos batallas: la Batalla de Ochomogo que enfrentó a Cartago y San José, y la Batalla del Arroyo en Río Segundo que enfrentó a Heredia y a Alajuela.

En la batalla en Río Segundo, los vecinos de Heredia atacaron a los “alajuelas” resueltamente y éstas entraron y desfilaron por las calles de Alajuela. En el pacto de rendición de los alajuelenses, se comprometieron a jurar al Imperio en un lapso de 3 días; sin embargo, el mismo día, un 5 de abril, se libró en Ochomogo una recia batalla en la que don Gregorio José Ramírez derrotó a los cartagineses, señalando así el triunfo de la causa republicana.

Heredia no tuvo más que rendir sus armas al general Ramírez quien hizo un llamado a los heredianos a la unidad del sentimiento con los demás miembros de la familia costarricense. Así Heredia hubo de agregarse a la causa de la república, un tanto convencida de su fracaso, sobre todo por que en algunos momentos se había esperado otra cosa con su triunfo sobre Alajuela.

Heredia como capital de Costa Rica

Mapa de C.R. 1835, Heredia como capital

El 2 de setiembre de 1835, el Jefe Supremo del Estado de Costa Rica, don Braulio Carrillo Colina, pone el ejecútese a la ley que da el fin a la Ley de la Ambulancia y mueve la capital a la ciudad de la Inmaculada Concepción de Cubujuquí de Heredia “hasta que en el Murciélago (hoy Tibás) se construyan los inmuebles necesarios para albergar la capital”. La idea de colocar la capital en San Juan del Murciélago respondió al hecho que la 4 principales ciudades de Costa Rica (San José, Cartago, Heredia y Alajuela) no lograban ponerse de acuerdo sobre dónde fijar la capital por lo que optaron buscar una quinta opción que sería el Murciélago, y aunque nunca se trasladó la capital a tal lugar, Heredia ocuparía la capital mientras en el Murciélago se construyeran los inmuebles necesarios. De esta forma, Heredia se convierte en la 4.ª capital de la historia de Costa Rica y estaría con este título por 4 años. En Heredia tomó posesión el Jefe Supremo del Estado de Costa Rica, don Manuel Aguilar Chacón, además del vicejefe Juan Mora Fernández; se celebró una misa en la Parroquia Inmaculada Concepción por el cura Joaquín Carrillo, y en el Recinto Legislativo (el cual se ubicaba donde está hoy el Hotel América), se le entregó la Jefatura del Estado.

Heredia se mantiene como capital de Costa Rica hasta junio de 1838 cuando se desiste de la idea de mover la capital al Murciélago y el mismo Braulio Carrillo Molina ordena al Poder Legislativo moverse nuevamente a San José en donde se mantendrá la capital de Costa Rica hasta la actualidad y nunca se volvería a mover de ahí.

La Guerra de La Liga

El localismo halló campo propicio en estas luchas ocurridas poco después de la independencia. Su máxima manifestación fue la llamada “Ley de la Ambulancia”, en virtud de la cual las supremas autoridades habían de residir en el término de cuatro años, en Alajuela, Heredia, San José y Cartago, según el orden en que se estableció. Heredia tuvo en todos estos sucesos, una muy activa participación, a través de algunos de sus personajes más representativos. Entre ellos debe citarse en primer término a Nicolás Ulloa Soto, quien fue un activo empresario y político promotor de la educación pública y valiente defensor de las libertades patrias en 1835. Fue presidente municipal y alcalde de Heredia en 1828; también fue diputado, senador y presidente del Congreso de Costa Rica en 1833. Tuvo la oportunidad de ser Jefe de Estado de Costa Rica en 1835, pero rechazó el cargo. Por esta razón asumió la jefatura del Estado don Braulio Carrillo Colina quien vio el establecimiento de la Asamblea y el Congreso Representativo en la ciudad de Heredia.

Carrillo tuvo serios tropiezos durante su gobierno y San José hubo de enfrentarse a una alianza o liga de las ciudades de Cartago, Alajuela y Heredia. En setiembre del mismo año de 1835 se inició la rebelión, y aunque hubo negociaciones en Tibás, no lejos del río Virilla, la situación tensa se mantuvo. El 7 de octubre las referidas poblaciones declararon la guerra a la “ciudad enemiga” de San José. Poco después de iniciado el conflicto, San José derrotó a las tropas de Cartago y los cabecillas de dicha ciudad trasladaron su cuartel a la ciudad de Heredia, convirtiéndose Nicolás Ulloa en el jefe normal de La Liga el 18 de octubre. Nuevas conversaciones no condujeron a nada y el día 28 del mismo mes, los josefinos entraron triunfantes a Heredia después de haber luchado en el puente del Virilla. Tras una nueva lucha, los soldados josefinos se apoderaron también de Alajuela, la cual ocuparon en horas de la noche del mismo día.

Así concluyó la lucha, y con ella la tranquilidad volvió a todos los pueblos, en donde apenas fueron castigados los más connotados cabecillas.

Cronología

Billete de 100 pesos emitido por el Banco Herediano en 1871
  • 1575 se crea la Iglesia de Barva.
  • 1706 surge la primera población con emigrantes de Cartago.
  • 1736 se erige la Parroquia de la Inmaculada Concepción de Cubujuquí.
  • 1763 se le otorga el título de villa por parte de las autoridades de Guatemala y se le cambia el nombre a Villa de Heredia.
  • 1825 se le considera un distrito.
  • 1841 se le categoriza como departamento.
  • 1848 se convierte en provincia.

Símbolos

  • Bandera

La bandera que se ha utilizado para representar a la Provincia de Heredia ha sido la bandera del cantón central de la Provincia. La bandera consta de tres franjas con los colores amarillo, blanco y rojo; la franja blanca es el doble de ancho de la roja y amarilla. La razón de los colores rojo y amarillo se liga al hecho de que Heredia ha sido por muchos años identificada con esos colores por sus divisas deportivas; la aparición de los colores rojo y amarillo en el deporte herediano son anteriores a la creación y adopción de la bandera de la provincia y con el paso del tiempo, estos colores se ensañaron con el sentir de la población herediana por lo que al crear la bandera se tome en consideración sus colores; hoy en día, muchas asociaciones deportivas a lo largo de la provincia utilizan los colores rojo y amarillo. Por otra parte, la vinculación histórica que ha tenido Heredia con la religión hicieron que se utilizara a la vez el amarillo con el blanco, colores de la iglesia católica.

Bandera de Heredia 

Bandera de Heredia ondeando a la entrada de la provincia.

Es así como colores deportivos y religiosos fueron los utilizados en la representación de la bandera de Heredia que de una u otra forma formaron parte de la construcción actual de lo que la provincia es por lo que los colores amarillo, blanco y rojo fueron los utilizados.

En el centro de la bandera sobre la franja blanca se ubica el escudo de la provincia

  • Escudo

Escudo de Heredia.svg

El origen del escudo de la provincia data de 1929 siendo otras las circunstancias históricas que lo promovieron, dado que no existía la división administrativa actual por cantones. Desde 1848, se ha venido utilizado el mismo, y no es hasta la fecha que se presenta la iniciativa de plantear un escudo propio.

Fadrique Gutiérrez con su ingenio y conocimientos le heredó a Heredia el Fortín, obra majestuosa y única en el ámbito civilista herediano, rico en leyendas e historia, que los heredianos han señalado como sinónimo de su identidad, por lo cual se propuso que sea la figura principal del escudo; ratificado y modificado en Sesión Ordinaria de Concejo Municipal #324-92, del 21 de setiembre de 1992.

Un escudo de forma español con dos particiones o divisiones que llevarán: en la división central un fortín de plata similar al construido por Fadrique Gutiérrez (que se halla ubicado al costado Este del Palacio Municipal), inscrito en campo rojo y un campo azul alrededor del rojo.

En la parte superior un listón rojo, plegado con la siguiente leyenda: PAZ – TRABAJO – PROGRESO, en letras amarillas, en igual forma, en la parte inferior habrá un listón que dirá ” HEREDIA, 1848″ fecha de fundación de la Provincia de Heredia, según decreto N. 167 del 7-12-1848. Se ubican entre el recuadro azul y el listón inferior, unidas por un lazo de cinta azul, por la derecha una rama con cinco rosas rojas abiertas con sus respectivas hojas (10 en total), que simbolizan la belleza de la mujer herediana y por la izquierda una bandola de café con el fruto maduro y sus respectivas hojas, que simboliza un producto histórico de la provincia.

Referencias:

Wikipedia

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s