Un viaje al pasado…

Al mirar hacia nuestro pasado encuentro mis raíces, mi tierra, mi parentela… No tengo duda alguna que el pasado tiene que ver con quien yo soy en el presente. Ese pasado es lo que muy a menudo busco, quienes eran mis abuelos, que aroma tenía su casa, que huella dejaron en mi y que le dejaré a mi descendencia.

Es por eso que inicié este sitio… para buscar entre el baúl del tiempo las bellezas del pasado, la realidad del  presente y la esperanza del futuro.

Mi querido amigo, espero que juntos emprendamos este bello viaje al pasado y tú también puedas aportar tu historia…nos vemos en la carreta del tiempo, respirando olor a tierra mojada, tomando un jarro de café, sentados en la poltrona de madera y cuero que nos arrullará y sacará lo mejor de nosotros.

Nos vemos en la poesía, en la anécdota, en el cuento, en el relato…en la historia de Mi Costa Rica de Antaño!

Bienvenido!!

Maritza Cartín Estrada

El Duelo, Cartago, 1870.

Ciudad de Cartago, Costa Rica , 1870.
Sobre las calles adoquinadas, la sombra de un carruaje se proyectó sobre la bruma que poco a poco se fue disipando para dar paso a una llovizna apenas ligera. Los caballos dirigían el coche a todo galope a la plaza principal. En su interior un elegante hombre de avanzada edad observaba detrás de la ventanilla, la hermosa iglesia de San Nicolás en cuya fachada resaltaba un bello vitral , que había sido traído en barco desde España. Al paso del carruaje el frío viento congelaba su mirada inquisidora que en conjunto con su fruncido seño le daban aspecto de un furioso dios mitológico. Era necesario, según él acabar con aquella aventura desbocada, restaurar el orden natural, limpiar el honor mancillado. Se batiría en duelo con el amante de su mujer.

Ella al lado suyo lloraba desconsoladamente, deteniendo las lágrimas que rodaban en su mejilla con un pañuelo de seda bordado con finos encajes y pedrería. Pertenecían ambos a familias del más alto abolengo de la ciudad. Por muchos años fueron felices uno al lado del otro, hasta que por órdenes del gobernador de Cartago, el marido fue enviado en misiones diplomáticas a Chile relacionadas con el comercio del café e intercambio de bienes suntuarios con aquel lejano país. Ella pasaba meses enteros sumida en soledad en su elegante mansión cercana a la plaza mayor de la ciudad, hasta que un día un amor secreto entró como viento tempestuoso en su corazón, aquel que le daría un nuevo motivo para alegrar sus mañanas y provocarle hermosos sueños al anochecer. Pero aquella felicidad prohibida acabaría pronto al ser sorprendidos besándose en el solar de la residencia por su propio marido que acababa de llegar de uno de los viajes por el cono sur.

Iglesia de San Nicolas, Cartago.

Al terminar la calle, un candil a medio iluminar sirvió de punto de referencia final para anunciar a los viajantes de que el destino había llegado. La plaza de artillería sería el escenario del duelo. Luego todo serían trajes empapados, lanzamiento de improperios, lluvia sobre los rostros, sombreros al aire, sangre en el suelo, pechos abiertos y llanto en el único rostro que se vio llorar por esos solitarios lugares, el de aquella mujer que vió morir a dos hombres. Uno que le dio prestigio y al menos una felicidad construida según las normas de una sociedad basada en el honor, el recato y las buenas costumbres y el otro al que no importó romper esas absurdas reglas para estar con él porque para el verdadero amor, según ella, las reglas no existían.

Al final de esa tarde en la llamada «Ciudad de las Brumas», mientras la neblina comenzaba a disiparse y convertirse en una lluvia ligera y las campanas de la Iglesia de San Nicolás daban las cinco en punto, dos gatillos habían sido accionados, dos balas salieron del cañón y dos pechos al mismo tiempo fueron perforados. Ambos murieron en el acto.

De la Pluma de Nadeo.

Barrio Bellavista, San José, 1917.

Fotografía donde se observa de Sur a Norte el Torreón Suroeste del Cuartel Bellavista.

La construcción del Cuartel “Buena Vista” o “Bellavista” inició en 1917 y estuvo relacionada con el fortalecimiento de la institución militar que promovió Federico Tinoco Granados, Ministro de Guerra y Marina del gobierno de Alfredo González Flores (1914-1917).

Seguir leyendo Barrio Bellavista, San José, 1917.

Cuadra muy importante detrás de la Biblioteca Nacional Miguel Obregón Lizano.

Entre la Avenida de las Damas (Avenida 5) y la Avenida 7, Calle 15 encontramos varias propiedades muy peculiares, pues se encuentran edificadas sobre un montículo a unos tres metros sobre el nivel de la carretera. Hacia el Oeste se encuentra la antigua Fábrica de Licores (Fanal), al Este colinda con unas casitas y la Soda el Seguro, cerca del Hospital Calderón Guardia, al Sur se encuentra la Biblioteca Nacional y al Norte la Avenida 7.

Seguir leyendo Cuadra muy importante detrás de la Biblioteca Nacional Miguel Obregón Lizano.

Mauro Fernández Acuña, Biografía, 1846-1905.

Mauro Fernández Acuña (San José, 19 de diciembre de 1843-16 de julio de 1905) fue un abogado, maestro y político costarricense. Fueron sus padres Aureliano Fernández Ramírez y Mercedes Acuña Díaz Dobles. Huérfano de padre desde temprana edad, fue su madre -que era maestra, así como lo fueron sus hermanas – quien se ocupó de su educación.

Seguir leyendo Mauro Fernández Acuña, Biografía, 1846-1905.

La Casa de Mauro Fernández Acuña…hoy Museo Nacional.

Parte de la propiedad donde se ubica la sede del Museo Nacional fue conformada a finales del siglo XIX a partir de la unión de tres fincas. Dos de ellas fueron compradas en 1871 y 1872 respectivamente por el Dr. Pedro Reitz Trumm oriundo de Prusia.

Costado Norte. En la actualidad solo queda el muro de contención en donde se destaca el arco de la entrada. Fotografía de finales de la década de 1890.
Seguir leyendo La Casa de Mauro Fernández Acuña…hoy Museo Nacional.

Cruce de Avenida 4 con Calle 9…Ayer y hoy…San José!

Es muy interesante poder ver en el tiempo la transformación de ciertos rincones de nuestra capital. Hoy les presento tres fotografías con una diferencia de la primera a la de hoy en día de 142 años. Las tres fotografías se ubican de Este a Oeste.

La primera fotografía de arriba hacia abajo es de 1880´s. – vista desde la plaza de la Soledad. A la derecha, donde está la torre blanca (hoy edificio de la Caja), estaba el observatorio Meteorológico Nacional. Y ahí también estuvo por primera vez el Liceo de Costa Rica, antes de trasladarse a su lugar actual en Plaza González Víquez (Fotografía Jorge Cabezas)

La segunda fotografía de arriba hacia abajo es de 1897. Se aprecia el Teatro Nacional ya construido, la torre blanca (hoy edificio de la CCSS) y en primer plano los Mercaditos de la Soledad divididos por la Ave. 4.

La tercera fotografía es de Abril del 2022. Se aprecia el boulevar de Avenida 4 y el Edificio de la CCSS. (Fotografía de Maritza Cartín E.).

Casa de Tomás Alberto Ortuño Morales, banquero, San Pedro de Montes de Oca, San José.

Casa de Don Tomás Ortuño Morales, banquero y de una prestigiosa familia ubicada diagonal a La Iglesia Católica De San Pedro, Costado Oeste Del Outlet Mall.

Don Tomás nace el 11 de setiembre de 1911 en San José. Sus padres, Alberto Ortuño Berte (Comerciante y originario de Orán, Algeria) y doña Julia Morales Gutiérrez. Se casa el 3 de febrero de 1934 con María Rita Castro González.

Don Tomás fue el tercer hijo de cuatro:

Lilia Ortuño Morales 1894 Married 9 November 1917 (Friday), San José,Costa Rica, to Manuel Montejo Herbert 1881
F Julia Ortuño Morales 1905 Married 24 September 1927 (Saturday), San Pedro de Montes de Oca, San José, Costa Rica, to Ewald Starke Gutiérrez 1902
F María Luisa Ortuño Morales.

Don Tomas muere el 30 de setiembre de 1992 en San Pedro de Montes de Oca a sus 80 años de edad.

Esta casa fue construida por el ingeniero arquitectónico Paul Ehrenberg (actualmente es parte del Autobano del Banco Nacional de Costa Rica en San Pedro de Montes de Oca).

1930 Fotos Antiguas de Montes de Oca. Vista desde la Iglesia hacia el Oeste.

Se aprecia el tranvía sobre la avenida central, y en primer plano el Quiosco del Parqueo Central de San Pedro, diseñado por el arquitecto José María Barrantes Monge, que fue levantado por León Cortés Castro como Secretario de Fomento y Agricultura, con el fin de embellecer el parque de la “ciudad de los banqueros”, nombre con el que se conocía a San Pedro por la gran cantidad de miembros de la banca que residen en ese cantón. Al fondo a la izquierda se observa la casa en referencia.

Otra vista de la Casa de don Tomas. Fotos Antiguas de Montes de Oca.

Referencias:

Chepeantiguo, Página en Facebook.

Fotos Antiguas de Montes de Oca.

Periódicos antiguos nacionales.

Fotos Antiguas de C.R. Pág. Facebook.

Un Puerto en nuestra capital!

Aquí les dejo una excelente historia que investigando me la encontré y la verdad está tan buena que la comparto con mis seguidores y visitantes de este su blog.

Vista de Barrio Otoya, muy cerca de donde estuvo Puerto Escondido, 1922.

Absurdo, ilógico y disparatado imaginar un puerto a 1172 metros sobre el nivel del mar, a menos que fuera lacustre y en las imponentes alturas de los Andes, como sucede con Puno, puerto peruano a orillas del lago Titicaca, a 3810 metros de altitud. Pero, ¿en San José, nuestra capital? Sí, lo hubo, aunque tan solo de nombre, y se llamó Puerto Escondido. Yo ignoraba esto por completo, hasta que leí Historias de mi barrio: el San José de ayer, editado por don Eduardo Oconitrillo y Francisco Enríquez, delicioso libro que rezuma nostalgia para quienes -aún si haber nacido ahí-, tenemos recuerdos de casi todas las barriadas capitalinas.

Seguir leyendo Un Puerto en nuestra capital!

Los Mercaditos de la Soledad, 1890.

Periódico La República 28 de noviembre de 1975). Los dos galerones tanto a la izquierda como a la derecha.

Como una necesidad comercial y del pueblo en si, para finales del siglo XIX y principios del siglo XX la Municipalidad de San José construye un Mercado de variedad de productos en la plaza que se ubicaba frente a la Iglesia de la Soledad (ubicada en Avenida 4, Calle 9).

El inmueble en realidad no era ningún edificio con algún estilo específico arquitectónico, más bien eran dos galerones sencillos, abiertos de madera y rodeados por una verja para seguridad del mismo. Disponía de suficiente espacio para la reunión de diferentes comerciantes que exponían sus productos al público general josfefino (ver fotografía superior).

Fue de esta manera como por dieciocho años los muy conocidos Mercaditos de la Soledad se desarrollaron en esa parte específica de la ciudad.

Luego cierra sus puertas debido a poca afluencia del público y a una próxima remodelación que tendría dicha plaza de la Soledad.

Esta Fotografía nos muestra los terrenos donde estarían los Mercaditos de la Soledad. Esta fotografía fue tomada desde las gradas de la Soledad, viendo hacia el Oeste, hoy Avenida 4.
Fotografía desde la Soledad con vista hacia la Avenida 4, donde estuvieron los Mercaditos. (Fotografía de Maritza Cartín, Mayo, 2022.

Actualmente la Plaza de la Soledad fue remodelada y hoy día lleva el nombre de Comunidad Europea.

Referencias:

Fotografías más recientes de Maritza Cartín E.

Fotografías antiguas páginas en facebook Costa Rica Antigua.

Sinabi (Periódicos antiguos de C.R.).

Casa de Bernardo Soto Alfaro, Expresidente de C.R.

1900´s Manuel Gómez Miralles

En los alrededores del Parque Morazán nos encontramos mucha historia de nuestra capital San José, la cual se combina con los nombres de jefes de estado, comerciantes, extranjeros que nos visitaron y que dejaron de una u otra manera sus huellas en este lugar. Es así como encontramos las casas como Key Largo, la Casa de Cecilio Vernor Lindo, la casa que fue de don Cleto González Víquez y hoy es la Escuela de Perú, etc. Sin embargo, en esta ocación queremos hacer mención de la casa que fue del expresidente Don Bernardo Soto Alfaro.

Seguir leyendo Casa de Bernardo Soto Alfaro, Expresidente de C.R.

La Novia del Presidente!


Que a cualquier persona le roben la novia o el novio, eso es un asunto mundano de todos los días. Pero que al hombre que fue tres veces Presidente de Costa Rica, Presidente del Congreso y Presidente de la Corte, le “den vuelta”, eso es un caso muy diferente e interesante, y máxime cuando el nuevo dichoso novio fue también otro mandatario.

Seguir leyendo La Novia del Presidente!

Archivos Nacionales, Zapote, San José, 1881.

El Archivo Nacional de Costa Rica es una institución desconcentrada del Ministerio de Cultura y Juventud. Es la entidad rectora del Sistema Nacional de Archivos la cual administra el patrimonio documental costarricense y colabora con el control del ejercicio notarial del país. Sus fines son preservar y difundir el acervo documental, garantizar el acceso a la información, favorecer la transparencia en la gestión administrativa y sustentar la toma de decisiones. El trabajo con el patrimonio documental es una parte de su quehacer, pero no la única. Igual importancia tienen la rectoría del Sistema Nacional de Archivos y la custodia y facilitación de los documentos notariales.

Seguir leyendo Archivos Nacionales, Zapote, San José, 1881.

Un viaje a lo más recóndido de nuestras raíces…