Un viaje al pasado…

Imagen relacionada

 

Al mirar hacia nuestro pasado encuentro mis raíces, mi tierra, mi parentela… No tengo duda alguna que el pasado tiene que ver con quien yo soy en el presente. Ese pasado es lo que muy a menudo busco, quienes eran mis abuelos, que aroma tenía su casa, que huella dejaron en mi y que le dejaré a mi descendencia.

Es por eso que inicié este sitio… para buscar entre el baúl del tiempo las bellezas del pasado, la realidad del  presente y la esperanza del futuro.

Mi querido amigo, espero que juntos emprendamos este bello viaje al pasado y tú también puedas aportar tu historia…nos vemos en la carreta del tiempo, respirando olor a tierra mojada, tomando un jarro de café, sentados en la poltrona de madera y cuero que nos arrullará y sacará lo mejor de nosotros.

Nos vemos en la poesía, en la anécdota, en el cuento, en el relato…en la historia de Mi Costa Rica de Antaño!

Bienvenido!!

Maritza Cartín Estrada

Fuentes victorianas en Costa Rica

Image result for Fuentes victorianas en costa rica
Fuente de los Delfines-Cartago-Enero 2012 by Reyleomessi

Durante la época colonial, los labriegos sencillos de Costa Rica solo conocieron el hierro en el pico, la pala, las herraduras y los frenos de caballo. El hierro provenía del exterior; era caro y escaso, y su dominio artesanal le pertenecía a los herreros (Payne, 1986, pp. 49-50). A diferencia de los virreinatos de América (i.e. México, Perú), acá nunca hubo fontanas ni pilas públicas para abasto del agua. Lo más cercano a una fuente eran las pilas de bautismo, los pozos de mampostería y las acequias. El hierro industrial entró en escena con los postes de queroseno importados de Inglaterra, a mediados de la década de 1850, cuando aún faltaban décadas para la aparición de la electricidad. Justamente, un año después, se realizó, en Londres, la Gran Exposición de los Trabajos de la Industria de Todas las Naciones (1851), que vino a ser el pináculo propagandístico de la era victoriana y del siglo imperial británico. El dominio de la producción del hierro (utilitario y suntuario) y la mecanización de la industria textil, convirtieron a Inglaterra en un imperio que comerciaba con muchos países, incluida Costa Rica. Carecíamos de dinero para comprar bienes a Inglaterra, pero ya teníamos el “grano de oro”, y gracias a él se facilitó el intercambio comercial. Pudimos, por primera vez en nuestra historia, disfrutar, democráticamente, de los goces de Europa.

En pleno auge económico de la época liberal en Costa Rica, la prosperidad ya se advertía en los parajes y edificios públicos, así como en la construcción de obras de infraestructura (carreteras, muelles, cañerías, red ferroviaria); pero también se apreciaba en las propiedades de personas acaudaladas (cafetaleros, comerciantes, y profesionales).

Todo ello, más la moda y la posibilidad de tener acceso a objetos preciosos europeos, a relativo bajo costo, posibilitó la aparición de fuentes, cráteras, bancas, farolas y otros notables objetos de hierro, en muchos sitios del país. Por ejemplo, algunas municipalidades dispusieron colocar fuentes en sus parques y plazas, lo mismo hicieron instituciones religiosas, educativas, hoteles, etc. El hierro sedujo por la facilidad y eficiencia en la construcción de edificios, puentes, mercados, kioscos, etc., así como en la aparición de herramientas, mecanismos para la producción agrícola, y posteriormente, bienes del hogar como las máquinas de coser, estufas, planchas, comales, ollas, etc.

Seguir leyendo…presionar el siguiente enlace:

Fuentes Victorianas en C.R.

 

Referencias:

  • Revista Herencia Vol. 29 (1), 95-140, 2016

Nómina de los Primeros Pobladores de la Boca del Monte…hoy ciudad de San José.

Monseñor don Domingo Zataraín, cuando vino de Nicaragua a Costa Rica, para confirmar, levantó la siguiente nómina de familias que radicaban en la Boca del Monte 1739(1) Promesa es deuda. Ofrecimos publicar la primera NOMINA de familias que formaban la modesta población de la BOCA DEL MONTE, más tarde VILLITA DE SAN JOSE, o VILLA NUEVA, en mayo del año 1739, o sea las que pueden tenerse como fundadoras de la capital de Costa Rica. Este padrón, el primero que se levantara en la Boca del Monte, fue ordenado por el ilustrísimo señor Obispo de Nicaragua y Costa Rica, Monseñor don Domingo Zatarain, quien llegó el cuatro de mayo del año

Esa nómina, en algunos renglones difícil de interpretar, consta de nueve caras, de nombres colocados en columna, Están agrupados esos nombres como “familias”, separados por líneas. Aquí transcribimos los que han sido posible interpretar, gracias a la acuciosidad del señor Arzopispo Monseñor don Víctor M. Sanabria, historiador que honra a nuestra Patria, y que está salvando muchos documentos que ya estaban a punto de perderse, totalmente, por la acción del tiempo.

LUISA DE UMAÑA. Josefa Narcisa. José Miguel. Juana Rosalía Corales. (Así, con una solar). FRANCISCO DE MORA. Blas Antonio. Manuela. Juan Francisco. Basilio. Juan José. Miguel Nicolás. Silvestre. Cayetano. Antonia Josefa. Josefa Nicolasa. JUAN DE MORA. José Manual. BALTAZAR FERNANDEZ. Manuela de Fernández. Petronila Fernández. José Pantaleón. Bonifacio Fernández. JUAN DE UMAÑA. María de Umaña. Juan Miguel. José Gabriel. JOSE SALAZAR. Fernando de Salazar. Manuel Antonio de Salazar. Manuel de Salazar. Marcos Antonio. Francisco Gabriel. Ángela Marta. Juana Antonia. Antonia Josefa. JUANA CATALINA. Josefa de la Trinidad. MARIADE LA CRUZ. Cayetano Efigenia (7) DOMINGO AMADOR. Nicolás Amador. José Miguel. Francisca Bonita, Blas de Candelaria. JUAN TORIBIO. José Julián. Antonio Miguel. Eugenia Josefa. JUAN BAUTISTA. Efigenia. José Manuel. Juan de Dios. María Dominga. María Josefa. JOSEMORILLO. llaria. CATALINA SOLANO. Miguel Antonia. JUAN FRANCISCO BLANCO. Da. Josefa. D. Juan Ramírez. Agustín Ramírez. José. RAFAEL MONTERO. Juan Montero. José JUANA MORALES. Francisco Bruno. Miguel Morales. MANUEL ANTONIO FERNANDEZ. Manuela de la Trinidad. JUAN DE SEGURA…

foto nomina1nomina2

 

Referencias:

MINISTERIO DE CULTURA, JUVENTUD Y DEPORTES COMISIÓN NACIONAL DE CONMEMORACIONES HISTÓRICAS. SAN JOSE Y SUS COMIENZOS DOCUMENTOS FUNDAMENTALES. Cleto González Víquez, Francisco María Núñez, Luis Demetrio Tinoco. San José, Costa Rica, 1987

Caminos de carretas antes del Ferrocarril

carreta y caminos

En Costa Rica, el desarrollo de caminos viene sumamente ligado al desarrollo económico del país, por ende a la hora de realizar un análisis de los caminos es importante saber el contexto económico en el que estaba inmersa. Aunque el periodo de la colonia no es parte de la delimitación espacial de la investigación es de suma importancia tomarlo en cuenta ya que fue la base para la creación de los caminos y posteriormente la elección en las rutas de comercio. Las rutas de indígenas, que a su vez fueron empleadas por los colonos, fueron posteriormente heredadas a la Costa Rica republicana que las convirtió en rutas de comercio.

Antes de la colonia los indígenas tenían sus propias rutas de comunicación entre cacicazgos, las cuales fueron empleados por los españoles emplearon durante la colonia. A esta red de rutas se le fueron incorporando más como el Camino Real, que comunicaba el Valle del Guarco con Pacaca, atravesaba sectores como Aserrí. También existía el Camino de las Mulas el cual permitía el traslado de Cartago hasta Panamá. Pero aunque estos fueran llamados caminos no eran más que simples trillos, los cuales se encontraban en un estado bastante deplorable. Muchos de los caminos empleados durante la colonia, e incluso después de ésta, eran como los ya mencionados, simples trillos que en realidad no permitían el óptimo traslado en una economía agroexportadora.

Seguir leyento….presione el siguiente enlace…

Caminos de carretas antes del Ferrocarril

 

Referencias:

Marco Antonio Reyes Jara, Estudiante de Pregrado y Licenciatura en la Escuela de Geografía, Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad de Costa Rica. 2017. Contacto: marco.reyes@ucr.ac.cr ; marar_92@hotmail.com.

Nicolás Carrillo y Aguirre…segundo Jefe Político de Costa Rica

Image result for Nicolás Carrillo y Aguirre

Nicolás Carrillo y Aguirre,

Sacerdote y político costarricense, Presidente de la Junta de Legados de los Pueblos que gobernó Costa Rica del 12 de noviembre al 1 de diciembre de 1821.

Datos personales

Fue bautizado en Cartago, Costa Rica, el 26 de mayo de 1764, con el nombre de José Nicolás. Sus padres fueron José Cayetano Carrillo y Cascante, maestro herrero, y María Josefa Aguirre y Rodríguez. Tuvo seis hermanos: José Francisco del Rosario (casado con María Fernández y Tenorio, hermana de Félix Fernández y Tenorio), José Antonio (casado con Manuela Valverde y Castro), José Miguel, Ana Catalina (casada en primeras nupcias con Ramón de Céspedes y en segundas con Miguel Cárdenas) y María Josefa Carrillo y Aguirre.

Carrera eclesiástica

Cursó estudios sacerdotales en León, Nicaragua. Entre 1789 y 1792 fue cura de Esparza y alrededor de 1800 fue nombrado cura de Bagaces, parroquia que tuvo a su cargo durante muchos años. En 1809 era sacristán mayor de Cartago, y el 2 de julio de 1810 fue elegido para representar a Costa Rica en las Cortes de Cádiz, pero declinó el nombramiento por razones de salud y en su lugar se designó al presbítero don Florencio del Castillo. Posteriormente volvió al curato de Bagaces.

Presidente de la Junta de Legados

En 1821, después de la separación de España, fue elegido para representar a Escazú en la Junta de Legados de los Pueblos, de la cual fue designado presidente. Ejerció este cargo del 12 de noviembre al 1° de diciembre de 1821. Durante su administración se redactó el Pacto Social Fundamental Interino o Pacto de Concordia, texto constitucional provisional que el 1° de diciembre de 1821 reemplazó en Costa Rica a la Constitución de Cádiz. En esa misma fecha asumió el poder una Junta Gubernativa interina presidida por el vicario Pedro José de Alvarado y Baeza, que gobernó hasta el 6 de enero de 1822 y de la cual formó parte Nicolás Carrillo y Aguirre, en calidad de vicepresidente.

Fue partidario de la anexión de Costa Rica al Imperio Mexicano de Agustín I.

Cargos posteriores

En 1824 fue elegido como miembro del Congreso Constituyente que en enero de 1821 emitió la Ley Fundamental del Estado de Costa Rica. Durante su desempeño presentó varios importantes proyectos y el 5 de noviembre de 1824 fue elegido como vicepresidente del Congreso. En enero de 1825 renunció a la mitad de las dietas que había devengado, en favor del Estado.

En 1825 fue elegido como miembro suplente del Consejo Representativo del Estado, que ejercía el Poder Conservador, pero declinó el cargo. En 1827 fue elegido como diputado propietario por Cartago para el período 1827-1829, pero también declinó la elección.

Participó activamente en esfuerzos para establecer un lazareto y un hospital general, que dieron origen más tarde al hospital San Juan de Dios.

En 1834 donó un terreno a la iglesia de Nuestra Señora de la Soledad en Cartago, para que se sembrara un cafetal y otra cosa útil que sirviera para el culto de la Virgen de la Soledad y la reparación de la iglesia, o también para si en algún tiempo se establecía el hospital de San Juan de Dios sirviera para ayuda de la servidumbre.

En 1835 se le atribuyó participación en la insurrección contra su pariente el jefe de Estado Braulio Carrillo Colina conocida como Guerra de la Liga y se embargaron sus bienes, lo cual lo llevó a formular una protesta.

Actividades privadas

Fue dueño de haciendas ganaderas en las vecindades de Bagaces y otros lugares de la actual provincia de Guanacaste.

Fallecimiento

Murió en Cartago, Costa Rica, el 4 de octubre de 1845. Dejó legados para las iglesias y los pobres de Cartago, Esparza, Bagaces y Las Cañas.

Referencias

Arquitectura Eclesiástica de C.R.

La vida económica de la Costa Rica colonial se caracterizó por una falta constante de mano de obra indígena, poca población española y gran aislamiento comercial.

Todo esto configura un panorama en que la arquitectura religiosa no puede sino ser escasa y sencilla. No hubo grandes congregaciones doctrineras, por lo tanto escasean los conventos; no hubo grandes masas indígenas, por lo tanto hubo contadas iglesias; no hubo mano de obra entrenada, por lo tanto no hubo el despliegue decorativo de los imafrontes mexicanos y antigüenos.

Sólo se produjeron cuatro iglesias que llegaron en pie hasta nuestros días:

Templo de Nicoya (1644):

Image result for templo de nicoya
Templo San Blás de Nicoya (Fotografía Maritza Cartín)

Ubicada en territorio entonces nicaragüense, su fachada es plana, sin torres y con espadaña central de curvatura barroca. Recuerda las iglesias nicaragüenses de Subtiava, Masaya y Rivas. Tiene hornacinas abiertas que cobijan las campanas. Decoración muy simple.

Templo de Ujarrás (1681):

Image result for templo de ujarras, cartago
Templo de Ujarrás (Wikipedia)

Ujarrás fue un pueblo de indios y su iglesia misionera fue tan sencilla como la de Nicoya. La fachada está dividida verticalmente en tres secciones, sin ornamentos; tiene tres hornacinas abiertas y dos óculos. La espadaña presenta curvatura barroca; hay remates piramidales.

Orosi (1753-66):

Image result for templo de Orosi
Templo de Orosi (Fotografía Sicultura)

San Francisco de Orosi es un convento misionero erigido simultáneamente a las misiones californianas que Junipero Sierra sembró a lo largo de la costa.

Su estructura es básica: un galerón de tejas con una torre externa y, adosado, un pequeño convento en L.

Su fachada es blanca y casi sin ornamentos. La torre es baja con dos campanas y pináculos piramidales en las esquinas. La iglesia tiene tres naves separadas por horcones de guachipelín. Ramón Gutiérrez le llama “buen ejemplo de arquitectura maderera popular”.

Parroquia de Heredia:

Fue construida en la segunda mitad del siglo XVIII, por eso La Orden le llama “parroquia borbónica”; debió tener una fachada barroca que un sismo destruyó. La que vemos hoy es neoclásica y la construyó Kurtze adelantada de las torres.

Image result for iglesia inmaculada concepción, heredia

Tiene más cuerpo y volumetría que las otras iglesias coloniales. Sus dos torres son achaparradas coronadas con pirámides octogonales, sus muros cuentan con pesados arriostres; el Baptisterio está cubierto con una cúpula; al apoyarse en el tambor su perfil propone una sutil contracurva de origen barroco.

Como conclusión podemos afirmar que la arquitectura eclesiástica costarricense sigue en lineamientos generales el estilo barroco elaborado en Antigua Guatemala, donde se generó el llamado “barroco sísmico”: Volúmenes bajos, grandes masas estáticas, torres a veces más pequeñas que la fachada; todo con el afán de bajar el centro de gravedad de las masas para hacerlas menos vulnerables a los terremotos.

Referencias:

  • Algunas características de la arquitectura costarricense. Juan Bernal Ponce (*) Suplemento 30

Art Decó Galería de fotografías

Galería de fotografías del Estilo Victoriano en Costa Rica