Monumento a Juan Santamaría

Resultado de imagen para monumento nacional, costa rica

 

El Gobierno del Lic. Bernardo Soto Alfaro (1886-1889) dispuso, mediante el Acuerdo N.º LXXXIII del 8 de junio de 1887, erigir en la ciudad de Alajuela un monumento a la memoria de Juan Santamaría, para perpetuar de ese modo el recuerdo glorioso de aquel héroe de la Campaña Nacional de 1856.
La decisión de la estatua reveló que el pueblo costarricense no fue un actor marginado como en los demás países centroamericanos, sino que supo levantar la bandera de la reivindicación de su propio héroe y darle su lugar aunque fuera de origen humilde.
El 28 de julio de 1887, el Congreso Constitucional de la República asignó la cantidad de cinco mil pesos del tesoro público para auxiliar la construcción del monumento referido (Decreto No. L). Finalmente, por Acuerdo N.º CXCI del 22 de agosto de 1888, se dispuso que el monumento de Juan Santamaría se erigiera en una nueva plaza que se haría al sur de la plaza principal de Alajuela. El diplomático costarricense Lic. Manuel María Peralta Alfaro encomendó al escultor francés Arístide Croisy, la elaboración de la estatua de Juan Santamaría.Arístide Croisy, de origen campesino, nació en Ardennés, región fronteriza del
norte de Francia. La guerra franco-alemana de 1870-1871 que le tocó vivir marcó con fuerza al artista en sus temas patrióticos con los cuales triunfó en su brillante carrera artística. La estatua la fundió Durenne. La estatua de Juan Santamaría se hizo de bronce indestructible para simbolizar la inmortalidad. En la estatua, el soldado Juan, en sandalias y sin dejar el fusil-bayoneta, levanta la antorcha. En los dos bajorrelieves adyacentes, firmados por Gustave Deloy, se le ve salirse del rango al hacerse la pregunta ¿quién quiere quemar el Mesón? Y luego, en el segundo bajorrelieve tiene lugar el incendio del Mesón y la muerte de Juan. El pedestal está rodeado de follajes de palmas,robles y laureles, símbolo de la gloria con el escudo de Costa Rica; las máscaras de leones representan la fuerza y la soberanía nacional. La inscripción reza así: “Juan Santamaría, 11 de abril de 1856. Monumento erigido por suscripción pública, con el concurso del gobierno, al héroe muerto por la patria en la Batalla de Rivas de la guerra nacional contra los filibusteros”. Con dos cañones de 1886 —manufacturados en Francia— termina la configuración de un verdadero monumento democrático a los caídos, en donde sobresale la estatua de Juan Santamaría en su pedestal. Levanta la antorcha que fue real y también se vuelve símbolo de soberanía y libertad(5). El 15 de setiembre de 1891, durante la Administración del Lic. José Joaquín Rodríguez Zeledón (1890-1894), se inauguró la estatua de Juan Santamaría en la ciudad de Alajuela. Junto a la representación oficial exteriorizada en los discursos del secretario de Guerra, don Rafael Yglesias Castro; del presidente dela Corte Suprema de Justicia, Lic. Ricardo Jiménez Oreamuno, y del representante de la Municipalidad, don Marcelino Pacheco, en un mar de banderas, el pueblo acudió de muchos lugares de la República. Testimoniaba que antes había contribuido recogiendo dinero para financiarla, ahora exteriorizaba su júbilo por el reconocimiento definitivo al héroe nacional.
Referencias:
  • Historiadora Laura María Rivera Figueroa.
    Departamento de Servicios Parlamentarios Asamblea Legislativa,2010.

Campaña Nacional…segunda Fase

Entre diciembre de 1856 y mayo de 1857, Costa Rica tuvo dos frentes abiertos en el teatro de la guerra de la Campaña Nacional: uno en territorio nicaragüense, luchando en conjunto con el resto de los ejércitos centroamericanos, y otro en el río San Juan, con el objetivo de arrebatarle a los filibusteros el control de la ruta del tránsito. Los puntos sobre el río San Juan revestían gran importancia estratégica, dado que por ella recibían las fuerzas de Walker toda clase de refuerzos y pertrechos provenientes de los Estados Unidos, desde Nueva York y Nueva Orleáns. A esta segunda fase de la Campaña Nacional se le conoce como Campaña del Tránsito.

Combate naval de San Juan del Sur

Grabado de época que representa la batalla de San Juan del Sur.

El 1 de noviembre de 1856, mediante decreto, el presidente Juan Rafael Mora ordenó el bloqueo del puerto de San Juan del Sur y del río San Juan,​ con el objetivo de cortar la vía de comunicación por la que recibían refuerzos los filibusteros. Al día siguiente, un batallón de 400 soldados costarricenses al mando del general José María Cañas ingresó a Nicaragua proveniente de Liberia,​ ocupando San Juan del Sur, puerto vital para la vía del Tránsito. El 10 de noviembre, las tropas de Cañas rechazaron, cerca de Rivas, un ataque de 400 soldados filibusteros al mando de los oficiales Hornsby y Sanders, pero dos días después, William Walker, al mando de 600 hombres, derrotó a Cañas en Puente Grande, y lo obligó a replegarse hacia la ciudad de Rivas. Seguir leyendo “Campaña Nacional…segunda Fase”

Campaña Nacional…primera fase

Compatriotas:

¡A las armas! Ha llegado el momento que os anuncié. Marchemos a Nicaragua a destruir esa Falange impía que la ha reducido a la más oprobiosa esclavitud. Marchemos a combatir por la libertad de nuestros hermanos.

Ellos os llaman, ellos os esperan para alzarse contra sus tiranos. Su causa es nuestra causa. Los que hoy los vilipendian, roban y asesinan, nos desafían audazmente e intentan arrojar sobre nosotros las mismas ensangrentadas cadenas. Corramos a romper las de nuestros hermanos y a exterminar hasta el último de sus verdugos.

No vamos a lidiar por un pedazo de tierra: no por adquirir efímeros poderes; no por alcanzar misérrimas conquistas, ni mucho menos por sacrílegos partidos. No, vamos a luchar por redimir a nuestros hermanos de la más inicua tiranía: vamos a ayudarlos en la obra fecunda de su regeneración, vamos a decirles: Hermanos de Nicaragua, levantaos: aniquilad a vuestros opresores. Aquí venimos a pelear a vuestro lado por vuestra libertad, por vuestra patria. Unión, nicaragüenses, unión. Inmolad para siempre vuestros enconos; no más partidos, no más discordias fraticidas. Paz, justicia y libertad para todos. Guerra sólo a los filibusteros.​

Segunda proclama de Juan Rafael Mora Porras. 28 de febrero de 1856.

El Ejército Expedicionario de Costa Rica marcha al frente de batalla. Diorama del Museo Histórico Cultural Juan Santamaría, Alajuela, Costa Rica.

Confirmada la intención de William Walker de invadir Costa Rica, según las noticias que desde Washington D.C reportaba el embajador Luis Molina al presidente Juan Rafael Mora, éste convocó, el 25 de febrero de 1856, a una sesión extraordinaria del Congreso de la República, ante el cual expuso el peligro que significaba la amenaza filibustera para la integridad del país, por lo que solicitó la autorización de llevar la guerra a Nicaragua. Meses antes de la partida del Ejército Expedicionario de Costa Rica hacia Nicaragua, el presidente Mora había nombrado al general salvadoreño José María Cañas Escalante, cuñado suyo, Seguir leyendo “Campaña Nacional…primera fase”

Juan Manuel de Cañas-Trujillo y Sánchez de Madrid…primer Jefe Político de Costa Rica

Image result for juan manuel de cañas trujillo
Oleo de Juan Manuel de Cañas

Nació en El Puerto de Santa María, (Cádiz, España), el 2 de julio de 1763 y fue bautizado en la parroquia de los Milagros de esa ciudad el 4 de julio. Sus padres fueron Nicolás Francisco de Cañas-Trujillo y García de Pastrana (nacido en 1735) y Magdalena Sánchez de Madrid y Bacaro, ambos nacidos en El Puerto de Santa María, que casaron el 4 de junio de 1758. Tanto por su línea paterna como por la materna descendía de prominentes familias hidalgas y su madre era sobrina del marqués de Casa Madrid.

Casó en Nicaragua con Tomasa Avendaño (Bendaña) Zurita y Moscoso, nacida en León de Nicaragua (hija de Don Juan Antonio de Avendaño y Moscoso, casado con Doña Josefa Jacinta de Zurita y Pasos, nacido en Granada, Nicaragua), ella falleció en San José, Costa Rica, el 24 de junio de 1810. De este matrimonio nacieron tres hijos:

  • Manuel Antonio, n. León, Nicaragua, ingreso a Costa Rica con apenas 5 años de edad, (casado en Costa Rica en 1814 con Ana Josefa Hidalgo Muñoz de la Trinidad, Costarricense).
  • Juana Francisca María Dolores.
  • José María Cañas-Trujillo y Avendaño (fallecido en 1797).
    Tuvo además cuatro hijos extramoniales con Feliciana Ramírez Pacheco (fallecida el 21 de febrero de 1806): María del Pilar (soltera) n. Costa Rica, José Nicolás (nacido en 1802, Costa Rica y que aún vivía en 1883, casado con Feliciana Alvarado y Velasco), José Manuel (n. 1803 Costa Rica -1886, casado en 1825 con Rita Alvarado) y Juan Francisco de la Rosa Cañas Ramírez (nacido en 1805 Costa Rica). De Nicolás queda copiosa descendencia en Costa Rica.

Hijos de Manuel Antonio Cañas Avendaño (Bendaña) con Ana Josefa Hidalgo Muñoz de la Trinidad:

  • Juan José de los Dolores Cañas Hidalgo, nacido en San José, bautizado Parroquia Nuestra Señora del Carmen el 13 de marzo de 1816.
  • María Ramona Máxima Cañas Hidalgo, nacida en San José, bautizada en Parroquia Nuestra Señora del Carmen el 18 de febrero de 1817.
  • Don José María Calixto Cañas Hidalgo, nacido en San José el 14 de octubre de 1819.
    María de los Dolores Simona Cañas Hidalgo, bautizada en Cartago el 28 de febrero de 1821.
  • Juan de la Rosa Cañas Hidalgo, bautizado en León en 1830, quien se radicó en Costa Rica, donde casó en 1857 y tuvo descendencia.

Manuela Cañas Hidalgo, nacida en León (c.1839), Nicaragua, radicada en su país materno, Costa Rica, desde los 7 años de edad de acuerdo a declaración Jurada de su tía carnal Doña Margarita Hidalgo Muñoz de la Trinidad, casada en la Parroquia de Nuestra Señora del Carmen, en San José, Costa Rica, el 26 de abril de 1868.1​ , con don Álvaro Contreras y Membreño, hondureño radicado en Costa Rica. Doña Manuela Cañas Hidalgo, fue heredera del Presbítero Félix Hidalgo Muñoz de la Trinidad.

La nuera de don Juan Manuel, doña Ana Josefa Hidalgo, regresó a Costa Rica ya viuda con varios de sus hijos y murió en San José en 1847. Su nieta Rafaela Contreras y Cañas, hija de Álvaro Contreras y Manuela Cañas Hidalgo, fue la primera esposa del poeta nicaragüense Rubén Darío.

Carrera militar
Sirvió en el batallón de infantería de Sevilla y posteriormente presentó servicios militares en Guatemala, San Salvador y Nicaragua.

Se radicó en Costa Rica en 1795. Fue sargento mayor del Batallón Provincial y le correspondió dirigirlo durante su expedición a Nicaragua en 1812. Llegó a alcanzar el grado de Coronel.

El rey Fernando VII le concedió el título de caballero de la Orden de San Hermenegildo en 1819.

Gobernador interino de Costa Rica
En junio de 1819, por muerte del gobernador Juan de Dios de Ayala y Toledo, asumió el mando militar de Costa Rica, y el 3 de diciembre de ese año la Real Audiencia de Guatemala lo nombró gobernador interino de la provincia. Se juramentó el 29 de ese mes en la ciudad de Cartago. Fue el último gobernador español de la provincia.

Jefe político subalterno de Costa Rica
En 1820, al pasar Costa Rica a ser nuevamente un partido de la Provincia de Nicaragua y Costa Rica, Cañas Trujillo pasó a ser su jefe político subalterno, subordinado al jefe político superior residente en León de Nicaragua, Miguel González Saravia y Colarte. Por dificultades con este presentó la renuncia el 17 de abril de 1821, pero siguió en funciones porque el alcalde primero de Cartago Santiago de Bonilla y Laya-Bolívar, a quien correspondía encargarse interinamente del cargo, se negó a asumirlo.

Durante su administración se tuvo noticia en Costa Rica de la proclamación de la independencia de España por las autoridades superiores de León.

Jefe político patriótico de Costa Rica
En la madrugada del 29 de octubre de 1821, ante la noticia de que en León se había proclamado el 11 de octubre la independencia absoluta de Nicaragua y Costa Rica, el cuartel de Cartago fue tomado por José Santos Lombardo y Alvarado, con lo cual se disipó la posibilidad de que Cañas-Trujillo intentase impedirla, y más bien le correspondió firmar el acta de independencia de Costa Rica suscrita en esa ciudad el mismo día.

Durante unos días conservó el ejercicio del mando político, con el título de jefe político patriótico, pero el 12 de noviembre de ese año dimitió y el poder fue asumido por la Junta de Legados de los Pueblos presidida por Nicolás Carrillo y Aguirre.

Últimos años de su vida
Después de su renuncia, hubo rumores en Cartago en el sentido de que se proponía organizar un movimiento para volver a sujetar a Costa Rica al gobierno español, pero el 16 de noviembre de 1821 compareció ante la Junta de Legados para rechazar esas acusaciones.

A principios de 1822 se trasladó a Nicaragua. Se hallaba residiendo en la ciudad de León en 1830, cuando apadrinó en el bautismo a su nieto don Juan de la Rosa Cañas e Hidalgo.

Historia de Pacaca…hoy Cantón de Mora

Pacaca también llamado Pacacua es una localidad indígena de Costa Rica, cuyos habitantes pertenecían a la etnia y cultura huetares. Hay indicios que desde el decenio de 1520 existía un grupo indígena denominado con ese nombre, aunque no fue sino hasta 1561-1562 que quedó sujeto a la autoridad española, debido a la acción conquistadora de Juan de Cavallón y Arboleda y de su teniente Antonio Álvarez Pereyra. En esa época, el asentamiento de Pacaca se encontraba ubicado en el lugar que hoy ocupa la población de Tabarcia. Su rey se llamaba Coquiba y tenía un hermano, el príncipe Quizarco, al que Cavallón hizo encadenar y azotar. Otros dos personajes importantes de la corte de Coquiba eran dos nobles llamados Cho y Torapo, “que ha de ser heredero”.

Resultado de imagen para El rey coquiba, huetar, costa rica
Huetar

En la ilegal distribución de encomiendas efectuada en 1569 por el gobernador Pero Afán de Ribera y Gómez, la comunidad de Pacaca fue adjudicada a la Corona, motivo por el cual a fines del siglo XVI se erigió el Corregimiento de Pacaca, que subsistió hasta 1660. A principios del siglo XVII fue trasladado a otro sitio, a orillas del río Pacaca.

Aunque su población de cayó paulatinamente, durante los siglos XVII y XVIII Pacaca fue uno de los pueblos indígenas más numerosos e importantes de Costa Rica. A los pocos años de producirse la separación de España empezaron a avecindarse en la localidad personas no indígenas, lo que resultó en la pérdida definitiva de su identidad cultural autóctona, que hoy solo se conserva en las pequeñas comunidades de Quitirrisí y Zapatón.

Al efectuarse la división administrativa de la República (1848), Pacaca fue ubicada en la jurisdicción del cantón de Escazú, en calidad de distrito. En 1883 el territorio fue erigido en cantón, al que posteriormente se le dio el nombre de Mora. A principios del siglo XX, el nombre de la población cabecera fue cambiado por el de Villa Colón (hoy Ciudad Colón).

Referencias:

  • FERNÁNDEZ GUARDIA, Ricardo, El Descubrimeinto y la Conquista. Reseña histórica de Talamanca, San José, Editorial Costa Rica, 1a. ed., 1975.

Gobernadores Coloniales de Costa Rica

En los inicios de la dominación española, el actual territorio de Costa Rica estuvo dividido entre diversas jurisdicciones antes de formar una unidad administrativa aparte.

Inicialmente, la vertiente del Caribe perteneció a la provincia de Veragua, creada en 1508. Posteriormente, la vertiente del Pacífico fue asignada a la provincia de Castilla del Oro, y más tarde la región noroeste de esa vertiente pasó a depender de la provincia de Nicaragua.

En 1539 la Audiencia de Panamá creó la Provincia de Costa Rica, pero su actuación fue desautorizada por la Corona, que en 1540 creó la Provincia de Nueva Cartago y Costa Rica con diversos territorios antes pertenecientes a Veragua, Castilla del Oro y Panamá. A partir de 1565 se abandonó la denominación de Nuevo Cartago y Costa Rica y quedó únicamente la denominación de Provincia de Costa Rica, que desde 1568 pasó a la jurisdicción de la restablecida Audiencia de Guatemala hasta la independencia centroamericana en 1821. Desde fines del siglo XVI se segregaron del territorio algunas unidades territoriales, con el carácter de Corregimientos, pero su existencia fue accidentada y variable, lo mismo que sus relaciones con los gobernadores residentes en la ciudad de Cartago. En 1660 se suprimieron los Corregimientos de Costa Rica y su territorio volvió a quedar anexado al de la provincia.

En la época de la Constitución de 1812 (1812–1814) Costa Rica dejó de ser provincia aparte y fue incorporada a la Provincia de Nicaragua y Costa Rica, de la que debía ser un Partido, con un Jefe Político Subalterno en lugar de un Gobernador. En 1814, al restablecerse el absolutismo, recuperó la condición de Provincia del Reino de Guatemala, que volvió a perder en 1820, como consecuencia de haber entrado nuevamente en vigor la Constitución de Cádiz. De 1820 hasta la separación de España en 1821, el territorio volvió a convertirse en el Partido de Costa Rica, uno de los siete que formaban la Provincia de Nicaragua y Costa Rica, con un jefe político subalterno en vez de gobernador.

Gobernadores de Veragua (1508–1536)

(Gobernación de Veragua con jurisdicción sobre el litoral caribeño de Costa Rica)

Período Flag of Cross of Burgundy.svg Gobernador de Veragua Cargo
1508–1511 Diego de Nicuesa Gobernador titular
1511 Vasco Núñez de Balboa Gobernador de facto
(y desde 1512 hasta 1514 como gobernador del Darién
que incluía el extremo oriental de Veragua
y el litoral pacífico)
1534–1536 Felipe Gutiérrez y Toledo Gobernador titular

Gobernadores de Castilla del Oro (1514–1540)

(Gobernación de Castilla del Oro con jurisdicción sobre el litoral pacífico de Costa Rica)

Período Flag of Cross of Burgundy.svgGobernador de Castilla del Oro Cargo
1514–1526 Pedro Arias Dávila Gobernador
1526–1529 Pedro de los Ríos y Gutiérrez de Aguayo Gobernador
1529–1532 Antonio de la Gama Gobernador interino
1533–1536 Francisco de Barrionuevo Gobernador
1536–1539 Pedro Vázquez de Acuña Gobernador
1539 Francisco Pérez de Robles Presidente de la Real Audiencia de Panamá

Gobernadores de Nicaragua (1529–1535)

(Gobernación de Nicaragua con jurisdicción, por real provisión del 21 de abril de 1529, sobre la tenencia de gobierno de Bruselas de la actual Costa Rica)

Período Flag of Cross of Burgundy.svgGobernador de Nicaragua Cargo
1528–1531 Pedro Arias Dávila Gobernador
1531–1535 Francisco de Castañeda Gobernador por los cabildos
1535 Diego Álvarez de Osorio Gobernador por los cabildos
1535–1541 Rodrigo de Contreras y La Hoz Gobernador

Gobernador y adelantado de Costa Rica (1539–1541)

(Provincia y adelantamiento creados ilegalmente por la Real Audiencia de Panamá en 1539, sin autorización de la Corona española y cuyos títulos fueran suprimidos)

Período Flag of Cross of Burgundy.svgGobernador y adelantado de Costa Rica Cargo
1539–1541 Hernán Sánchez de Badajoz Gobernador y adelantado, títulos suprimidos por la Corona

Alcaldes mayores de Nueva Cartago y Costa Rica (1542-1568)

(Gobernación creada por la Corona española en 1540, aunque suprimida por la Real Audiencia de Guatemala desde noviembre de 1542, trasnformándola así en una alcaldía mayor hasta 1568)

Período Flag of Cross of Burgundy.svg Alcaldes mayores de Nueva Cartago y Costa Rica Cargo
1543–1544 Diego Gutiérrez y Toledo Gobernador vitalicio †
1561–1562 Juan de Cavallón y Arboleda Alcalde mayor
1562 Juan de Estrada Rávago y Añez Teniente de alcalde mayor y alcalde mayor interino
1562–1565 Juan Vázquez de Coronado de Anaya Alcalde mayor de 1562 a 1565; nombrado como gobernador vitalicio en 1565 †
1564 Antonio de Andrada Teniente de alcalde mayor y alcalde mayor interino
1565–1566 Miguel Sánchez de Guido Teniente de alcalde mayor y alcalde mayor interino
1566–1568 Pedro Venegas de los Ríos Alcalde mayor

Gobernadores de Costa Rica (1568–1573)

(Gobernación restablecida en 1568 pero finalmente en 1573 fue dividida en dos provincias: Costa Rica y Taguzgalpa)

Período Gobernadores de la provincia de Costa Rica Cargo
1568–1573 Pero Afán de Ribera y Gómez Gobernador
1571 Ortún de Velasco Gobernador interino

Gobernadores de la provincia de Costa Rica (1573–1812)

Período Flag of Cross of Burgundy.svgGobernador de la Provincia de Costa Rica Cargo
1573–1574 Juan Solano y Díaz de Tapia Teniente de gobernador y gobernador interino
1574–1577 Alonso Anguiciana de Gamboa Gobernador interino
1577–1589 Diego de Artieda Chirino y Uclés Gobernador
1589–1590 Juan de Peñaranda Teniente de gobernador y gobernador interino
1590–1591 Juan Velázquez Ramiro de Logrosán Gobernador interino
1591 Antonio Álvarez Pereyra Teniente de gobernador y gobernador interino
1591–1592 Bartolomé de Lences Gobernador interino
1592–1595 Gonzalo de Palma Gobernador interino
1595–1599 Fernando de la Cueva y Escobedo Gobernador †
1599 Gaspar Rodríguez Alcalde ordinario de Cartago y gobernador interino
1600 Antonio de Carvajal Alcalde ordinario de Cartago y gobernador interino
1600–1604 Gonzalo Vázquez de Coronado y Arias Dávila Gobernador interino
1604–1613 Juan de Ocón y Trillo Gobernador
1613–1618 Juan de Mendoza y Medrano Gobernador
1618–1624 Alonso del Castillo y Guzmán Gobernador
1624–1630 Frey Juan de Echáuz y Velasco Gobernador
1630–1634 Juan de Villalta Gobernador
1634–1635 Bartolomé de Enciso Hita Teniente de gobernador y gobernador interino
1635–1636 Juan Maldonado de Villasante Teniente de gobernador y gobernador interino
1636–1644 Gregorio de Sandoval Anaya y González de Alcalá Gobernador
1644–1650 Juan de Chaves y Mendoza Gobernador
1650–1659 Juan Fernández de Salinas y La Cerda Gobernador
1659–1661 Andrés Arias Maldonado y Velasco Gobernador †
1661–1662 Pedro Fernández de Córdoba y Dávila Teniente de gobernador y gobernador interino
1662–1664 Rodrigo Arias Maldonado y Góngora Gobernador interino
1664–1665 Juan de Obregón y Espinosa Gobernador interino
1665–1674 Juan López de la Flor y Reinoso Gobernador
1674–1679 Juan Francisco Sáenz Vázquez de Quintanilla y Sendín de Sotomayor Gobernador
1679 Francisco Antonio de Rivas y Contreras Juez de comisión y gobernador interino
1679-1681 Juan Francisco Sáenz Vázquez de Quintanilla y Sendín de Sotomayor Gobernador
1681–1693 Miguel Gómez de Lara y Brocal Gobernador
1693–1698 Manuel de Bustamante y Vivero Gobernador
1698–1704 Francisco Serrano de Reyna y Céspedes Gobernador
1704–1707 Diego de Herrera Campuzano Gobernador interino
1707–1712 Lorenzo Antonio de Granda y Balbín Gobernador †
1712–1713 José de Casasola y Córdoba Teniente de gobernador y gobernador interino †
1713 Francisco López Conejo Teniente de gobernador y gobernador interino
1713–1717 José Antonio Lacayo de Briones y Palacios Gobernador
1717–1718 Pedro Ruiz de Bustamante Gobernador interino
1718–1727 Diego de la Haya Fernández Gobernador
1727–1736 Baltasar Francisco de Valderrama y Haro y Portillo Gobernador
1736 Antonio Vázquez de la Cuadra y Sequera Gobernador
1736 Juan Francisco de Ibarra y Calvo Teniente de gobernador y gobernador interino
1736 Dionisio Salmón Pacheco y Abarca Teniente de gobernador y gobernador interino
1736–1739 Francisco Antonio de Carrandi y Menán Gobernador interino
1739–1740 Francisco de Olaechea y Garaycoechea Gobernador interino
1740–1747 Joan Gemmir i Lleonart y Fontanills Gobernador †
1747–1748 Francisco Javier de Oriamuno y Vázquez Meléndez Teniente de gobernador y gobernador interino
1748–1750 Luis Diez Navarro y Albuquerque Gobernador interino
1750–1754 Cristóbal Ignacio de Soria y Montero de Espinosa Gobernador
1754–1756 Francisco Fernández de la Pastora y Miranda Gobernador interino
1756–1757 José Antonio de Oriamuno y Vázquez-Meléndez Teniente de gobernador y gobernador interino
1757–1758 José González Rancaño Gobernador interino
1758–1760 Manuel Soler Gobernador
1760–1762 Francisco Javier de Oriamuno y Vázquez Meléndez Teniente de gobernador y gobernador interino
1762–1764 José Antonio de Oriamuno y Vázquez-Meléndez Gobernador interino
1764–1773 José Joaquín de Nava y Cabezudo Gobernador
1773–1778 Juan Fernández de Bobadilla y Gradi Gobernador
1778–1780 José Perié y Barrios Gobernador
1780–1781 Juan Fernández de Bobadilla y Gradi Gobernador interino
1781 Francisco Carazo y Soto-Barahona Teniente de gobernador y gobernador interino
1781–1785 Juan Flores y Sánchez Gobernador interino
1785–1789 José Perié y Barrios Gobernador †
1789 José Antonio de Oreamuno y García de Estrada Teniente de gobernador y gobernador interino
1789–1790 Juan Esteban Gregorio Martínez de Pinillos Gobernador interino
1790–1796 José Vázquez y Téllez Gobernador
1796–1797 Juan Francisco de Bonilla y Morales Teniente de gobernador y gobernador interino
1797–1810 Tomás de Acosta y Hurtado de Mendoza Gobernador
1810–1819 Juan de Dios de Ayala y Toledo Gobernador

Jefes políticos superiores de la provincia de Nicaragua y Costa Rica (1812–1814)

Período Flag of Cross of Burgundy.svg Jefe Político Superior de la Provincia de Nicaragua y Costa Rica Cargo
1812–1814 Juan Bautista Gual y Curvelo Jefe político superior

Gobernadores de Costa Rica (1814–1820)

Período Flag of Cross of Burgundy.svg Gobernador de Costa Rica Cargo
1814–1819 Juan de Dios de Ayala y Toledo Gobernador †
1819 Ramón Jiménez y Robredo Teniente de gobernador
1819–1820 Juan Manuel de Cañas Trujillo y Sánchez de Madrid Gobernador interino


Jefes políticos superiores de la provincia de Nicaragua y Costa Rica (1812–1814)
[

Gobernadores de Costa Rica (1814–1820)

Período Flag of Cross of Burgundy.svg Gobernador de Costa Rica Cargo
1814–1819 Juan de Dios de Ayala y Toledo Gobernador †
1819 Ramón Jiménez y Robredo Teniente de gobernador
1819–1820 Juan Manuel de Cañas Trujillo y Sánchez de Madrid Gobernador interino

Jefes políticos superiores de la provincia de Nicaragua y Costa Rica (1820–1821)

Período Flag of Cross of Burgundy.svg Jefe político superior de la provincia de Nicaragua y Costa Rica Cargo
1820–1821 Miguel González Saravia y Colarte Jefe político superior
1820–1821 Juan Manuel de Cañas-Trujillo y Sánchez de Madrid Jefe político subalterno del Partido de Costa Rica

Gobernadores que no asumieron el cargo (1549–1821)

Período Flag of Cross of Burgundy.svg Gobernador Cargo
1549 Juan Pérez de Cabrera Gobernador de Nuevo Cartago y Costa Rica
1559 Alonso Ortiz de Argueta Alcalde mayor de Nuevo Cartago y Costa Rica
1565 Juan Vázquez de Coronado Gobernador vitalicio de Costa Rica †
1602 Francisco Pacheco y Carvajal Gobernador de Costa Rica
1609 Juan de la Raya y Armendáriz Gobernador de Costa Rica †
1617 Melchor Pérez de Baráiz e Ibero Gobernador de Costa Rica
1634 Gaspar de Aguilar Gobernador interino de Costa Rica
1634 Juan de Agüero Gobernador interino de Costa Rica
1643 Sebastián de Ocón y Trillo y Chacón de Luna Gobernador de Costa Rica †
1673 Francisco Osorio de Astorga Gobernador de Costa Rica
1678 Pedro Mariño de Camba Sotomayor y Ulloa Gobernador de Costa Rica
1680 Pedro de Balbín y Busto Gobernador de Costa Rica
1687 Vicente Galván y Torrezar Gobernador de Costa Rica
1689 Juan Beltrán y Pantoja Gobernador de Costa Rica †
1703 Juan de Villalta Bustamante Gobernador de Costa Rica
1709 Francisco Serrano de Reyna y Céspedes Gobernador de Costa Rica †
1717 Gaspar de Oponte Gobernador de Costa Rica
1748 Gaspar de Perea Gobernador de Costa Rica
1760 Juan Antonio de la Peña Medrano y Sanz de Espiga Gobernador interino de Costa Rica
1762 Pedro Manuel Ayerdi y Ramiro Corajo Gobernador interino de Costa Rica
1818 Bernardo Vallarino y Targa Gobernador de Costa Rica †
1821 Santiago de Bonilla y Laya Bolívar Jefe político subalterno interino de Costa Rica
1821 Félix Fernández y Tenorio Jefe político subalterno interino de Costa Rica

Adelantados de Costa Rica (1565–1823)

  • Juan Vázquez de Coronado (m. 1565), casado con Isabel Arias Dávila.
  • Gonzalo Vázquez de Coronado y Arias Dávila (m. 1612), casado con Ana Rodríguez del Padrón.
  • Juan Vázquez de Coronado y Rodríguez del Padrón, quien murió sin hijos.
  • Diego Vázquez de Coronado y Rodríguez del Padrón (m. 1660), casado con Francina de Melgarejo. En 1656 renunció el título en favor de su nieta.
  • María Núñez-Temiño y Vázquez de Coronado (m. 1720), casó en primeras nupcias con Juan Fernández de Salinas y La Cerda y en segundas con Agustín Rodríguez de la Gala, pero no tuvo descendencia. A su muerte heredó el título uno de sus primos.
  • Diego Vázquez de Montiel y Ocón y Trillo (m. 1733), casado con Sebastiana de Echavarría Navarro.
  • Pablo José de Montiel y Echavarría Navarro (m. 1764), casado con Francisca de Valderrama.
  • Diego José de Montiel y Valderrama, nacido en 1748, prócer de la independencia de Nicaragua, casado con Manuela Chamorro.

 

 

William Walker…biografía.

Resultado de imagen para william walker, biografía
William Walker

Nacimiento:  Nashville, EEUU -8 de mayo de 1824 – Fallecido el 12 de septiembre de 1860 en Honduras.

Vida Personal:

  •  Aventurero  estadounidense que  llegó a  ser presidente  de  Nicaragua  (1856-1857).
  • Los padres de William Walker fueron el banquero escocés James Walker,​ y Mary Norvell, originaria de Kentucky.

  • Fue el mayor de los cuatro hijos de la pareja.

  • En sus años juveniles, siendo educado en un ambiente puritano y austero,​ se caracterizó por tener una personalidad tranquila y refinada, conducta que daba lugar a que se le catalogara como un afeminado en más de una ocasión.​

  • De niño fue buen estudiante y logró graduarse a la edad de catorce años de la Universidad de Nashville, ​donde la educación impartida era considerada humanista e integral. ​

  • A los dieciséis años, obtuvo un grado superior que comprendía el estudio de la Biblia y literatura clásica. También fue presidente de la Sociedad de Debates de ese mismo centro de estudios.​

     Universidad de Nashville en la segunda mitad del siglo XIX.
  • En esos años, uno de los deseos de sus padres era que William fuese ministro religioso.​ Por el contrario, el muchacho optó por estudiar Medicina, y logró culminar sus estudios en 1843 de la Universidad de Pensilvania. Posteriormente, continuó su formación en París, ciudad que no era de su agrado por tener —en su opinión— un ambiente pervertido.​ A pesar de todo, viajó por diferentes países y con el tiempo creció la convicción de que la Medicina no era lo suyo. Por otro lado, no se distinguía por ser adepto a algún vicio. ​En una de las cartas intercambiadas con un excompañero de la infancia y de la Universidad de Nashville, escribió algunas de sus incipientes inquietudes sobre la política:

    Por lo que a mí respecta, en mi infancia y mocedad había resuelto dedicarme a la política; a veces llegué a creer que había desaparecido en mí hasta el último vestigio de esa idea, pero con frecuencia vuelve cuando sueño despierto, dejándome en dudas si será un ángel de luz o un ángel de las tinieblas.

    En 1845, de regreso a Estados Unidos, practicó su profesión en Filadelfia. ​Sin embargo, decidió estudiar Derecho y logró ser autorizado como abogado en Nueva Orleans,​ aunque eligió el trabajo de periodista debido a su buena redacción.​ En este oficio laboró en el periódico Daily Crescent de esa misma ciudad, cuya línea editorial era considerada por sus críticos como apegada al gobierno del país, es decir, antiesclavista y liberal; opinión contraria al ambiente predominante en el sur de Estados Unidos. Para el caso, en este lugar se alentaba una eventual anexión de Cuba, tema rebatido por los editoriales del Daily Crescent en los que Walker más de alguna vez colaboró.

    Resultado de imagen para Ellen Galt Martin
    Ellen Galt Martin

    Durante su estadía conoció a Ellen Galt Martin de veintitrés años, una joven que se distinguía por su belleza, simpatía e inteligencia y quien, además, pertenecía a una familia reconocida de la ciudad. Sin embargo, tenía la peculiaridad de ser sordomuda. Ellen contrastaba en gran manera con el tímido, menudo y delgado William, quien en ese tiempo pesaba unas 120 libras (55 kg).  No obstante, es probable que lograra comprometerse con la joven,​ pero el matrimonio no llegó a realizarse porque Ellen murió de fiebre amarilla el 18 de abril de 1849.​ De hecho, la localidad entera estaba envuelta en una epidemia. La muerte de Martin marcaría profundamente la personalidad de Walker, al convertirse de ahí en adelante en un sujeto melancólico, a veces paranoico en su comportamiento, y propenso a decisiones atrevidas sin medir las consecuencias.

Su vida como filibustero:

En 1850 se trasladó a California con intención de colonizar su franja más meridional. Tres años después, organizó una pequeña expedición armada que zarpó de San Franciso y arribó al puerto de La Paz, tras lo cual declaró la independencia de la república de la Baja California y de Sonora, de la que se auto proclamó presidente. No obstante, a causa de la falta de suministros y de la oposición militar mexicana, se vio obligado a rendirse a las autoridades estadounidenses. Juzgado por infringir las leyes sobre neutralidad en 1854, fue sin embargo absuelto.

Al año siguiente, y en el transcurso de la Guerra Civil nicaragüense, la facción liberal le pidió ayuda y se unió a sus fuerzas. Walker dirigió la toma de Granada y, tras varios meses de lucha, se convirtió en el hombre fuerte del país. Nombrado presidente de Nicaragua en julio de 1856 y reconocido como tal por Estados Unidos, consiguió defender su cargo hasta mayo de 1857, a pesar de la férrea oposición de la coalición de Estados centroamericanos. Walker planeaba unificar las repúblicas de América Central bajo su gobierno, pero el industrial estadounidense Cornelius Vanderbilt, de cuya empresa de transportes se habían apropiado los partidarios de Walker, financió las fuerzas que lo derrotarían en 1857.

Con el fin de evitar su detención, Walker se entregó al ejército estadounidense y regresó a California. Tras otras varias intentonas frustradas de recuperar el poder en Nicaragua, en 1860 fue hecho prisionero por las tropas británicas y, tras su extradición a Honduras, fue sentenciado a muerte y ejecutado.

Se hace católico por razones políticas: Mientras Walker planeaba una cuarta expedición que sería la última, la Asamblea Nacional Constituyente de Nicaragua había promulgado una nueva Carta Magna el 19 de agosto de 1858, y en octubre la prensa norteamericana difundió su contenido. Los artículos más importantes para Walker fueron el 6 y el 9; si uno declaraba oficial la religión católica, el otro que sólo quienes profesaran la religión de la república podían ser ciudadanos y, en consecuencia, ejercer cargos públicos. Por esta razón, William Walker se hizo católico el 31 de enero de 1859 abjurando de su fe presbiteriana, en ceremonia solemne de la Catedral de Mobile. Su padre, el escocés James Walker, resintió esta decisión, ya que ambos estaban obligados por un pacto a guardar fidelidad a su iglesia.

A principios de 1860 el converso oportunista se hallaba en Nueva Orleáns con su compañero Callender Irving Fayssoux cuando éste le informó que Mr. Elwyn, comerciante inglés, vecino de las Islas de la Bahía -frente a las costas de Honduras- requería del auxilio de Walker para evitar que Honduras tomara posesión de las islas: Roatán, Guanaja y Utila. Las islas serían devueltas por Inglaterra, en virtud del convenio celebrado entre ambas naciones el 28 de noviembre de 1859. Tan pronto se arriara la bandera inglesa y se izara la hondureña, sus súbditos ingleses declararían su independencia y se enfrentarían a Honduras con la cooperación mercenaria de Walker; posteriormente, colaborarían con Walker en su empresa de Nicaragua.

Última expedición: 

El filibustero se entregó por completo a organizar la nueva expedición. Con el nombre supuesto de “Mr. Williams” y acompañado del coronel Thomas Henry -filibustero de casta- y de otros tres cofrades, se embarcó en la John A. Taylor a Roatán, donde el 16 de junio se enteró que sus habitantes, negros en su mayoría, eran hostiles: creían que los recién llegados intentaban esclavizarlos. Las autoridades inglesas detectaron la presencia de los filibusteros, averiguaron las actividades de Elwyn y reaccionaron de acuerdo. Walker partió en la Taylor a Cozumel, Yucatán, para esperar 49 filibusteros que desembarcaron el 23 de junio. Dos contingentes se le sumaron luego, de manera que el 5 de julio su fuerza era de 101 hombres (incluido él mismo).

El traspaso de las Islas de la Bahía a Honduras había quedado fijado para el 30 de julio. Pero el 7 del mismo mes el cónsul inglés en Comayagua, Edward Hall, informó al Gobierno hondureño de la presencia cercana de Walker. Por ello el ministro de Relaciones Exteriores del presidente Santos Guardiola pidió al gobernador de Jamaica que dichas islas siguieran en posesión de Inglaterra hasta que desapareciera el peligro filibustero. Al no ocurrir el traspaso, el tres de agosto Walker decidió invadir Honduras.

Walker se toma Trujillo

El 6 de agosto Walker desembarcó a cinco kilómetros del Puerto de Trujillo, cuya guarnición de su vetusto fuerte -cuarenta soldados al mando del comandante Norberto Martínez- no pudieron impedir su toma. En la acción, los invasores tuvieron 6 muertos y 3 heridos graves, mientras los locales 2 muertos y 4 heridos. Inmediatamente, la caja fuerte de la fortaleza fue forzada y saqueada, y de parte de la soldadesca filibustera hubo otros robos habituales.

Al día siguiente, Walker lanzó una “Proclama al pueblo de Honduras”, afirmando que su presencia en Trujillo constituía apenas un paso preliminar para volver a posesionarse de Nicaragua; primero, se proponía botar a Guardiola en beneficio de los pobres isleños de las Islas de la Bahía; y segundo, en su propio beneficio y en el de sus filibusteros, ansiosos de “retornar a su patria adoptiva”. Pero carecía de amigos en Centroamérica. “Es universalmente odiado y aborrecido, y si lo capturan de nuevo, le llegó su fin” -expresaba un estadounidense residente en Honduras en carta al editor del Nueva York Herald.

El cura nicaragüense Pedro Ramírez:Resultado de imagen para fusilamiento de william walker

El 12 de septiembre de 1860 un sacerdote católico (por cierto el nicaragüense de 45 años, nacido en León, Pedro Ramírez) asistió a Walker en sus últimos momentos. El filibustero se mantuvo erguido e impasible frente a los soldados andrajosos que iban a ejecutarlo frente al paredón de un abandonado cuartel a un cuarto de milla de la población. Había marchado con paso seguro con un crucifijo en la mano izquierda y su sombrero en la derecha, sin ver a nadie, sólo oyendo los salmos penintenciales del cura Ramírez.

Cuadrándose en el centro que formaba el pelotón de diez soldados en el patíbulo, dijo en voz baja, pidiéndole al sacerdote repetirlas: -Soy católico romano. Es injusta la guerra que he hecho a Honduras por sugestiones de algunos roataneños. Los que me han acompañado no tienen culpa, sino yo. Pido perdón al pueblo. Recibo con resignación la muerte. Quiera que sea un bien para la sociedad.

Diez balas atravesaron su cuerpo, y el oficial al mando le asestó en la sien el tiro de gracia. El cónsul de los Estados Unidos pagó diez dólares y con dos y medio reales por el rústico ataúd en que fueron introducidos sus despojos. Su entierro fue decoroso conforme el rito de la iglesia.

Resultado de imagen para padres de william walker
Tumba de William Walker en Trujillo, Honduras.

 

Campaña Nacional de 1856

Referencias:

  • Dueñas Van Severen, J. Ricardo (2006). La invasión filibustera de Nicaragua y la Guerra Nacional. Secretaría General del Sistema de la Integración Centroamericana SG-SICA.
  • Rosengarten, Jr., Frederic (1976). Freebooters must die!. Haverford House, Publishers. ISBN 0-910702-01-2.
  • Scroggs, William O. (1974). Filibusteros y financieros, la historia de William Walker y sus asociados. Colección Cultural Banco de América