Iglesia Parroquial de Barbacoas

Arquitecto Luis Rojas (1935-1949)
El poblado de Barbacoas, distrito tercero de Puriscal, está ubicado hacia el oeste de ese cantón josefino. Disperso en la quebrada topografía local, tiene como eje ordenador la vieja carretera que conduce al Pacífico y como centro la hermosa iglesia parroquial.
A partir de 1935 esta sustituyó a la antigua ermita dedicada a San Isidro Labrador. Como muchos otros templos y hermitas de la época, muestra fundamentalmente rasgos del neogótico. Su estructura está construida principalmente de madera. El forro exterior es de chapa metálica –que simula piedra–,con moldura de almohadillado –que semeja madera acanalada. En el interior el forro es de tablilla de madera machihembrada. Dos filas de columnas neogóticas también de madera dividen el templo en tres naves, las cuales se prolongan hacia el fondo en un solo y amplio ábside. Este forma el presbiterio en un plano elevado, al que se accede por tres escalones de granito. Los cielos de dichas naves forman bóvedas de crucería, en una lograda labor de carpintería de forma ojival.
El sencillo edificio, de cubierta a dos aguas y una cúpula octogonal sobre el altar mayor, muestra al final dos aposentos para sacristía a ambos lados del presbiterio, y, hacia el frente, un pórtico principal con puertas y ventanas rematadas en arco apuntado y cubierto por un alero independiente. El acceso al templo está flanqueado a ambos lados por torres de pronunciada cubierta y un ojo de buey sobre cada ojiva.
Objeto de una cuidadosa restauración en el año 2001, el inmueble es de carácter privado, pues le pertenece a las Temporalidades de la Iglesia Católica; y fue declarada Patrimonio Histórico Arquitectónico de Costa Rica según Decreto Ejecutivo Nº 28244-C, publicado en La Gaceta Nº 232 del 30 de noviembre de 1999.
Referencias:
  • C.R. Guía de Arquitectura y Paisaje.
  • Fotografía de Roberto Fernández Morales

Iglesias de Heredia

 

Iglesias de la Provincia de Cartago

Referencias:

Fotografías tomadas de Internet.

 

Iglesias de San José

Las siguientes son una recolección de fotografías de las Iglesias Católicas de la Provincia de San José. Aún estamos trabajando en esta recolección.

 

Templo de los Desamparados

Autor: José María Barrantes.  Año 1945

Imagen relacionada
Frente de la Iglesia (Fotografía de http://www.mygola.com)
La erección de esta iglesia estuvo precedida por varias construcciones, las cuales evolucionaron a partir de una primera ermita de troncos y paja. En esta se celebró la primera misa el 20 de diciembre de 1820. Posteriormente transcurrió un siglo de construcciones y remodelaciones, que los sismos fueron socavando, hasta que en 1910 el padre Andrés Vilá, probablemente impulsado por los severos daños que el terremoto de ese año había ocasionado en las torres de la iglesia, concretó la idea de construir un templo totalmente nuevo, para lo cual empezó a recoger fondos en la comunidad.
Resultado de imagen para historia de la iglesia de aserri
Antigua Iglesia de Desamparados antes de 1910 (Fotografía Forcos)
Sin embargo, el sacerdote se fue sin lograr su objetivo, y el proyecto quedó en manos del padre José Gregorio de Jesús Benavides. Este sacerdote contrató los planos al famoso arquitecto barcelonés Luis Llach, de quien se conocen muchos edificios que forman parte del patrimonio nacional. Pero lo pretencioso del proyecto impidió que las obras comenzaran y retardó los planes durante 20 años. Finalmente el cura Elías Valenciano, de mucho empuje y perseverancia, contrató al arquitecto José María Barrantes los nuevos planos de la iglesia, acordes con la situación socioeconómica del cantón. No fue sino hasta el 17 de febrero de 1930 cuando se inició la ansiada obra y debieron esperarse 15 años más para verla terminada. Esta obra se consagró el 15 de agosto de 1945, pero todavía en los años posteriores se le integraron objetos valiosos: en 1947 el altar mayor, procedente de Italia; el altar de la capilla del Santísimo, obra del escultor Fernidand Stuflecer; y en 1957 los vitrales traídos de la fábrica Innsbruck Tirol Glasmalerli Sell y Co., de Austria.
Resultado de imagen para iglesia católica de desamparados san josé, desamparados, costa rica
Fotografía Wikipedia
Esta obra, de planta cruciforme y coqueta volumetría, lamentablemente carece de singularidad en su género, ya que el autor plagió los elementos barrocos que predominan en la Basílica de San Pablo, en Londres, a partir del entablamento: remate de los campaniles con planta cruciforme y cúpula de gajos de base circular que remata con una  linterna cruciforme.  Por otra  parte, el diseño del espacio interno  no concuerda con las sensaciones creadas antes de ingresar. El interior resulta exageradamente masivo, con una cantidad tal de columnas que dificulta la visibilidad hacia el presbiterio.  Además, el manejo de la luz resulta poco asertivo.
Referencias:
  • Costa Rica Guía de Arquitectura y Paisaje

Iglesia de San Isidro Labrador. San Isidro, Vázquez de Coronado

Autor de la obra: Teodorico Quirós. 1930-1935

Resultado de imagen para iglesia san isidro labrador, coronado, costa rica
Frente de la Iglesia, fotografía de Mapio.net
Imagen relacionada
Fotografía Panoramio

Actualmente el Cantón de Coronado tiene una magnífica Iglesia, una obra de arte de estilo neogótico, que es realmente un monumento histórico arquitectónico de las generaciones pasadas. Antes de que se construyera este imponente templo existía una pequeña iglesia en el mismo sitio donde se edificó la actual, por ser considerada como un lugar apropiado, por ser una llanura, por tener una hermosa vista al valle de San José. El padre Rubén Fernández llamó al Arq. Teodorico Quirós y le encargó la confección de los planos de la nueva iglesia por los que cobró 4 mil colones, pero se le pagaron 3 mil 600 por un atraso que hubo.

Parte interna de la iglesia, cielos, columnas (Fotografía Maritza Cartín)

 

La iglesia se inspiró en el estilo gótico francés, y se usaría una estructura de metal como la había hecho el pueblo de San Ramón. Los planos de la Iglesia fueron enviados a la casa Krupp en Alemania, para que fueran aprobados por los ingenieros alemanes, y pedirles que enviaran el presupuesto de la estructura metálica para el templo.

En enero de 1929 los señores de la casa Krupp enviaron el presupuesto de los diferentes materiales que se podrían usar, así como información sobre la forma de pago de la deuda por adquisición de material metálico. Al contado y sin descuento se debía pagar por adelantado el 30% del importe del encargo y el resto contra entrega. El primero de febrero de ese año se comunicó al pueblo que para el domingo 17 de febrero de 1929 se efectuaría un gran turno a beneficio de la construcción del nuevo templo.

Con lo recaudado en la feria se logró completar la suma de 11 mil dólares que era el 30% que solicitaba la empresa por adelantado para enviar los materiales. En agosto de 1929 se canceló el 70% faltante de la deuda. Para ese entonces, los vecinos de Coronado programaban su tiempo y planificaban su trabajo, para poder colaborar con el traslado de las pesadas piezas, que no tardarían en llegar al puerto. Mientras se esperaba la llegada del cargamento, se comenzó la tarea de demolición y limpieza del previo. Entre tanto se trasladaron las imágenes a la Casa Cural y se improvisó un lugar para oficiar la misa, bautizos y otros.

De la antigua iglesia se aprovecharon las torres que fueron obsequiadas a la ermita de San Jerónimo de Moravia, los ladrillos que fueron colocados en gran parte en algunas de las calles de los cuadrantes.

Para el 07 de noviembre, de 1929 se recibió la información de que para el 16 del mismo mes llegaría a Puntarenas la estructura en el vapor Antioquía. Según señala Cruz Zúñiga en su libro, una vez que se supo que la estructura de la Iglesia ya estaba en Puntarenas, se procedieron a hacer las gestiones para que fuera trasladada en tren hasta la plaza Vásquez, donde la vaciaron. Las personas del pueblo se organizaron para trasladarla en carretera. Los Boyeros prepararon sus carretas y construyeron cureñas que resistían la traída de aquel pesado material, parte del mismo fue traído desde Puntarenas. Con el fin de atender a los boyeros las mujeres de Coronado entre ellas Amelia Granados, Pilar Zúñiga Matilde Tenorio, hicieron un galerín para darles café y comida a los que llegaban a recoger las piezas de metal de la Iglesia.

La armadura a medida que se iba trayendo se iba descargando en la plaza, o sea donde hoy es el parque. En ese momento el regocijo del pueblo de Coronado era inmenso, y todos querían ver aquel espectáculo y se apretujaban en la plaza pública, se subían en las bancas de la plaza, en los techos de las casas, en todos los lugares donde pudieran ver mejor este importante acontecimiento. Poco a poco se fue apareciendo la forma de la gigantesca estructura de las naves. Primero se armó la nave central y luego las naves laterales. A partir de 1928 los trabajos del templo fueron desarrollándose normalmente, bajo la supervisión de Jacinto Rodróguez y del sacerdote Rubén Fernández, poco a poco gracias al dinero recaudado por los turnos que se hacían, se fueron sufragando los gastos que la construcción ocasionaba.

Para hacer la torre una vez que se había completado la construcción de todas las paredes de las tres naves se atornilló primero la estructura de metal y una vez concluido esto, se precedió a chorrear el anclaje de cemento de la torre. Después se dieron a la tarea de colocar las campanas y el reloj. El reloj fue regalado por José Trinidad Mora. Las campanas se pidieron a Francia a la casa Les Fils de Georges Paccard.

En la parte de la fachada hay un número considerable de pináculos, así como seis nichos en los que se encuentran las imágenes de San Pedro y San Pablo y los cuatro evangelistas. En los portales hay seis juegos de Angeles en cada una de las puertas, así como una cadena de arcángeles en la parte superior de cada uno de sus arcos de entrada. En la parte superior de sus puertas sur y norte hay un alto relieve de Cristo en el Calvario y el nacimiento del Mesías, este laborioso trabajo fue realizado por el artesano

 

Mapa de Parroquia San Isidro Labrador
Localización de la Iglesia, Calle 155, San Isidro, San José

 

Referencias:

  • Rigoberto Solano González, Municipalidad de Coronado.