Todas las entradas por maritzacartin

Soy una mujer sencilla que vive intensamente cada dia que mi Dios me da. Disfruto mi familia, mis amigos y el bello pais que me vio nacer. Amo mi tierra, su historia, su gente, su comida, mi delicioso cafe. Es por eso que inicie este blog para compartir con el tico que esta en tierras lejanas, con el estudiante que investiga nuestra historia y con todo habitante de este mundo que desea conocer a mi Costa Rica de antaño!

Montado en la Carreta!

Cuando Costa Rica organizó el transporte de café de San José a Puntarenas, principalmente a finales del siglo XIX y principios del XX, eran no cientos, sino miles, las carretas que llevaban el café hasta el puerto.

Miles de boyeros. Por ejemplo, en determinado momento, Costa Rica llegó a exportar hasta 440.000 quintales anuales de café por la vía a Puntarenas. Cada carreta transportaba 10 quintales, lo que significa que se necesitaban más de 40.000 viajes de carreta hacia Puntarenas en cada cosecha. Una carreta necesitaba 8 días para ir y 8 para regresar y se exportaba el café durante enero, febrero, marzo y abril. En cuatro meses, había que transportar esa cantidad de café. Un carretero, entonces, haría unos 4 ó 5 viajes por temporada, por lo que estamos hablando de entre 8.000 y 10.000 carretas las que participaban en la exportación de café.

Se comprenderá entonces que eran interminables las filas de carretas que iban hasta Puntarenas a dejar el café o que volvían hacia San José. Y este tránsito tenía que ser muy ordenado, si se considera lo angosto de la carretera, los daños que estas sufrían y la topografía.

Aunque en la actualidad aquello podría parecernos algo muy sencillo, tenía sus complicaciones. Por lo tanto, el Gobierno estableció un reglamento sobre cómo debían ser conducidas las carretas y sobre el comportamiento de los boyeros. Para el cumplimiento de dicho reglamento, el Gobierno estableció una policía de carreteras, a caballo, la que constantemente patrullaba en uno u otro sentido para vigilar el cumplimiento cabal de las normas establecidas en el reglamento.

Una de las normas indicadas era la prohibición absoluta de conducir la carreta montado en ella. Esto es, como si fuera un coche de caballos. El reglamento estipulaba que el boyero debía ir al frente de su yunta de bueyes, y no, como sucedía con frecuencia, que, al cansarse el boyero, se sentaba en la compuerta delantera de la carreta y dirigía los bueyes con los pies apoyados sobre el timón. Esa prohibición tenía su lógica pues, si los bueyes no sentían la presencia de su amo, podían espantarse y causar un accidente en aquellas interminables filas de carretas, una muy cerca de la otra.

Múltiples excusas. Ahora bien, era práctica habitual de los boyeros tomar mucho licor durante el viaje. Ya fuera por el frío en las largas noches, por el calor en el día, por cualquier celebración, por cualquier pena que sobrellevar, por lo que fuera, pero tomaban mucho guaro. Cuando estaban tan ebrios que no podían sostenerse en pie, no les quedaba más remedio que montarse en la carreta y dirigir desde allí a los bueyes.

Cuando la Policía los sorprendía en esa situación, de inmediato les ponía una infracción que implicaba una multa, la cual debía ser publicada en el diario oficial. Es así como, en La Gaceta Oficial de la época (1870-1890), se pueden encontrar largas listas con ese tipo de infracciones, que dicen más o menos así:

“Fulano de tal: Un peso de multa por ir montado en la carreta”.

Esto significaba que se había sobrepasado en la ingesta de licor, lo que lo obligaba a abandonar su puesto al frente de sus bueyes. De esta manera se fue asimilando la expresión “estar montado en la carreta” con el estar ebrio, ya que la frase por sí sola no tienen ninguna relación con esa condición.

Era prohibido ir montado en la carreta.

Así trascendió hasta nuestros días. Y los que alguna vez nos “montamos en la carreta” ni idea teníamos de que estábamos emulando la acción de aquellos pioneros que, con sus viajes al puerto, ayudaron a crear la Costa Rica de hoy.

Referencias:

Imágenes ilustrativas, fotografías de Internet.

Costarriqueñismos de Costa Rica.

Mi C.R. de Antaño, Maritza Cartín E.

José Fidel Tristán Fernández, Naturalista y Profesor, 1874-1932.

José Fidel Tristán Fernández.

Nació en la ciudad de San José el 6 de setiembre de 1874. Fueron sus padres don Fidel Tristán Céspedes y doña Práxedes Fernández Acuña.

Fidel Tristán Céspedes, padre de José Fidel.

Principió sus estudios primarios en 1880 con el maestro don Jorge Sequeira. Dos años después frecuentó la escuela privada del Presbítero don Bruno Sequeira y luego estudió con don Francisco Picado y con don José Dolores Morales, hasta ingresar, en 1886 en la Escuela Normal y Modelo. Ya por este tiempo montó en su casa de habitación un observatorio meteorológico, cuyas anotaciones vieron la luz en 1888, siendo el primer trabajo suyo que se dio al público.

Seguir leyendo José Fidel Tristán Fernández, Naturalista y Profesor, 1874-1932.

Los gritos de la ira! (cuento)

La repela en el cafetal fue terminada en esa tarde. Los jornaleros recibieron el pago, fueron recibiendo los reales en sus manos manchadas del café, las carretas rebozaban del fruto maduro y hacia el oeste el sol dibujaba moribundos destellos de un rojizo encantador.

Por el camino pedregoso y oscurecido, iba caminando Bernardo Acosta de regreso a su rancho. Llegando al bajo por donde se unían las dos quebradas del cafetal, dos siluetas apenas se dejaron distinguir entre la penumbra de esa tarde veraniega. En ese instante a Bernardo Acosta se le clavó una estaca en su corazón. Nunca regresaba por ese camino hacia su rancho, sin embargo esa tarde quiso refrescarse en las aguas de las quebradas

Seguir leyendo Los gritos de la ira! (cuento)

Marcelino García Flamenco 1888-1919.

Marcelino García Flamenco.

García Flamenco, nació el15 de setiembre de 1888, en la entonces villa de San Esteban Catarina, actual municipio del Departamento de San Vicente, ubicado a unos 50 kilómetros al oeste de San Salvador. Hijo de don Marcelino García y Rafaela Flamenco.

Preparación Académica:

Estudió su primaria en la Ciudad colonial de Suchitoto, que para aquella época, según el historiador G. Dawson, tenía dos iglesias, un cabildo, calles empedradas, una población cercana a los 13.000 habitantes y en donde, en casas amplias, funcionaban las escuelas.

Seguir leyendo Marcelino García Flamenco 1888-1919.

San José de 1881!!!

Crónica de Francisco María Núñez

Hoy tenemos gracias al periodista-historiador don “Paquito” Núñez, un trocito de nuestra historia urbana, quien rescató a través de sus publicaciones desde 1922, elementos característicos de nuestra ciudad, con una rica descripción urbana, calles, edificios, situación política así también con las bellas costumbres de nuestra COSTA RICA ANTIGUA Y SU HISTORIA

Seguir leyendo San José de 1881!!!

Antiguo Edificio de la Municipalidad de San José. (Segunda sede)

Situado en Avenida 4, Calle 14, San José.

Este edificio comenzó a construirse a mediados de Octubre de 1936, como una necesidad imperante ya que la Municipalidad de San José no tenía un edificio donde se concentraran todos sus departamentos. Fue así como después de vencer muchas dificultades económicas, el mismo Ingeniero Humberto Bertolini buscó los medios para la financiación de la obra.

Seguir leyendo Antiguo Edificio de la Municipalidad de San José. (Segunda sede)

Parque Braulio Carrillo Colina, San José.

1951 Pablo Pochet.

El Parque Braulio Carrillo se encuentra situado en Avenidas 2 y 4, Calles 12 y 14 en el centro de San José.

Braulio Carrillo Colina.

En dicho sector podemos encontrar edificaciones muy importantes y que forman parte del Patrimonio Cultural de Costa Rica como lo son el Hospital San Juan de Dios (primer hospital) y la Iglesia de Nuestra Señora de la Merced.

Seguir leyendo Parque Braulio Carrillo Colina, San José.

La Casa de la Moneda, San José, Costa Rica, 1828.

Casa de la Moneda (principios del siglo XX). Sobre Avenida Primera viendo hacia el Este. En la fotografía se aprecia la demolición de esta.

La primera Casa de la Moneda o ceca fue creada en Costa Rica en 1828, iniciando sus labores con troqueles traídos de Guatemala para acuñar monedas de la Federación Centroamericana. Cerró varias veces por falta de materiales y mientras tanto se usaban monedas de otros países con resellos, hasta que en 1949 cerró de manera definitiva sus puertas. Desde entonces Costa Rica encarga el acuño de su monedas en cecas en el exterior.

Moneda Resellada (Museo Nacional de C.R.)
Seguir leyendo La Casa de la Moneda, San José, Costa Rica, 1828.

Caja Costarricense del Seguro Social, su historia.

La Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS), también conocida como la Caja o el Seguro, es la institución pública encargada de la seguridad social en la República de Costa Rica. Su sede central está ubicada en la ciudad de San José, entre las avenidas segunda, cuarta, las calles quinta y séptima.

Rafael Ángel Calderón Guardia. 1940-1944

Como un ente semiautónomo fue creado el 1 de noviembre de 1941 mediante la Ley N.º 17 durante la administración del presidente Rafael Ángel Calderón Guardia, pero sufriría una importante reforma el 22 de octubre de 1943, al constituirse en una institución autónoma, destinada a la atención de la población obrera y mediante un sistema tripartito de financiamiento. Su formación y funcionamiento están salvaguardados en los artículos 73 y 177 de la constitución política de la Nación.1​

Seguir leyendo Caja Costarricense del Seguro Social, su historia.

La Imprenta Nacional de Costa Rica, su historia.

Los comienzos de la imprenta del Estado costarricense se remontan a los meses de setiembre y octubre de 1835, época en que se vivió la llamada Guerra de la Liga, que consistió en una alianza entre las ciudades de Cartago, Heredia y Alajuela, para combatir la hegemonía de la ciudad de
San José.

Al finalizar este conflicto, que culminó con la victoria de San José como capital del país y como consecuencia del enfrentamiento armado, el Lic. Don Braulio Carrillo Colina, Jefe Supremo del Estado, ordenó abrir un riguroso proceso contra los principales implicados, entre los cuales estaba don Joaquín Bernardo Calvo, propietario de la Imprenta de la Merced.

Seguir leyendo La Imprenta Nacional de Costa Rica, su historia.

El Antiguo Palacio Presidencial/Ministerio de Guerra, San José, 1866.

Fachada principal del antiguo Palacio Presidencial de Costa Rica

El Palacio Presidencial de Costa Rica (1866) fue una antigua edificación ubicada en San José (Costa Rica). Se encontraba al lado de la antigua Casa de Moneda (actualmente Banco Nacional de Costa Rica). Fue construido entre 1866 y 1869 durante el gobierno de José María Castro Madriz.

Seguir leyendo El Antiguo Palacio Presidencial/Ministerio de Guerra, San José, 1866.

Anécdota del Escritor Aquileo J. Echeverría.

EN la primera administración del Licenciado don Cleto Gon­zález Víquez, el poeta y escritor Aquileo J. Echeverría fue llamado a desempeñar una posición oficial.

A la Casa Presidencial llegaban constantemente chismes rela­cionados con las llegadas tardías del poeta a su oficina y la mala voluntad que le tenía al trabajo.

Una mañana se presentó don Cleto, sin previo aviso, a la ofi­cina en que trabajaba Aquileo, y faltando quince minutos para la hora de entrada. Pasó y se sentó en el escritorio de Echeverría. Trans­currieron dos horas y el empleado no aparecía. De repente se pre­senta jadeante, despeinado y sudoroso ante la figura venerable de don Cleto, y sin permitirle que gesticulara palabra, le dijo:

—”Don Cleto, vengo de la Casa Presidencial y de todas par­tes buscándolo a usted para pedirle un favor de mucha urgencia”.

El Licenciado González Víquez, aquel hombre a quien el pue­blo de Costa Rica honró con el título de “Padre de la Democracia Costarricense”, le contestó al poeta:

—”¿De qué se trata, Aquileo?”.

—”Nada, don Cleto. Sencillamente que necesito de usted diez colones”…

Don Cleto, sonriente, le dijo:

—”Aquí los tiene poeta; ESO ME PASA POR ZACALAS”.

Referencias:

Anecdotario Nacional.

Banco Central de Costa Rica, San José, 1950.

Ubicado entre Avenida Central y Primera, Calles 2 y 4 se encuentra el edificio del Banco Central de Costa Rica.

Reseña Histórica del BCCR:

Al intensificarse la actividad económica y bancaria del país, surgió la necesidad de crear un Banco Central que actuara como mayor autoridad que el simple Departamento Emisor que hasta ese momento (1945) estaba adscrito al Banco Nacional de Costa Rica; este último establecido a fines de 1936 al reorganizarse el antiguo Banco Internacional.

Seguir leyendo Banco Central de Costa Rica, San José, 1950.