Unidad Sanitaria y Centro de Nutrición de Montes de Oca…Ayer y hoy!!

La Unidad Sanitaria y el Centro de Nutrición estuvo ubicado sobre la carretera principal de Montes de Oca, frente al Centro Comercial Muñoz y Nane. Era una estructura de madera estilo victoriana. Hoy día en ese mismo lugar está el Parqueo Mantía. La fotografía antigua data de 1965 (Fotografía de Jorge Arturo Vindas) y la actual Mayo, 2022 (Fotografía de Maritza Cartin E.)

Referencias:

Fotografía antigua de Jorge Arturo Vindas, Fotos Antiguas de C.R.

Fotografía reciente de Maritza Cartín E.

El Duelo, Cartago, 1870.

Ciudad de Cartago, Costa Rica , 1870.
Sobre las calles adoquinadas, la sombra de un carruaje se proyectó sobre la bruma que poco a poco se fue disipando para dar paso a una llovizna apenas ligera. Los caballos dirigían el coche a todo galope a la plaza principal. En su interior un elegante hombre de avanzada edad observaba detrás de la ventanilla, la hermosa iglesia de San Nicolás en cuya fachada resaltaba un bello vitral , que había sido traído en barco desde España. Al paso del carruaje el frío viento congelaba su mirada inquisidora que en conjunto con su fruncido seño le daban aspecto de un furioso dios mitológico. Era necesario, según él acabar con aquella aventura desbocada, restaurar el orden natural, limpiar el honor mancillado. Se batiría en duelo con el amante de su mujer.

Ella al lado suyo lloraba desconsoladamente, deteniendo las lágrimas que rodaban en su mejilla con un pañuelo de seda bordado con finos encajes y pedrería. Pertenecían ambos a familias del más alto abolengo de la ciudad. Por muchos años fueron felices uno al lado del otro, hasta que por órdenes del gobernador de Cartago, el marido fue enviado en misiones diplomáticas a Chile relacionadas con el comercio del café e intercambio de bienes suntuarios con aquel lejano país. Ella pasaba meses enteros sumida en soledad en su elegante mansión cercana a la plaza mayor de la ciudad, hasta que un día un amor secreto entró como viento tempestuoso en su corazón, aquel que le daría un nuevo motivo para alegrar sus mañanas y provocarle hermosos sueños al anochecer. Pero aquella felicidad prohibida acabaría pronto al ser sorprendidos besándose en el solar de la residencia por su propio marido que acababa de llegar de uno de los viajes por el cono sur.

Iglesia de San Nicolas, Cartago.

Al terminar la calle, un candil a medio iluminar sirvió de punto de referencia final para anunciar a los viajantes de que el destino había llegado. La plaza de artillería sería el escenario del duelo. Luego todo serían trajes empapados, lanzamiento de improperios, lluvia sobre los rostros, sombreros al aire, sangre en el suelo, pechos abiertos y llanto en el único rostro que se vio llorar por esos solitarios lugares, el de aquella mujer que vió morir a dos hombres. Uno que le dio prestigio y al menos una felicidad construida según las normas de una sociedad basada en el honor, el recato y las buenas costumbres y el otro al que no importó romper esas absurdas reglas para estar con él porque para el verdadero amor, según ella, las reglas no existían.

Al final de esa tarde en la llamada «Ciudad de las Brumas», mientras la neblina comenzaba a disiparse y convertirse en una lluvia ligera y las campanas de la Iglesia de San Nicolás daban las cinco en punto, dos gatillos habían sido accionados, dos balas salieron del cañón y dos pechos al mismo tiempo fueron perforados. Ambos murieron en el acto.

De la Pluma de Nadeo.

Barrio Bellavista, Distrito Catedral, San José, 1917.

Fotografía donde se observa de Sur a Norte el Torreón Suroeste del Cuartel Bellavista.

La construcción del Cuartel “Buena Vista” o “Bellavista” inició en 1917 y estuvo relacionada con el fortalecimiento de la institución militar que promovió Federico Tinoco Granados, Ministro de Guerra y Marina del gobierno de Alfredo González Flores (1914-1917).

Seguir leyendo Barrio Bellavista, Distrito Catedral, San José, 1917.

Cuadra muy importante detrás de la Biblioteca Nacional Miguel Obregón Lizano.

Entre la Avenida de las Damas (Avenida 5) y la Avenida 7, Calle 15 encontramos varias propiedades muy peculiares, pues se encuentran edificadas sobre un montículo a unos tres metros sobre el nivel de la carretera. Hacia el Oeste se encuentra la antigua Fábrica de Licores (Fanal), al Este colinda con unas casitas y la Soda el Seguro, cerca del Hospital Calderón Guardia, al Sur se encuentra la Biblioteca Nacional y al Norte la Avenida 7.

Seguir leyendo Cuadra muy importante detrás de la Biblioteca Nacional Miguel Obregón Lizano.

Mauro Fernández Acuña, Biografía, 1846-1905.

Mauro Fernández Acuña (San José, 19 de diciembre de 1843-16 de julio de 1905) fue un abogado, maestro y político costarricense. Fueron sus padres Aureliano Fernández Ramírez y Mercedes Acuña Díaz Dobles. Huérfano de padre desde temprana edad, fue su madre -que era maestra, así como lo fueron sus hermanas – quien se ocupó de su educación.

Seguir leyendo Mauro Fernández Acuña, Biografía, 1846-1905.

La Casa de Mauro Fernández Acuña…hoy Museo Nacional.

Conocida como Buena Vista, situada en el alto de Cuesta de Moras, hoy costado Norte del Museo Nacional (Avenida Central) se ubicaba la famosa casa del Señor Mauro Fernández Acuña y familia.

Parte de la propiedad donde se ubica la sede del Museo Nacional fue conformada a finales del siglo XIX a partir de la unión de tres fincas. Dos de ellas fueron compradas en 1871 y 1872 respectivamente por el Dr. Pedro Reitz Trumm oriundo de Prusia.

Al construirse la calle, quedaron en el propio alto dos terraplenes. En el primero se construyó una casa en donde vivió el (**)Dr. Alejandro v. Frantzius; el segundo permaneció desocupado por muchos años. En ese tiempo el lugar quedaba en las afueras de la ciudad. Del lado de la calle se había levantado una gruesa pared de piedra y ladrillo, todavía existe y después se relleno todo el alto del terraplén, quedando una gran terraza en donde se hizo la construcción. Como el terreno venía en declive rumbo al oeste, la casa quedó erigida hacia ese punto. Ahí estaba el corredor del frente, del cual se veía muy bien la mayor parte de la ciudad.

Costado Norte. En la actualidad solo queda el muro de contención en donde se destaca el arco de la entrada. Fotografía de finales de la década de 1890.
Seguir leyendo La Casa de Mauro Fernández Acuña…hoy Museo Nacional.