El Río Virilla…su nombre

El río Virilla empieza a citarse en 1647 en un documento en que Ignacio de Aguilar y Agustina de Ulloa venden a Diego de Ocampo Figueroa.

Se vuelve a citar como lindero el nombre DELVIRILLA en 1651 y en 1663. Posteriormente el nombre de río ELVIRILLA aparece EL VIRILLA y AL VlRILLA. En las inmediaciones de este río tuvo una finca Elvira de Torres, hija de Salvador de Torres. La tradición de que el nombre ELVIRILLA es un diminutivo de Elvira parece confirmarse si se relaciona con el nombre de Elvira de Torres.

Pueblos Indígenas de Costa Rica

 

Describe los 8 Pueblos Indígenas de Costa Rica y los derechos de la niñez y la adolescencia indígenas.

Los indígenas de Costa Rica son los habitantes originarios del territorio que conforma a la actual nación costarricense. Se dividen en ocho etnias distinguibles que están distribuidas en todo el país pero mayormente viven en los 22 territorios indígenas, que en teoría y de acuerdo a las leyes nacionales y a diversos convenios interestatales, son entidades plenamente autónomas capaces de tener su propio autogobierno y sistema judicial.​ Sin embargo, esto no sucede en la práctica.​ En la actualidad representan un 2,42% de la población y representan uno de los grupos minoritarios más importantes de la nación. Seguir leyendo “Pueblos Indígenas de Costa Rica”

Historia del cacao en Costa Rica

Resultado de imagen para historia del cacao en costa rica

El cacao de Costa Rica es junto al café y el banano uno de los importantes productos agrícolas de exportación, con una significativa incidencia en la economía, cultura e identidad nacional. Su producción representa el 5% del mercado exportador internacional, algo especial ya que de los proveedores mundiales sólo un 10% se puede calificar como gourmet. Theobroma es nombre científico y significa en griego «alimento de los dioses»; cacao deriva del nahua «cacáhua».

Historia:
Los primeros árboles del cacao crecían de forma natural a la sombra de las selvas tropicales de las cuencas del Amazonas y del Orinoco, hace unos 4000 años. ​ Los primeros cultivadores en Centroamérica fueron los habitantes del sitio de Puerto Escondido  en Honduras, alrededor de 1100 a. C. Entre 600 y 400 a. C. se extendió a Belice también. A la temporada de la civilización Olmeca, cerca de 900 a. C. es probable que la siembra de cacao fuese extensiva en Mesoamérica.Resultado de imagen para historia del cacao en costa rica

Estudios realizados por investigadores mexicanos del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), de las universidades de Columbia, Arizona, Yale, Wisconsin y Kennesaw, señalan que existen evidencias del consumo de cacao como bebida en el periodo formativo (1900 -900 a.C), es decir, 800 años antes de lo que se creía hasta ahora.

Los mayas crearon un brebaje amargo el chocolha, hecho de semillas de cacao que consumían exclusivamente los reyes y los nobles y también usado para dar solemnidad a determinados rituales sagrados. El chocolate se usaba con fines terapéuticos. Los médicos mayas prescribían el consumo de cacao tanto como estimulante como por sus efectos calmantes. Los guerreros lo consumían como una bebida reconstituyente, y la manteca de cacao era usada como ungüento para curar heridas.

Resultado de imagen para historia del cacao en costa rica
El cacao en Talamanca

El cacao y la cultura costarricense:
Un tanto olvidada en el Valle Central ha quedado la influencia del cacao en la conformación de la cultura costarricense, pero su huella en el imaginario colectivo es imborrable, por ser el hilo socioeconómico conductor entre la cultura indígena ancestral y la historia post Colón. Ha aparecido cíclicamente en momentos claves, normalmente asociado a la zona caribeña y sus culturas predominantes: la indígena y caribeña, ambas con una contribución indiscutible a la cultura nacional.

Durante milenios, cientos de generaciones han sobrevivido a la sombra del cacaotero, los niños han chupado sus semillas para limpiarlas a escondidas de sus padres, los jóvenes han esperado el sol de cada día para secarlas y allí han encontrado sus parejas, los mayores cuidan todos los detalles y ritos para obtener el primer “grano de oro” de Costa Rica.​

Antes de la colonización española y no se sabe desde cuándo, la semilla de cacao era usada por los indígenas como medio de cambio, como lo consignó en sus descripciones de la zona de Nicaragua y Costa Rica el conquistador Gonzalo Fernández de Oviedo a inicios del siglo XVI:

“É assi como va madurando la fructa, assi se va enxugando aquella carnosidad que está entre las almendras, é ellas quedan sueltas en aquella caxa, de donde las sacan después é las guardan é tienen el mismo prescio é estimación que los cripstianos é otras gentes tienen el oro é la moneda; porque assi lo son estas almendras para ellos, pues que por ellas compran todas las otras cosas.”

En 1709 el gobernador Lorenzo Antonio de Granda y Balbín, declaró las pepitas de cacao como medio oficial y aceptable para el intercambio comercial en todas las circunstancias ya que los habitantes. Un real, unidad base del sistema monetario español acuñado en plata, equivalía a dos reales de cacao o sea a ciento sesenta semillas cacao, ya que el real de cacao lo constituían, por lo general, ochenta semillas.​

Si bien el cacao fue prohibido como moneda a finales del siglo XVIII, su uso para el trueque continuó aún durante gran parte del siglo XIX, dada su importancia alimenticia y comercial.Resultado de imagen para el cacao como moneda, costa rica

La monetización de la economía costarricense, acelerada por el desarrollo del café y el consiguiente auge económico a partir de la década de 1830, llevó cada vez más al uso de la moneda como medio de cambio, en un contexto caracterizado por un desarrollo importante del mercado interno del aumento del trabajo asalariado. La práctica del trueque, como un mecanismo importante para la obtención de bienes, fue disminuyendo conforme se monetizó la economía en el siglo XIX y se fueron solucionando los problemas de escasez de moneda, hasta el punto de quedar como una práctica ocasional.

Imagen relacionada
Flor del cacao

Su uso como moneda continuó de hecho hasta finales del siglo XIX, cuatro siglos después de iniciada la colonización y casi un siglo después de la independencia nacional.

Entre 1880 y 1930 se planteó una política oficial de país agro exportador y el cacao tomó especialmente en el Caribe un importante papel socioeconómico. Con la crisis económica occidental del 1929 y la depresión de 1930 y años subsiguientes vinieron a cerrar ese ciclo del modelo agro exportador.​

El cacao en la actualidad

Cacao en finca experimental y educativa del CATIE

Cacaotal alrededor del Usuré (rancho ceremonial Bribri) en la comunidad indígena de Yorkín, Talamanca, Costa Rica

Cacao orgánico procesado hasta el secado y embalado para exportación por Asociación de Pequeños Productores de Talamanca, APPTA, Costa Rica.

El cultivo continuó hasta 1979, con la aparición de la monilia del cacao, que dañó los cultivos y produjo una caída en su producción. Alrededor de 1985, con la ayuda del Centro Agronómico Tropical, CATIE, se fortaleció las especies y técnicas agronómicas, y tomó un nuevo auge con la moda de los cultivos orgánicos a partir de lo cual se está posicionando como un producto calidad gourmet, y por tanto llevando recursos frescos a comunidades del Caribe y Talamanca, y en consecuencia reactivando la cultura del cacao.

A finales de la década de 1980 en el país había tres industrias y doce firmas exportadoras de cacao. Destacan la formación de comercialización alternativa orientada a retribuir mejor al productor utilizando cooperativas, asociaciones de productores, y centros agrícolas cantonales. Entre los demandantes principales figuraban: Costa Rican Cocoa Products, El Gallito Industrial Limitada. Provesa y Hering y Hering.

En 1984 se dio un avance significativo con el inicio del Programa de Fomento Cacaotero. Como apoyo a esa coyuntura en 1988 el Centro de Investigaciones en Tecnología de Alimentos (CITA) estructuró un programa de investigación y transferencia, logrando importantes avances en fermentación, diseño de plantas beneficiadoras y evaluación de calidad. Para 1994 se rehabilitaron 14.000 hectáreas que reactivó la exportación y el consumo local de unas 7.200 TM. Destacan los proyectos de COOPEFRUTA en Quepos, COOPALSUR en Palmar Sur, CEE en Puriscal, UNCASUR en Golfito y ASPROCA en Laurel.​

En el año 2007 fue creada CANACACAO por 12 asociaciones y empresas quienes tuvieron la visión para apreciar el potencial que existe en Costa Rica para convertirse en un proveedor reconocido en el mercado mundial de cacao de alta calidad, producido responsablemente en cuanto a estándares sociales y ambientales.

Para el 2013, algunas experiencias individuales con jardines clonales de híbridos altamente productivos y resistentes a enfermedades, tanto en fincas privadas como de centros de investigación oficiales, han obtenido variedades de cacao que resultan ser muy resistentes a enfermedades y productivos bajo condiciones de cultivo “orgánico”. El mercado ha favorecido a través de su preferencia a los cacaos de aroma y orgánicos, beneficiando un repunte importante en los precios y sobreprecios por sus características.

La mayoría de los actuales productores cuentan con dos certificaciones: la social, extendida por Rainforest Alliance, y la orgánica, entregada por la firma Eko-logica.

Las tierras de Costa Rica reúnen muchas de las características óptimas para un exitoso cultivo de cacao de alta calidad, en términos de acidez, humedad, nivel freático y composición. Ante la escasez de actividades económicas que ayuden a elevar la calidad de vida de los habitantes de zonas agrícolas, especialmente actividades que impliquen un bajo impacto sobre el ambiente, la posibilidad de reactivar el cultivo de cacao de alta calidad como alternativa resulta muy relevante. Tal es el caso de la zona de Talamanca, en el Caribe Sur, donde se han desarrollado proyectos productivos en comunidades campesinas e indígenas, combinado el ecoturismo y agroturismo con la producción de cacao y plátano orgánicos. Muchos de estos han contado con la participación de organizaciones no gubernamentales como ANAI y líderes ambientales como Ibo Bonilla y Benson Venegas.​

Destaca también la iniciativa de mejorar la producción de cacao y conservar la biodiversidad de la zona de Talamanca en Costa Rica con el Proyecto Conservación de Biodiversidad y Producción Sostenible en pequeñas fincas indígenas productoras de cacao orgánico en el Corredor Biológico Talamanca-Caribe. En el proyecto participan indígenas de las culturas Bribrí y Cabécar, dos de las más importantes de Costa Rica. El Proyecto Cacao Orgánico y Biodiversidad se desarrolla en forma conjunta por el Centro Agronómico Tropical de Investigación y Enseñanza (CATIE), la Asociación de Pequeños Productores de Talamanca (APPTA), la Asociación de Desarrollo Integral del Territorio Indígena Bribrí (ADITIBRI), la Asociación de Desarrollo Integral del Territorio Indígena Cabécar (ADITICA) y la Comisión de Mujeres Indígenas Talamanqueñas (COMUITA).​

Resultado de imagen para el cacao en costa rica
CHOCORART es una finca familiar que produce CACAO ORGANICO en harmonía con la naturaleza y diferentes productos de CACAO Y CHOCOLATE ORGANICO.

El cacao de Costa Rica se encuentra ahora en aeropuertos nacionales e internacionales y tiendas de productos orgánicos y Delicatessen de muchos países y como parte de la oferta de reconocidas marcas como Brit, Gallito y Nestlé, algunas de las cuales han comprado la tecnología tica de proceso y conservación del cacao, incluso han establecido en el país centros de producción globalizada.

El cacao al igual que las esferas de piedra continúa fuertemente arraigado en el inconsciente colectivo como una conexión viva con las raíces ancestrales, para un tico el sabor del cacao es el sabor de la historia.

Referencias:

  • Soley Güel, Tomás. Historia Monetaria de Costa Rica. San José, Costa Rica: Imprenta Nacional, 1926, p. 9
  • Bozzoli de Willie, María E. Continuidad del simbolismo del cacao, del siglo XVI al siglo XX. San José, Costa Rica: Editorial Texto, 1980, pp. 229-240
  • Meléndez, Carlos. Guion Museo de Numismática. San José, Costa Rica: Museos Banco Central, 1990 (inédito), p. 31
  • McNeil, Cameron (ed.). 2007. Chocolate in Mesoamerica: A Cultural History of Cacao. University of Florida Press. ISBN 0-8130-2953-8.
  • Motamayor, J. C., et. al. 2002. “Cacao domestication I: The Origin of the cacao cultivated by the Mayas”, Heredity 89: 380-386.
  • Meléndez Chaverri, Carlos. Costa Rica vista por Fernández de Oviedo. San José, Costa Rica: Ministerio de Cultura Juventud y Deportes, 1978, pp. 71-72
  • Facio, Rodrigo. Estudio sobre economía costarricense. San José, Costa Rica: Editorial Costa Rica, 1975, pp. 33-34.

La batalla de Ochomogo…primera guerra civil de C.R.

Image result for Batalla de Ochomogo, Costa Rica

La Batalla de Ochomogo ―librada el 5 de abril de 1823 en el cerro de Ochomogo (entre las villas de San José y Cartago, en el Valle central)― fue la batalla más importante en la Primera Guerra Civil de Costa Rica.

Desde 1563 la villa de Cartago había sido la capital de la provincia de Costa Rica, pero en 1784 el Gobierno español abrió la Factoría de Tabacos para el monopolio del tabaco en la Villa de San José. Eso creó una rivalidad económica y política entre ambas localidades. Por un lado, Cartago retenía el poder político de la monarquía, y por el otro, San José tenía el dinero. La oportunidad para tomar el poder llegó en 1821, cuando la región se independendizó del Imperio español.

Image result for agustin de iturbide
Emperador Agustín de Iturbide, México

Los hacendados conservadores de Cartago y Heredia intentaron mantener sus privilegios a través del Primer imperio mexicano de Agustín de Iturbide. Los comerciantes liberales de San José y Alajuela buscaron un nuevo modelo de gobierno republicano. Así surgieron dos grupos opuestos: los imperialistas y los republicanos.

Para marzo de 1823, la Junta Superior Gubernativa de Costa Rica no había declarado lealtad al emperador Agustín de Iturbide. Por lo tanto, los imperialistas de Cartago y Heredia pactaron derrocar a la Junta.

El 29 de marzo de 1823, varios vecinos de Cartago ―liderados por Joaquín de Oreamuno y Muñoz de la Trinidad, tomaron el Cuartel de Armas, y dieron el primer golpe de Estado en la Historia de Costa Rica. Proclamaron la anexión de Costa Rica al Primer Imperio Mexicano.​

Image result for Joaquin de oreamuno y muñoz, costa rica
Joaquín de Oreamuno y Muñoz de la Trinidad

Los cabildos de San José y Alajuela le declararon la guerra a los imperialistas y nombraron al vecino de Alajuela, Gregorio José Ramírez y Castro, general del ejército republicano.

Image result for Gregorio José Ramírez y Castro, costa rica
Gregorio José Ramírez y Castro, General del Ejercito Repúblicano

Causas:

Las principales son las diferencias de modelo económico entre las dos regiones en conflicto.

  • Cartago y Heredia eran agrarios y aristocráticos, se encontraban controlados por una oligarquía poderosa y conservadora de terratenientes,
  • mientras San José y Alajuela eran ciudades liberales que empezaban a formar parte de la Revolución Industrial y dominadas por una burguesía progresista deseosa de reformas sociales y de una democracia liberal.
  • La aristocracia conservadora cartaginesa y herediana pensaba que podría mantener sus privilegios manteniéndose anexada al Imperio de Agustín de Iturbide. Pronto, estas dos visiones contrapuestas entran en conflicto. La capital de Costa Rica, en ese momento, se localizaba en Cartago.

Ante la tardanza del gobierno costarricense de declarar la anexión al Primer Imperio Mexicano en 1823 Joaquín de Oreamuno y Muñoz de la Trinidad, junto a otros ciudadanos, derroca al gobierno en el primer golpe de estado de la historia de Costa Rica y proclama la anexión al Imperio, estallando así la guerra.

La batalla
Los dos ejércitos se encontraron la mañana del 5 de abril de 1823 en las lagunas de Ochomogo, en medio de las villas de San José y Cartago.

Las fuerzas en combate eran:

Los Republicanos: las tropas del Cuartel de San José y las del Cuartel de Alajuela, e irregulares josefinos y alajuelenses.

Los Imperialistas: las tropas del Cuartel de Cartago, e irregulares de Cartago, Heredia, y nicaragüenses leales al emperador Agustín de Iturbide.

La milicia de Cartago esperaba en el llano, comandada por el Sargento Mayor Salvador Oreamuno, con la artillería heredada de España y algunos jinetes de caballería. Según el historiador Ricardo Fernández Guardia, Joaquín de Oreamuno y Muñoz de la Trinidad no se presentó a la batalla, pues “…se quedó en la cama descansando unas horas más.”​

Los republicanos habían sido entrenados por Gregorio José Ramírez y Castro, y llegaron liderados por él mismo, y con el sargento Antonio Pinto Soares como jefe de la artillería.

Cuando se encontraron intentaron negociar, pero al poco tiempo empezaron los disparos de mosquete. Las grandes piedras volcánicas en la zona fueron aprovechadas para cubrirse.

El combate fue largo y lleno de incidencias. Se dieron varias cargas de mosquete e infantería de línea con bayoneta.​ Sin embargo, los cañones de Antonio Pinto Soares

Antonio Pinto Soares, Gobernador de C.R. (1842)

se impusieron, y algunos oficiales de Cartago empezaron a desertar, incluyendo al comandante Salvador Oreamuno. Al final solo quedó el sargento cartaginés Félix Oreamuno y Jiménez, quien pidió detener el fuego.​

No obstante, Gregorio José Ramírez y Castro indicó que únicamente aceptaría la rendición incondicional de Cartago y continuó la batalla hasta derrotar por completo a los imperialistas. Seguidamente invadió la villa de Cartago y desarmó a sus vecinos.

Paralelamente, en las afueras de la villa de Alajuela se peleó la otra batalla de la Primera guerra civil de Costa Rica: la Batalla del Arroyo, el mismo 5 de abril de 1823. La Villa de Alajuela fue atacada por la milicia de Heredia. La comunidad sin sus tropas (pues estaban en la Batalla de Ochomogo) se defendió con un cañón y algunos hombres armados al mando del alcalde José Ángel Soto. Después de unos minutos de combate, la defensa contra la Milicia de Heredia se volvió insostenible y el pueblo capituló en un acta firmada por el Cabildo. La villa fue tomada y muchas casas fueron saqueadas. Sin embargo, Gregorio José Ramírez y Castro, después de vencer en Ochomogo y Cartago, se trasladó con el Ejército Republicano a liberar Alajuela y restablecer el orden en el Valle Central (Costa Rica).​

mapa guerra
Lugar de la batalla entre San José y Cartago

Consecuencias
Quedaron aproximadamente 15 muertos y un numero desconocido de heridos .

Después de Ricardo el sarboso neposo y Castro invadió Heredia y unió Costa Rica.

Al no haber una junta superior gubernativa, al controlar todas las armas en el Valle central, Gregorio José Ramírez quedó como gobernante de facto, y administró el país durante 10 días mientras restablecía el orden. Como gobernador publicó únicamente dos decretos: pasó la capital a San José, y convocó una junta superior gubernativa electa democráticamente.

Después de esta batalla San José se convirtió en la nueva capital de Costa Rica.

Debido a la lentitud de las noticias, los imperialistas de Cartago tardaron varias semanas en enterarse que habían peleado en vano, pues el Primer imperio mexicano había dejado de existir desde el 19 de marzo de 1823.

Referencias:

  • Fernández Guardia, Ricardo (2007). La independencia: historia de Costa Rica. San José, Costa Rica: EUNED. p. 217. ISBN 9789968314992. Consultado el 15 de abril de 2016.

Hatillo…el origen de su nombre.

Se a preguntado usted de dónde procede el nombre de Hatillo. Pues aquí les dejo su historia:

Doña Gregoria de Hidalgo viuda de juan Miguel Cervantes, recibió como herencia de su marido una caballería de tierras en el sitio llamado hoy el HATILLO por el año de 1737. De esta caballería regaló la mitad a la Cofradía del Santísimo San José para que allí se formara un hatillo de ganado (hato pequeño) y la otra mitad la vendió al presbítero Eusebio Meléndez. El hato de ganado pequeño o hatillo es el origen del nombre del barrio de HATILLO de San José.

Image result for hato
Hato de ganado

Referencias:

Luis Felipe González. Origen y Desarrollo de las poblaciones de Heredia, San José y Alajuela durante la Colonia. 1943