El Río Virilla…su nombre

El río Virilla empieza a citarse en 1647 en un documento en que Ignacio de Aguilar y Agustina de Ulloa venden a Diego de Ocampo Figueroa.

Se vuelve a citar como lindero el nombre DELVIRILLA en 1651 y en 1663. Posteriormente el nombre de río ELVIRILLA aparece EL VIRILLA y AL VlRILLA. En las inmediaciones de este río tuvo una finca Elvira de Torres, hija de Salvador de Torres. La tradición de que el nombre ELVIRILLA es un diminutivo de Elvira parece confirmarse si se relaciona con el nombre de Elvira de Torres.

Pueblos Indígenas de Costa Rica

 

Describe los 8 Pueblos Indígenas de Costa Rica y los derechos de la niñez y la adolescencia indígenas.

Los indígenas de Costa Rica son los habitantes originarios del territorio que conforma a la actual nación costarricense. Se dividen en ocho etnias distinguibles que están distribuidas en todo el país pero mayormente viven en los 22 territorios indígenas, que en teoría y de acuerdo a las leyes nacionales y a diversos convenios interestatales, son entidades plenamente autónomas capaces de tener su propio autogobierno y sistema judicial.​ Sin embargo, esto no sucede en la práctica.​ En la actualidad representan un 2,42% de la población y representan uno de los grupos minoritarios más importantes de la nación. Seguir leyendo Pueblos Indígenas de Costa Rica

Historia del cacao en Costa Rica

Resultado de imagen para historia del cacao en costa rica

El cacao de Costa Rica es junto al café y el banano uno de los importantes productos agrícolas de exportación, con una significativa incidencia en la economía, cultura e identidad nacional. Su producción representa el 5% del mercado exportador internacional, algo especial ya que de los proveedores mundiales sólo un 10% se puede calificar como gourmet. Theobroma es nombre científico y significa en griego «alimento de los dioses»; cacao deriva del nahua «cacáhua».

Historia:
Los primeros árboles del cacao crecían de forma natural a la sombra de las selvas tropicales de las cuencas del Amazonas y del Orinoco, hace unos 4000 años. ​ Los primeros cultivadores en Centroamérica fueron los habitantes del sitio de Puerto Escondido  en Honduras, alrededor de 1100 a. C. Entre 600 y 400 a. C. se extendió a Belice también. A la temporada de la civilización Olmeca, cerca de 900 a. C. es probable que la siembra de cacao fuese extensiva en Mesoamérica.Resultado de imagen para historia del cacao en costa rica

Estudios realizados por investigadores mexicanos del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), de las universidades de Columbia, Arizona, Yale, Wisconsin y Kennesaw, señalan que existen evidencias del consumo de cacao como bebida en el periodo formativo (1900 -900 a.C), es decir, 800 años antes de lo que se creía hasta ahora. Seguir leyendo Historia del cacao en Costa Rica

La batalla de Ochomogo…primera guerra civil de C.R.

Image result for Batalla de Ochomogo, Costa Rica

La Batalla de Ochomogo ―librada el 5 de abril de 1823 en el cerro de Ochomogo (entre las villas de San José y Cartago, en el Valle central)― fue la batalla más importante en la Primera Guerra Civil de Costa Rica.

Desde 1563 la villa de Cartago había sido la capital de la provincia de Costa Rica, pero en 1784 el Gobierno español abrió la Factoría de Tabacos para el monopolio del tabaco en la Villa de San José. Eso creó una rivalidad económica y política entre ambas localidades. Por un lado, Cartago retenía el poder político de la monarquía, y por el otro, San José tenía el dinero. La oportunidad para tomar el poder llegó en 1821, cuando la región se independendizó del Imperio español.

Image result for agustin de iturbide
Emperador Agustín de Iturbide, México

Los hacendados conservadores de Cartago y Heredia intentaron mantener sus privilegios a través del Primer imperio mexicano de Agustín de Iturbide. Los comerciantes liberales de San José y Alajuela buscaron un nuevo modelo de gobierno republicano. Así surgieron dos grupos opuestos: los imperialistas y los republicanos.

Para marzo de 1823, la Junta Superior Gubernativa de Costa Rica no había declarado lealtad al emperador Agustín de Iturbide. Por lo tanto, los imperialistas de Cartago y Heredia pactaron derrocar a la Junta.

El 29 de marzo de 1823, varios vecinos de Cartago ―liderados por Joaquín de Oreamuno y Muñoz de la Trinidad, tomaron el Cuartel de Armas, y dieron el primer golpe de Estado en la Historia de Costa Rica. Proclamaron la anexión de Costa Rica al Primer Imperio Mexicano.​

Image result for Joaquin de oreamuno y muñoz, costa rica
Joaquín de Oreamuno y Muñoz de la Trinidad

Los cabildos de San José y Alajuela le declararon la guerra a los imperialistas y nombraron al vecino de Alajuela, Gregorio José Ramírez y Castro, general del ejército republicano.

Image result for Gregorio José Ramírez y Castro, costa rica
Gregorio José Ramírez y Castro, General del Ejercito Repúblicano

Causas:

Las principales son las diferencias de modelo económico entre las dos regiones en conflicto.

  • Cartago y Heredia eran agrarios y aristocráticos, se encontraban controlados por una oligarquía poderosa y conservadora de terratenientes,
  • mientras San José y Alajuela eran ciudades liberales que empezaban a formar parte de la Revolución Industrial y dominadas por una burguesía progresista deseosa de reformas sociales y de una democracia liberal.
  • La aristocracia conservadora cartaginesa y herediana pensaba que podría mantener sus privilegios manteniéndose anexada al Imperio de Agustín de Iturbide. Pronto, estas dos visiones contrapuestas entran en conflicto. La capital de Costa Rica, en ese momento, se localizaba en Cartago.

Ante la tardanza del gobierno costarricense de declarar la anexión al Primer Imperio Mexicano en 1823 Joaquín de Oreamuno y Muñoz de la Trinidad, junto a otros ciudadanos, derroca al gobierno en el primer golpe de estado de la historia de Costa Rica y proclama la anexión al Imperio, estallando así la guerra.

La batalla
Los dos ejércitos se encontraron la mañana del 5 de abril de 1823 en las lagunas de Ochomogo, en medio de las villas de San José y Cartago.

Las fuerzas en combate eran:

Los Republicanos: las tropas del Cuartel de San José y las del Cuartel de Alajuela, e irregulares josefinos y alajuelenses.

Los Imperialistas: las tropas del Cuartel de Cartago, e irregulares de Cartago, Heredia, y nicaragüenses leales al emperador Agustín de Iturbide.

La milicia de Cartago esperaba en el llano, comandada por el Sargento Mayor Salvador Oreamuno, con la artillería heredada de España y algunos jinetes de caballería. Según el historiador Ricardo Fernández Guardia, Joaquín de Oreamuno y Muñoz de la Trinidad no se presentó a la batalla, pues “…se quedó en la cama descansando unas horas más.”​

Los republicanos habían sido entrenados por Gregorio José Ramírez y Castro, y llegaron liderados por él mismo, y con el sargento Antonio Pinto Soares como jefe de la artillería.

Cuando se encontraron intentaron negociar, pero al poco tiempo empezaron los disparos de mosquete. Las grandes piedras volcánicas en la zona fueron aprovechadas para cubrirse.

El combate fue largo y lleno de incidencias. Se dieron varias cargas de mosquete e infantería de línea con bayoneta.​ Sin embargo, los cañones de Antonio Pinto Soares

Antonio Pinto Soares, Gobernador de C.R. (1842)

se impusieron, y algunos oficiales de Cartago empezaron a desertar, incluyendo al comandante Salvador Oreamuno. Al final solo quedó el sargento cartaginés Félix Oreamuno y Jiménez, quien pidió detener el fuego.​

No obstante, Gregorio José Ramírez y Castro indicó que únicamente aceptaría la rendición incondicional de Cartago y continuó la batalla hasta derrotar por completo a los imperialistas. Seguidamente invadió la villa de Cartago y desarmó a sus vecinos.

Paralelamente, en las afueras de la villa de Alajuela se peleó la otra batalla de la Primera guerra civil de Costa Rica: la Batalla del Arroyo, el mismo 5 de abril de 1823. La Villa de Alajuela fue atacada por la milicia de Heredia. La comunidad sin sus tropas (pues estaban en la Batalla de Ochomogo) se defendió con un cañón y algunos hombres armados al mando del alcalde José Ángel Soto. Después de unos minutos de combate, la defensa contra la Milicia de Heredia se volvió insostenible y el pueblo capituló en un acta firmada por el Cabildo. La villa fue tomada y muchas casas fueron saqueadas. Sin embargo, Gregorio José Ramírez y Castro, después de vencer en Ochomogo y Cartago, se trasladó con el Ejército Republicano a liberar Alajuela y restablecer el orden en el Valle Central (Costa Rica).​

mapa guerra
Lugar de la batalla entre San José y Cartago

Consecuencias
Quedaron aproximadamente 15 muertos y un numero desconocido de heridos .

Después de Ricardo el sarboso neposo y Castro invadió Heredia y unió Costa Rica.

Al no haber una junta superior gubernativa, al controlar todas las armas en el Valle central, Gregorio José Ramírez quedó como gobernante de facto, y administró el país durante 10 días mientras restablecía el orden. Como gobernador publicó únicamente dos decretos: pasó la capital a San José, y convocó una junta superior gubernativa electa democráticamente.

Después de esta batalla San José se convirtió en la nueva capital de Costa Rica.

Debido a la lentitud de las noticias, los imperialistas de Cartago tardaron varias semanas en enterarse que habían peleado en vano, pues el Primer imperio mexicano había dejado de existir desde el 19 de marzo de 1823.

Referencias:

  • Fernández Guardia, Ricardo (2007). La independencia: historia de Costa Rica. San José, Costa Rica: EUNED. p. 217. ISBN 9789968314992. Consultado el 15 de abril de 2016.

Hatillo…el origen de su nombre.

Se a preguntado usted de dónde procede el nombre de Hatillo. Pues aquí les dejo su historia:

Doña Gregoria de Hidalgo viuda de juan Miguel Cervantes, recibió como herencia de su marido una caballería de tierras en el sitio llamado hoy el HATILLO por el año de 1737. De esta caballería regaló la mitad a la Cofradía del Santísimo San José para que allí se formara un hatillo de ganado (hato pequeño) y la otra mitad la vendió al presbítero Eusebio Meléndez. El hato de ganado pequeño o hatillo es el origen del nombre del barrio de HATILLO de San José.

Image result for hato
Hato de ganado

Referencias:

Luis Felipe González. Origen y Desarrollo de las poblaciones de Heredia, San José y Alajuela durante la Colonia. 1943

¿Qué es el Pacto de Concordia?

El Pacto de Concordia fue la Constitución provisional de Costa Rica entre 1821 y 1823, denominada Pacto Social Fundamental Interino (o Pacto de Concordia) de la Provincia de Costa Rica.

 

Image result for Pacto de concordia costa rica

Pacto de Concordia a la izquierda y el Acta de Cartago al centro.

Emisión:
El 31 de octubre de 1821, el Ayuntamiento de Cartago invitó a los de las demás poblaciones del Partido de Costa Rica a enviar a esa ciudad legados con amplios poderes, a fin de decidir el camino a seguir ante la declaratoria de independencia absoluta de España formulada el 11 de octubre por la Diputación Provincial de la Provincia de Nicaragua y Costa Rica.​

El 12 de noviembre se reunió en Cartago la Junta de Legados de los Pueblos, presidida por el Presbítero Nicolás Carrillo y Aguirre, y como el inicio de sus sesiones coincidió con la renuncia presentada por el Jefe Político Subalterno Juan Manuel de Cañas-Trujillo, la Junta asumió el Gobierno de Costa Rica en todos sus ramos. Pocos días después se acordó nombrar una comisión de siete miembros para que redactase un “Plan de Gobierno provisional” que sirviese como “nudo de concordia” entre todas las poblaciones representadas.1​ La Junta de Legados asumió, en consecuencia, carácter de asamblea constituyente, aunque no utilizó tal denominación.

La comisión redactora, en la que había representantes de diversas tendencias ideológicas, tomó como base de sus trabajos un proyecto remitido desde Guatemala por el médico costarricense Pablo de Alvarado y Bonilla, partidario de un régimen liberal y adversario decidido de la anexión al Imperio Mexicano establecido por Don Agustín de Iturbide. El 1 de diciembre de 1821 se presentó a la Junta de Legados el proyecto correspondiente, que fue discutido, reformado y aprobado en esa misma fecha, con el nombre de Pacto Social Fundamental Interino o Pacto de Concordia. El documento entró en vigencia con carácter provisional, a la espera de ser sancionado por una nueva asamblea de legados en enero de 1822.

 

Image result for Pacto de concordia costa ricaContenido:
En su redacción original, el texto constitucional de 1821 contaba con 58 artículos, distribuidos en siete capítulos.​

El Capítulo I se refería a la Provincia y expresaba que Costa Rica estaba en absoluta libertad y posesión exclusiva de sus derechos, que sería dependiente o confederada de otro Estado americano al que le conviniera adherirse y que reconocía y respetaba la libertad civil, la propiedad y demás derechos naturales y legítimos de toda persona y de cualquier pueblo o nación.

El Capítulo II versaba sobre la Religión e indicaba que la de la Provincia era y sería siempre la católica, con exclusión de cualquiera otra, aunque indicaba que si un extranjero de otro credo llegase a Costa Rica por motivos de comercio o tránsito, no sería molestado, a menos que intentase hacer proselitismo.

El Capítulo III se refería a los ciudadanos. En reacción al racismo de la Constitución de 1812, se atribuía la ciudadanía a todos los hombres libres naturales de la provincia o avecindados en ella con cinco años de residencia. La suspensión o pérdida de los derechos ciudadanos se regiría por lo dispuesto en la Carta de Cádiz.

Proclama de la Libertad:
El Capítulo IV trataba del Gobierno, que estaba confiado a una Junta de Gobierno provisional, integrada por siete vocales de elección popular. Este sistema perduraría hasta que se estableciese la Constitución del Estado a que Costa Rica se adhiriese.

El Capítulo V regulaba la elección de los miembros del gobierno, que debía efectuarse mediante el sistema de sufragio universal indirecto en cuatro grados utilizado para la elección de Diputados en la Constitución de 1812. Se disponía además que los electores de partido discutirían el Pacto para eventualmente modificarlo y sancionarlo, y que su determinación sería una ley interina fundamental de la Provincia.

El Capítulo VI se refería al órgano de gobierno, que se denominaba Junta Superior Gubernativa de Costa Rica y debía residir tres meses al año en cada una de las cuatro poblaciones mayores de la provincia.

El Capítulo VII versaba sobre las restricciones del Gobierno, e indicaba el modo de exigir responsabilidades a la Junta y sus vocales, mediante un tribunal de residencia.

Vigencia provisional y sanción del Pacto:
Al entrar en vigor provisionalmente el Pacto de Concordia el 1 de diciembre de 1821, concluyeron las sesiones de la Junta de Legados de los Pueblos y asumió el poder una Junta Gubernativa interina, presidida por el Presbítero Pedro José de Alvarado y Baeza. Esta Junta se mantuvo en funciones hasta el 6 de enero de 1822, fecha en que se reunió en Cartago una Junta de Electores de partido, investida de poder constituyente y presidida por Rafael Barroeta y Castilla. De conformidad con lo dispuesto en varios artículos transitorios del Pacto, la Junta de Electores discutió el texto de éste y el 10 de enero decidió aprobarlo con algunas reformas, la más significativa de las cuales era la de consagrar constitucionalmente la anexión condicional de Costa Rica al Primer Imperio Mexicano, al disponer que se enviarían Diputados al Congreso Constituyente de México y se aceptaría la Constitución que emitiese. Sin embargo, se indicaba también que se continuaría observando el Pacto mientras se emitiese la Constitución del Imperio o las autoridades de éste, oída la representación costarricense, señalasen las autoridades que debían regir la Provincia.

El Pacto reformado quedó sancionado y en plena vigencia el mismo 10 de enero de 1822.​ Sin embargo, la villa de Heredia, que era partidaria de la anexión incondicional al Imperio Mexicano, se negó a aceptarlo. Como las autoridades de León de Nicaragua habían acordado desde el 11 de octubre de 1821 la unión a México, Heredia decidió volverse a colocar bajo la jurisdicción de aquéllas y separarse de Costa Rica. Como consecuencia de la segregación herediana, el plazo de tres meses previsto en el Pacto para la permanencia del Gobierno en cada una de las cuatro poblaciones mayores de la provincia se alargó un mes en beneficio de Cartago, San José y Alajuela.

Predecesor:
Constitución de 1812
Pacto de Concordia
1821-1823
Sucesor:
Primer Estatuto Político

 

Referencias:

  1. Aguilar B., Aguilar Óscar (1974). La Constitución de 1949. Antecedentes y proyecciones. San José, Costa Rica: Editorial Costa Rica.
  2. Pacto de Concordia Facultad de Historia, Universidad de Costa Rica.
  3. Ministerio de Educación Pública. Formación del Estado Costarricense de 1821 a 1870. Estudios Sociales 7° grado.

Expansión de los Españoles en el territorio nacional durante la época de la Colonia.

Durante el régimen colonial y a partir del siglo XVI los españoles que vinieron a Costa Rica se radicaron en los diferentes valles del país dedicándose a formar haciendas de ganado, fincas de labor con sus trapiches y cultivos especiales de maíz, frijoles, legumbres, trigo, tabaco, algodón, cacao, caña de azúcar, zarzaparrilla y algunas plantas medicinales, crías de gallinas, cerdos, vacas y, para sus labranzas, ganado bovino, caballar y mular.

Los españoles al elegir sus asientos y formar sus haciendas escogieron los parajes habitados por los indios y aquellos lugares donde las condiciones del clima y del suelo fueran propicias a su desarrollo.

Los primeros moradores que se establecieron en San José, Heredia y Alajuela se radicaron en las regiones que durante el período colonial se designaron con los nombres del Valle de Aserri, Curridabat, Pacaca y Valle de Barba.  Desde la sierra de la Carpintera hasta el río Virilla se desarrollaron núcleos de población española en los parajes de indios de Aserri, Curridabat y Pacaca. Estas poblaciones. empezaron a formarse a fines del siglo XVI y ya en los últimos decenios del siglo XVII, habían adquirido alguna importancia. Por este tiempo empiezan a fundarse poblaciones netamente españolas en las regiones de Escazú y Santa Ana, a la vez que toman bastante incremento las haciendas de ganado formadas en las inmediaciones de los ríos Tiribí, Oro, Jorco, Ocloro, Anonos, María Aguilar, Torres, Virilla, Tibás y Bermudes dando origen a las poblaciones de San José y Santo Domingo de hoy.  En la región comprendida desde el Río Virilla al Monte del Aguacate, llamada en aquel tiempo  Valle del Barba, estaban situadas las poblaciones indígenas de Barba y Garavito en cuyos núcleos se  formaron centros de moradores españoles.

A principios y  fines del siglo XVIII se desarrollaron  respectivamente las poblaciones de Heredia, San José y Alajuela. En las inmediaciones de los ríos Segundo y Porrosati cerca de Barba, en las de los ríos Ciruelas, Segundo (región de Alajuela)  de la Lajuela, Poás, Itiquis, se formaron haciendas de ganado y labranzas a cuyos moradores más tarde se les ordenó congregarse para formar las poblaciones de Heredia y Alajuela. Este es el proceso
geográfico e histórico del desarrollo de las poblaciones de la Meseta Central.

Image result for juan vázquez de coronado
Juan Vásquez de Coronado
Image result for juan de caballón
Juan de Cavallón

Los valles de Aserrí, Curridabat, Pacaca y Barba fueron descubiertos y conquistados entre los años 1561 y 1563 por Juan de Cavallón, Juan de Estrada Rávago y Juan Vásquez de Coronado. En abril de 1561, Juan de Cavallón, después de haber estado en Nicoya, Chomes, Garavito y en las llanuras de Esparza, llegó a Pacaca de allí pasó a Mata Redonda y fundó en aquellas vecindades en la región de lo que es hoy San José, la población de GarciMuñoz. Juan de Cavallón se cita   como el primer descubridor de las tierras de lo que es hoy San José. En noviembre del año siguiente Juan Vázquez de Coronado estuvo en las poblaciones de indios de Abra, Aczarri, Pacacua, Tiribí, Purecce, es decir Aserri, Curridabat y Pacaca de hoy.

Image result for juan de estrada rávago
Juan de Estrada Rávago

 

Con la visita de Cavallón, Estrada Ravago, Vázquez de Coronado y demás compañeros, las tierras vírgenes de lo que es hoy San José, experimentan la presencia de europeos en ese lugar.

 

 

 

 

 

Referencias:

  • Luis Felipe González. Origen y Desarrollo de las Poblaciones de Heredia, San José y Alajuela durante el Régimen Colonial.  Imprenta la Tribuna, 1943.

Pedro Venegas de los Ríos, gobernador de Costa Rica

 

Era un funcionario español que fuera nombrado de forma interina como alcalde mayor de Nueva Cartago y Costa Rica desde 1566 hasta 1568.

Origen familiar y primeros años:
Pedro Venegas de los Ríos había nacido en el año 1524 en la ciudad de Córdoba del reino homónimo, uno de los cuatro de Andalucía que formaba parte de la Corona española, siendo hijo de Alonso de los Ríos y de Constanza Venegas.

Viaje a la América española:
Pedro Venegas pasó a la América española y llegó a la entonces gobernación de Nicaragua en 1548, para ejercer el cargo de tesorero de la misma en 1550.

Alcalde mayor de Nueva Cartago y Costa Rica:
En 15661​ fue nombrado por la Real Audiencia de Panamá​ como alcalde mayor interino de Nueva Cartago y Costa Rica,1​ debido a la muerte del adelantado Juan Vázquez de Coronado1​ y en remplazo del teniente de alcalde mayor Miguel Sánchez de Guido que ejercía el interinato desde 1564.

Cuando fue a ocupar su cargo, llevó consigo alguna gente para repoblar la ciudad de Cartago, que estaba casi abandonada, y auxilió a los pocos vecinos. Sin embargo, durante su administración la autoridad española no se extendió a otros territorios distintos de los ya dominados, ni se fundó ninguna nueva población.

Los indígenas del valle del Guarco2​ y de los pueblos de Turrialba,​ Ujarrás,​ Corrosí y Atirro​ se confederaron para atacar a los españoles y recuperar su independencia, a principios de 1568.​ Un rey llamado Turichiquí,​ que residía en el valle de Ujarrás,​ fue el principal caudillo del movimiento.​

En febrero de ese año, Turichiquí invitó al alcalde mayor a visitar su pueblo y para solicitar que señalasen tierras que pudieran ser pobladas por los indígenas de ese valle, que andaban rebelados en los montes y supuestamente querían someterse de nuevo.

Venegas de los Ríos, con diez soldados y algunos aborígenes de servicio, se trasladó a Ujarrás y fue muy bien recibido por Turichiquí, quien lo hospedó en su casa y lo invitó a comer. Después de la comida se ofreció a los visitantes un espectáculo consistente en una danza guerrera.

Rebelión del rey Turichiquí y sus aliados:
Durante la presentación, uno de los indígenas pronunció algunas palabras en su lengua y los danzantes prorrumpieron en gritos de guerra a la vez que comenzaron a salir otros muchos que estaban emboscados en unos cañaverales a la orilla de un río vecino. Los españoles se defendieron y lograron retirarse, no sin que los indígenas lograsen herir de gravedad a dos de ellos y matasen a dos mestizos y a varios criados indígenas.

Aunque el alcalde mayor y sus hombres lograron llegar a Cartago, la sublevación se hizo general y pronto se temió un ataque contra la ciudad. Para defenderse, los vecinos se congregaron en la iglesia parroquial de Santiago Apóstol, que era el edifcio más sólido.

Sucesión del cargo y regreso a Nicaragua:
Una vez que se enteraron de que el gobernador designado Pero Afán de Ribera y Gómez estaba en camino, le enviaron mensajeros para que apresurase su llegada. Afán de Ribera llegó a Cartago el 27 de marzo de 15681​ y su llegada salvó la ciudad.​

Venegas de los Ríos le hizo entrega del mando y, al parecer abandonó Costa Rica poco después, posiblemente para regresar a la Provincia de Nicaragua.

Predecesor Miguel Sánchez de Guido
Sucesor Pero Afán de Ribera y Gómez
(único gobernador titular de la provincia de Nueva Cartago y Costa Rica)

 

Referencias:

  • Fernández Guardia, Ricardo; en “Historia de Costa Rica: el descubrimiento y la conquista” (Ed. EUNED, 201 págs., Costa Rica, año 2005).
  • Quirós Vargas, Claudia, y Juan Carlos Solórzano Fonseca, en “Costa Rica en el siglo XVI: descubrimiento, exploración y conquista” (Ed. UCR, San José, Costa Rica, año 2006).

Perafán de Ribera y Gómez…biografía

Image result for Pero afan de ribera y gomez, gobernador de costa rica

Pero Afán de Ribera y Gómez había nacido en Castilla en 1492. Pertenecía a la familia Ribera, que entroncó con la familia Enríquez y de la cual descendieron los duques de Alcalá.

Casó con Petronila de Paz. Se trasladó a América en 1519. Se radicó en Honduras en 1527 y fue alcalde ordinario, regidor y teniente de gobernador de la ciudad de Trujillo. En 1536, mientras servía a las órdenes de Gonzalo de Alvarado y Contreras, participó en la fundación de la ciudad de Gracias a Dios. Posteriormente fue intendente de minas de Guanajuato, cargo que asumió en 1557. En 1559 se hallaba otra vez en Trujillo, que ese año fue atacada por corsarios franceses. Aunque Afán de Ribera y sus tres hijos combatieron en la defensa de la ciudad, en el saqueo perdieron todo su patrimonio.

Gobernador de Costa Rica:
Fue nombrado como gobernador de Costa Rica por el rey don Felipe II el 19 de julio de 1566. Se trasladó por tierra desde Honduras a Costa Rica, a donde llegó en 1568 con su esposa, sus hijos Diego López de Ribera, Pero Afán de Ribera y Paz y Ruy (Rodrigo) López de Ribera, dos nietos, unos cuarenta soldados y cuatrocientas reses. En su ruta hacia la ciudad de Cartago fundó la efímera ciudad de Aranjuez y puerto de Ribera, a orillas del río Aranjuez, en la actual provincia de Puntarenas, lo cual llevó al abandono o despoblamiento de la villa de los Reyes fundada por Juan de Cavallón y Arboleda.

Al llegar a Cartago, capital de la provincia, el 27 de marzo de 1568, encontró la ciudad sitiada por los indígenas de las vecindades, encabezados por el rey de Ujarrás, Turichiquí, pero logró derrotarlos y hacer que levantaran el asedio, después de lo cual recibió el mando de la provincia de manos del alcalde mayor Pedro Venegas de los Ríos. En los días siguientes se efectuaron correrías a varios de los pueblos sublevados y se logró someterlos de nuevo a la autoridad española.

En enero de 1569, presionado por sus compañeros de expedición, estableció por primera vez la institución de la encomienda en el interior del territorio, aunque no tenía facultades legales para ello. En el reparto atribuyó a la Corona la encomienda sobre algunos importantes reinos indígenas, como Quepo y Pacaca, pero la distribución que hizo fue objeto de acerbas críticas, ya que dejó de lado a conquistadores que tenían varios años de estar en la provincia para favorecer a quienes habían venido con él, y además dio a su hijo Diego López de Ribera la encomienda sobre el numeroso pueblo de los Cotos o Coctus.

La expedición a la Tierra Adentro:
En enero de 1570 inició una exploración a la vertiente del mar Caribe, acompañado de su esposa, sus tres hijos, ochenta españoles y numerosos indígenas, con el propósito de fundar una nueva ciudad en la cuenca del río de la Estrella, hoy río Changuinola, donde en 1564 se habían encontrado lavaderos de oro. La expedición se prolongó durante dos años, pero no dio ningún resultado significativo y en su transcurso se pasaron infinitos trabajos y penalidades y desaparecieron varios hombres, entre ellos Pero Afán de Ribera y Paz, hijo segundo del Gobernador. Tras decidir que no era propicio establecer la fundación en la vertiente del Caribe, Afán de Ribera cruzó la cordillera de Talamanca para salir a la vertiente del Pacífico, y en las riberas del río Grande de Térraba fundó en 1571 la ciudad de Nombre de Jesús, donde falleció su esposa Doña Petronila de Paz. Desde esa ciudad envió a su hijo Diego López de Ribera a Cartago, en busca de socorros de gentes, ganados y municiones. En Cartago, el hijo del gobernador se encontró con que ante la falta de noticias de su padre, la Real Audiencia de Guatemala había nombrado como gobernador interino de Costa Rica a Ortún de Velasco. Este solo pudo ejercer el cargo efímeramente, ya que ante la noticia de que Afán de Ribera estaba con vida en la ciudad de Nombre de Jesús hubo de retornar a Guatemala.

El 28 de julio de 1571 Afán de Ribera dirigió desde Nombre de Jesús una larga carta a don Felipe II para informar de sus actuaciones en Costa Rica y de la fundación de la ciudad. También envió a su hijo Rodrigo a Guatemala, en busca de socorros, pero nada pudo obtenerse, y la ciudad tuvo que ser abandonada a principios de 1572.

La Real Audiencia, con el propósito de ayudar a Afán de Ribera, lo nombró a mediados de 1571 como titular del corregimiento de Nicoya, inmediato a la gobernación de Costa Rica, con doscientos pesos anuales de sueldo, pero el anciano conquistador no asumió ese cargo.

A su regreso a Cartago, decidió, a petición de los vecinos, trasladar la ciudad del valle del Guarco al sitio denominado Matarredonda, al parecer en el asiento de la actual San José.

Actuaciones posteriores:
En mayo de 1573 salió de Costa Rica con su hijo Rodrigo de Ribera, para reunirse en Santiago de Guatemala con su primogénito Diego López de Ribera, y dejó la provincia de Costa Rica al mando del capitán Juan Solano y Díaz de Tapia, teniente de gobernador. En Guatemala presentó la renuncia a la gobernación de Costa Rica y en 1574 fue alcalde mayor de Zapotitlán. Se encontraba en México en 1577, cuando fue residenciado por comisión de Diego de Artieda Chirino y Uclés, gobernador de Costa Rica.

Murió en México, alrededor de 1577.

Su hijo Pero Afán de Ribera y Paz logró sobrevivir al extravío en las selvas de la Tierra adentro y en 1605 participó en la fundación de la ciudad de Santiago de Talamanca y recibió la encomienda de Viceita. Pereció a manos de los indígenas térrebes y quequexques, a fines de ese año o a principios de 1606.

Predecesor Pedro Venegas de los Ríos
(último alcalde mayor de Nueva Cartago y Costa Rica)
Sucesor Dos gobernadores por división del territorio provincial:

  • Juan Solano y Díaz de Tapia
    (primer gobernador de la provincia de Costa Rica)
  • Diego López
    (único gobernador nominal de la provincia de Taguzgalpa que fuera anexionada, por real orden de finales de 1573, a la provincia de Nicaragua)

El historiador costarricense Ricardo Fernández Peralta publicó una biografía suya con el título de Reinado de Felipe II. Pero Afán de Ribera.

 

Referencias:

  • Fernández Peralta, Ricardo (1974). Ministerio de Obras Públicas y Transportes, ed. Reinado de Felipe II: Pero Afán de Ribera, gobernador y capitán general de Costa Rica, 1566, 1568, 1573 (1a. edición). San José, Costa Rica. p. 53. Consultado el 11 de abril de 2016.
  • Montero Barrantes, Francisco (2006). «Capítulo IX». Elementos de historia de Costa Rica: 1502-1856. San José, Costa Rica: Universidad Estatal a Distancia. pp. 39-40. ISBN 9789968312820. Consultado el 11 de abril de 2016.

 

Juan Vázquez de Coronado

Juan vazquez de coronado

Juan Vázquez de Coronado era hijo de Gonzalo Vázquez de Coronado y Catalina de Anaya, y sobrino de Francisco Vázquez de Coronado. Pasó muy joven a la América española, con solo 17 años, y se estableció primero en la ciudad de México y luego en Guatemala, donde comenzó a desempeñar cargos oficiales, tales como diputado del cabildo de la ciudad de Santiago y alcalde ordinario de Guatemala. Seguir leyendo Juan Vázquez de Coronado

Cristóbal Colón…biografía

Image result for biografía de cristobal colón

Nació hacia el año 1451 en territorio de la República de Génova (hoy parte de Italia), aunque la ubicación exacta sigue en disputa. Algunos historiadores argumentan que no era de Génova, situando su origen en Aragón, España; otros dicen que nació en Portugal.

Hijo de Doménico Colombo, tejedor de lana, y de Susanna Fontanarossa. Tuvo cuatro hermanos Bartolomé, Giacomo, Giovanni Pellegrino y Bianchinetta.

Bartolomé trabajó como cartógrafo en un taller en Lisboa y al igual que Cristóbal tuvo siempre vocación por el mar. Cristóbal también se dedicó a la venta de mapas y cartas siendo muy joven. Fue marinero desde los 15 años y con mando en barco desde los 20 o 22 años. En uno de sus escritos, Colón afirma haber salido al mar a la edad de 10 años. En 1470, la familia se mudó a Savona, donde su padre se hizo cargo de una taberna.

Entre 1470 y 1476 recorrió todas las rutas comerciales importantes del Mediterráneo, desde Quíos, en el Egeo, hasta la península Ibérica, al servicio de las más importantes firmas genovesas. Participó en el enfrentamiento entre Renato de Anjou y el rey de Aragón, Juan II, por la sucesión a la Corona de Nápoles. En 1474, con 23 años, fue contratado como marinero en un barco con destino a la isla de Khíos en el mar Egeo. Tras pasar un año en la isla, regresó a Italia financieramente independiente. Parece ser que llegó a las costas del sur de Portugal (Lagos), cerca de Sagres, tras un combate naval acaecido cerca del cabo de San Vicente, el 13 de agosto de 1476. Incendiado su barco, salvó su vida agarrándose a un remo y nadando hasta la costa. Residió en Portugal casi diez años. De los portugueses aprendió a conocer el océano y a frecuentar las rutas comerciales que iban desde Islandia a Madeira. En el año 1477 viajó hasta Inglaterra e Islandia, y en 1478 viaja de Lisboa a el archipiélago de Madeira con cargamentos de azúcar.

Image result for felipa perestrello e moniz
Felipa Perestrello e Monis, esposa de Colón

Parece ser que contrajo matrimonio en 1479 con Felipa Perestrello e Monis, hija de una rica familia portuguesa. De este matrimonio, nació hacia 1482 en la isla de Porto Santo, del archipiélago de Madeira, su sucesor Diego Colón. Su esposa murió de tuberculosis solo seis años después de casarse. En 1487 tomó como amante en España a Beatriz Enríquez de Arana, de 20 años de edad y con la que tuvo a su hijo Hernando Colón, el 15 de agosto 1488.

Related image
Diego Colón junto a su padre Cristobal Colón

Hacia 1483 o 1484 defendió su proyecto de circunnavegación ante los portugueses, que lo rechazaron. A finales de 1484 o principios de 1485 dejó Portugal secretamente y viaja a Castilla. Tras arribar con su hijo Diego a algún puerto del golfo de Cádiz, quizá Palos de la Frontera, visitó el monasterio franciscano de Santa María de La Rábida, en donde recibió ayuda material. El 20 de enero de 1486, los Reyes Católicos recibieron por primera vez a Colón en Alcalá de Henares (Madrid) y a continuación nombraron una junta de expertos para valorar el proyecto colombino. A pesar de que muchos no daban crédito a lo que prometía, nunca le faltaron protectores. Algunos de los más constantes fueron frailes con influencia ante los Reyes, como el incondicional, buen astrólogo y entendido en navegación, fray Antonio de Marchena. Otro religioso influyente, maestro del príncipe don Juan, y siempre favorable a Colón fue fray Diego de Deza. Un tercer religioso, decisivo en 1491 y 1492, fue el fraile de La Rábida, Juan Pérez. Además contó con el apoyo de algunos cortesanos distinguidos, como fue el caso de Luis de Santángel, Juan Cabrero o Gabriel Sánchez. Para hacer frente a sus necesidades, trabajó con sus manos pintando mapas de marear o portulanos y comerció con libros de estampa.

Slika:Christopher Columbus7.jpg
Cristobal Colón hincado frente a la Reina Isabel 

Los Reyes Católicos decidieron respaldar su plan. El 17 de abril de 1492 se firmaron las Capitulaciones de Santa Fe o documento-contrato, que estipulaba las condiciones en que Cristóbal Colón haría el viaje descubridor. El documento tiene dos partes, un preámbulo que dice así: “Vuestras Altezas dan e otorgan a don Cristóbal Colón en alguna satisfacción de la que ha descubierto en las Mares Océanas y del viaje que agora, con el ayuda de Dios ha de fazer por ellas en servicio de Vuestras Altezas, son las que se siguen”. Ese “ha descubierto” es, para los partidarios de la teoría del Predescubrimiento, la prueba documental decisiva, ya que Colón se atribuye, antes de 1492, descubrimientos en el océano que ahora transfiere a los Reyes Católicos, en virtud de lo cual estos le corresponden dándole una serie de privilegios, que forman la segunda parte del documento:
1º) El oficio de almirante de la Mar Océana, vitalicio y hereditario, en todo lo que descubra o gane, y según el modelo del almirante mayor de Castilla.

2º) Los oficios de virrey y gobernador en todo lo que él descubra o gane. No se habla de hereditariedad. Para cubrir los cargos en las Indias, puede proponer terna a los reyes para que estos escojan.

3º) La décima parte de todas las ganancias que se obtengan en su almirantazgo.

4º) Que todos los pleitos relacionados con las nuevas tierras los pueda resolver él o sus justicias. Este punto nunca se cumplió porque estaba condicionado a los precedentes castellanos.

5º) El derecho a participar con la octava parte de los gastos de cualquier armada, recibiendo a cambio la octava parte de los beneficios.

Image result for Domenico Colombo

Con este documento capital y otras mercedes, se dirigió a la villa de Palos a preparar la flota descubridora. Tres embarcaciones, Pinta, Niña y Santa María; un presupuesto de unos dos millones de maravedíes; y alrededor de 90 hombres, reclutados con la ayuda inestimable de los hermanos Martín Alonso y Vicente Yáñez Pinzón, formaron la flota descubridora más trascendental de la historia.

El 2 de agosto de 1492, Cristóbal Colón mandó embarcar a toda su gente, y al día siguiente, antes de salir el sol, dejaba el puerto de Palos. La primera escala fueron las Canarias, donde tuvieron que arreglar el timón de la Pinta. Llevó dos cuentas sobre las distancias recorridas: una secreta o verdadera (solo para él), y otra pública o falsa, en la que contaría de menos. El día 13 de septiembre, descubrió la declinación magnética de la tierra; y el 16 llegaron al mar de los Sargazos. A partir del 1 de octubre se da cuenta de que algo falla. El 6, ya han sobrepasado las 800 leguas y no hay indicios de tierra. Durante la noche del 6 al 7 de octubre, se produjo el primer motín entre los marineros de la Santa María. Los hermanos Pinzón apoyaron a Colón y lo sofocaron. Sin embargo, en la noche del 9 al 10 de octubre el malestar se extendió a todos, incluidos los propios Pinzón. Acordaron navegar tres días más y al cabo de ese tiempo si no encontraban tierra regresarían. No hizo falta: en la noche del 11 al 12 de octubre el marinero Rodrigo de Triana lanzó el grito de: “¡tierra!”. Al día siguiente desembarcaron en la isla de Guanahaní (que ellos bautizaron como San Salvador), actual isla de Watling, en el archipiélago de las Bahamas, y tomaron posesión de la nueva tierra en nombre de los Reyes Católicos. El 28 de octubre, arribaron a Cuba, y el 21 de noviembre se apartó de la flota Martín Alonso Pinzón. El 6 de diciembre llegaron a la isla de La Española; y el 24 encalló la Santa María, con cuyos restos y la ayuda del cacique de la zona, Guacanagarí, construyeron el fuerte de la Navidad. Tras dejar a 39 españoles ahí, siguieron la costa, encontraron a Martín Alonso Pinzón (6 de enero), y navegaron hasta la costa de Samaná. Desde esta zona, el 16 de enero de 1493, el almirante dio la orden de regresar a España. El viaje fue tranquilo hasta llegar a las Azores, donde sobrevino una fuerte tormenta (12-15 de febrero) que forzó a la Pinta a separarse del almirante y arribar a Bayona (Pontevedra). Otra tempestad, cerca de Lisboa (4 de marzo) obligó al descubridor a desembarcar en Portugal. El 15 de marzo, don Cristóbal, al mando de la Niña, entraba triunfal en Palos. Martín Alonso lo hacía con la carabela Pinta pocas horas después. Llegaba muy enfermo, y a los pocos días murió.

Tras el éxito descubridor, Cristóbal informó a los Reyes, que estaban en Barcelona, se dirigió a su encuentro y fue recibido por ellos con todos los honores. El 25 de septiembre de 1493, el almirante zarpó de Cádiz al mando de 17 navíos y unos 1.200 hombres, portando las primeras simientes y ganados. Al salir de las Canarias, Colón puso rumbo más al sur que en el primer viaje para llegar al paraje que denominó la entrada de las Indias, en las pequeñas Antillas. Después de descubrir la isla de Puerto Rico, llegó hasta el fuerte de la Navidad y comprobó que había sido destruido y los españoles estaban muertos. Fundó la primera ciudad de América, la Isabela. Recorrió la costa sur de Cuba, llegó a Jamaica, y a finales de 1494 descubría América del Sur (Cumaná), aunque lo ocultó hasta el tercer viaje. El 11 de junio de 1496 arribó a Cádiz vestido con un sayal de fraile franciscano.

Image result for barcos de colon
Réplicas de la Santa María, la Niña y la Pinta creadas para la Feria Mundial de Chicago, Illinois, EE.UU., 1893.

Costó mucho organizar la tercera flota colombina. Las Indias ya no atraían tanto y faltaban tripulantes. Ocho navíos y 226 tripulantes componían la flota, que dejó Sanlúcar de Barrameda entre febrero y el 30 de mayo de 1498. Desde Canarias, siguió a Cabo Verde y una latitud más al sur que las anteriores navegaciones, lo que le hizo sufrir una zona de calmas. Descubrió la isla de Trinidad. Camino de La Española divisó la isla Margarita, donde se pescaban las perlas, para llegar el 20 de agosto a la nueva capital de las Indias, Santo Domingo. La mayoría de los españoles, encabezados por Francisco Roldán, se había rebelado contra la autoridad de los Colón. La llegada del virrey no resolvió el problema. Las quejas contra la familia Colón, agravadas con algún que otro proceder dudoso del Almirante, como ocultar el criadero de perlas de Margarita y Cubagua, llegaron a la corte y los reyes decidieron destituirlo.

El 23 de agosto de 1500, Francisco de Bobadilla entraba en el puerto de Santo Domingo para sustituir al virrey y gobernador. Hubo cierta resistencia por parte de los Colón, lo que explica algo la dureza de Bobadilla. A primeros de octubre de 1500, Cristóbal, Bartolomé y Diego Colón regresaban a España cargados de cadenas acusado de protagonizar una despótica gestión en la colonia de Haití. Los monarcas no lo repusieron en sus oficios perdidos. Prometieron que lo harían, mientras le encargaban el cuarto viaje.

Con cuatro navíos y 150 hombres partió de Cádiz el 11 de mayo de 1502. El objetivo era encontrar un paso que permitiera llegar a la Especiería ya que Colón seguía creyendo que la zona antillana era la antesala de Asia. Para atravesar el Océano, siguió una ruta parecida al segundo viaje. Llevaba orden de no detenerse en Santo Domingo. Atravesó el Caribe hasta el cabo de Honduras; siguió hasta el de Gracias a Dios y recorrió la costa de Panamá. No encontró ni paso, ni oro, ni especias, sufrió la pérdida de dos barcos. El 1 de mayo de 1503 ponía rumbo a La Española, pero se vio obligado a recalar en Jamaica, en la bahía de Santa Ana, donde tuvo que encallar los dos barcos y esperar. La hazaña de Diego Méndez y Bartolomé Fiesco logrando llegar en dos canoas desde Jamaica a La Española logró salvarlos. El 28 de junio de 1504, dejaban Jamaica y el 12 de septiembre, en dos navíos, se dirigían a España. Después de arribar a Sanlúcar de Barrameda el 7 de noviembre de 1504, fracasado y enfermo, siguió hasta la corte y reclamó infructuosamente sus derechos. En sus últimos años se convirtió en extremadamente religioso.

Cristóbal Colón murió a causa del síndrome de Reiter (también conocido como artritis reactiva) el 20 de mayo de 1506 en Valladolid. Sus últimas palabras de fueron: “En tus manos, Señor, encomiendo mi espíritu”.

Referencias:

  • Biografías varias

La Independencia de Costa Rica

Image result for acta de la independencia de costa rica

Durante el período colonial Costa Rica era una provincia de la Capitanía General de Guatemala, que a su vez dependía del Virreinato de la Nueva España (México). Y éste, a su vez pertenecía al Imperio Español. Por eso no se puede analizar la independencia de Costa Rica, en forma separada de la independencia de Centroamérica.

Ésta estuvo motivada por una serie de factores internos y externos, como por ejemplo: nombramientos de españoles en todos los cargos políticos y lo relacionado con la recolección de impuestos; las colonias eran obligadas a importar todos los productos manufacturados de España; la expulsión de los jesuitas de las colonias americanas, entre otros.

Asimismo, la Revolución Francesa (1789), la Revolución Americana (1776) y las ideas de la ilustración en Europa, sirvieron como detonante para la emancipación de las colonias de España. Si a esto se suman las invasiones de Napoleón Bonaparte a España entre 1808-1814, que provocaron que las colonias americanas juzgaran que no tenían que obedecerle a un gobernador francés; veremos que se dio el caldo de cultivo necesario para que las ideas de la independencia germinaran con fuerza en algunos sectores influyentes de la sociedad colonial.

Además, hay que tomar en cuenta que para 1821 ya los países de América del Sur se habían emancipado de España, igual que México y Chiapas.

Todo esto hizo que el 15 de setiembre de ese mismo año, se reunieran en el Palacio de Gobierno de la Capitanía General de Guatemala representantes de los poderes públicos, civiles, eclesiásticos y militares para discutir la posibilidad de la independencia.

Después de muchas discusiones y de la presión del pueblo -que se había reunido para apoyar la causa independentista, bajo el liderazgo de doña Dolores Bedoya de Molina– se acordó firmar la declaratoria de Independencia de España y se encargó a José Cecilio del Valle redactar este acuerdo.

 

El Acta de Independencia fue enviada posteriormente a todas las provincias de la Capitanía General; llegando a Cartago el 13 de octubre de 1821. La noticia de independencia produjo mucha confusión entre los habitantes de Cartago, San José y Heredia, pues el acontecimiento los había tomado por sorpresa. El entonces gobernador de Cartago, don Juan Manuel de Cañas, al conocer la noticia se reunió con las autoridades de esa ciudad para tomar una decisión al respecto.

Las reuniones se prolongaron sin llegar a ningún acuerdo, por lo que resolvieron formar una Junta Provisional del Gobierno integrada por los legados nombrados por los ayuntamientos de los pueblos. En consecuencia, el 29 de octubre de 1821 se celebró un cabildo abierto en Cartago y se redactó el acta que proclama la Independencia de Costa Rica del Gobierno español.

En este documento se acordó la independencia absoluta del Gobierno español; pero al mismo tiempo se aprobó que se observaran la Constitución y leyes que promulgara el Imperio mexicano; en el “firme concepto de que en la adopción de este plan consiste la felicidad y verdaderos intereses de esta provincia”.

Sin embargo, el juramento de fidelidad a Iturbide, emperador mexicano, fue aplazado con diversos pretextos y al final nunca llegó a realizarse. Toda Centroamérica estaba dividida en torno a este asunto; inclusive en el mismo imperio mexicano se desarrolló una guerra civil por el mismo motivo (enfrentamientos entre imperialistas y republicanos).

ActadeCartago.JPG
Acta de Independencia del 29 de octubre de 1821

Costa Rica no fue la excepción. En 1823 se produjo una guerra civil que enfrentó a cartagos y heredianos contra josefinos y alajuelenses en torno al tema de la anexión a México. El 29 de marzo, los imperialistas de Cartago tomaron el cuartel y desconocieron al gobierno de la provincia. El 5 de abril se produjo en el alto de Ochomogo un enfrentamiento con las tropas de San José. La derrota de los partidarios de la anexión fue total. Lo absurdo de esta guerra fue que al poco tiempo se supo que Iturbide había sido obligado a renunciar como emperador desde el 19 de marzo. El Imperio ya no existía y se volvió a plantear la cuestión de si la provincia se uniría o no a un estado más grande.

Image result for acta de la independencia de costa rica

Como se puede ver, la Independencia no fue un suceso del todo claro, sino que fue un proceso que llevó meses y hasta años, pues pasada la Independencia y después de una serie de hechos militares y políticos; incluyendo la guerra de Ochomogo y el paso por la Federación Centroamericana; no será hasta el 31 de agosto de 1848 con la creación de la República de Costa Rica, que este pueblo obtuvo la libre autodeterminación para regirse y gobernarse a sí mismo; por medio de sus gobernantes, quienes proveerán el marco jurídico y constitucional que irá marcando la joven nación.

Image result for acta de la independencia de costa rica
Curiosamente nuestro país no supo de este acontecimiento tan relevante, hasta un mes después, debido a que en esos días, …

Suscriptores del Acta

Estos firmantes de Acta del 29 de octubre de 1821 fueron: el jefe político subalterno de Costa Rica Juan Manuel de Cañas-Trujillo y Sánchez de Madrid; los alcaldes constitucionales primero y segundo de Cartago, Santiago de Bonilla y Laya-Bolívar y José Mercedes de Peralta y López del Corral; los regidores Juan José de Bonilla y Herdocia, Nicolás Carazo y Alvarado, Pedro José Carazo y Alvarado, Narciso Esquivel y Salazar, Vicente Fábrega y Arroche, Salvador de Oreamuno y Muñoz de la Trinidad, Félix Oreamuno y Jiménez, José María de Peralta y La Vega, Francisco Javier Sáenz y Ulloa, Manuel de la Torre y Romero y José Antonio Echandi e Hidalgo; los procuradores síndicos de Cartago José Santos Lombardo y Alvarado y Joaquín de Oreamuno y Muñoz de la Trinidad, y el secretario del Ayuntamiento Joaquín Carazo y Alvarado.

Aunque no eran miembros del Ayuntamiento, también suscribieron el Acta el teniente de los Ministros de la Hacienda Pública Manuel García Escalante, el Vicario Eclesiástico Pedro José de Alvarado y Baeza, el cura párroco de Cartago José Joaquín de Alvarado y Alvarado, los legados o representantes de los Ayuntamientos de otras poblaciones de Costa Rica que se encontraban en esos momentos en Cartago: Rafael Francisco Osejo (por el Ayuntamiento de la villa de Ujarrás), Gregorio José Ramírez y Castro (por el Ayuntamiento de la villa de Alajuela), Juan de los Santos Madriz y Cervantes (por el Ayuntamiento de la ciudad de San José), Cipriano Pérez y Arias (por el Ayuntamiento de la villa de Heredia), Bernardo Rodríguez y Alfaro (por el Ayuntamiento del pueblo de Barva) y Miguel de Bonilla y Laya-Bolívar(por los Ayuntamientos del pueblo de Bagaces, la ciudad de Esparza y los pueblos indígenas), así como los señores Manuel María de Peralta y López del Corral y Tranquilino de Bonilla y Herdocia.

Referencias:

  • Pérez Brignoli, Héctor. Breve Historia Contemporánea de Costa Rica. México: Fondo de Cultura Económica, 1997.

El pan francés en Costa Rica

Image result for pan frances en costa rica

Aquí les dejo una simpática historia que me encontré rebuscando en periódicos. Espero que sea de vuestro agrado.

Siglo XIX. Corría la década de los 60. Bajó de un barco, en Puntarenas, un joven francés que llegaba por primera vez a América, creyendo –como casi todos los emigrantes que venían de Europa-  que aquí había trozos de oro en cualquier calle y que las monedas y billetes crecían en árboles.

Con  sus bolsillos escuálidos, llegó desde Marsella, tras un peligroso viaje de unos cinco meses, vía el Estrecho de Magallanes, al sur de América.

Ojos azules, cabello rubio y estatura media, el “franchute” no hablaba ni jota de español. Desilusionado de “La Perla del Pacífico”, optó por probar suerte en la ciudad de Alajuela.

Con unos 4.000 habitantes, la Alajuela de entonces lo adoptó y como era, y es, costumbre en ese pueblo, le pusieron un apodo. Como nadie podía decir su primer nombre, optaron por llamarlo por su apellido, Martin. Así se quedó “Don Martín”.

Pronto, el francés se dio cuenta de que en Alajuela nadie hacía pan blanco, popular y cotidiano en hogares franceses. Construyó entonces un gran horno ante la curiosidad de los vecinos. Y una mañana de tantas, a la salida de misa, aparecieron varios niños pregonando: ¡Vendo pan blancoooo…!  ¡Fresquito y tostaditooo! ¿Quién quiere pan calientito? ¡¡¡Pan…Pan….Pan!!!

Aquello impactó a los alajuelenses pues nunca habían escuchado a niños vendiendo en sus calles audazmente un nuevo producto.  Al principio, trataron de boicotearlo. Argumentaron que era mejor el pan de maíz que hacían las abuelas, que aquel con harina de trigo.

Pero, poco a poco, fueron comprando más y más pan blanco… y hasta el día de hoy.

Fue así también como los expertos  pone-sobrenombres le pusieron apellido a don Martín: lo bautizaron Blanco, blanco por el novedoso pan que hacía. Desde entonces, y hasta que entregó su alma al Creador, siguió llamándose oficialmente don Martín Blanco.

De esa singular manera brotó en Costa Rica el apellido Blanco.

Don Otilio desciende de aquel famoso panadero.
Don Otilio Ulate desciende de ese famoso panadero.

Y para preservar la especie y terminar de hornear el asunto, fue necesaria una deliciosa “costilla”: don Martín casó con una bella señorita de Alajuela. Ella era de origen vasco y su apellido, Olarte. Y como ese apellido también se le dificultaba a los alajuelenses, pronto se lo cambiaron por Ulate.

Entre sus descendientes destaca un nieto que tendrá  para siempre un sitio en la historia costarricense. Un hombre de extracción humilde, apodado “El Mono”, quien alcanzó, merced al pan blanco, la Presidencia de la República…

¡Otilio Ulate Blanco!

Referencias:

  • crhoy.com Noticias 24/7
  • Anuario del Cuento Costarricense 1967, Villegas, Xinia.