Ricardo Fernández Guardia, Biografía.

Resultado de imagen para ricardo Fernández guardia, fotografías
Ricardo Fernández Guardia

Ricardo Fernández Guardia (Alajuela, Costa Rica, 4 de enero de 1867 – San José, 25 de febrero de 1950) fue un escritor, político y diplomático costarricense.

Fue hijo de Isabel Guardia Gutiérrez y del historiador León Fernández Bonilla. No sólo dio continuidad a los estudios de su padre y al desarrollo de nuevas investigaciones y textos claves de la historia patria; sino también, por sus capacidades innatas de escritor, elevó la historia costarricense a una categoría superior donde se funde lo científico con lo literario, como es el caso de sus crónicas.

Cultivador y seguidor de lo mejor de la tradición literaria española y francesa, Fernández Guardia se identifica hoy con el nacimiento del realismo literario y del teatro costarricense, con una obra merecedora del puesto de primer autor clásico de Costa Rica.

A pesar de su vasta obra escrita y de haber incursionado simultáneamente en varios campos de la expresión escrita, su preocupación por la pureza del idioma y la estructuración lógica de la expresión de sus ideas conforman una unidad de estilo sin precedentes en letras costarricenses.

  • Fue Secretario de Relaciones Exteriores y carteras anexas de 1909 a 1910.
  • Escribió numerosas y documentadas obras históricas, entre ellas:
    • El Descubrimiento y la conquista.
    • Cartilla histórica de Costa Rica.
    • Crónicas coloniales.
    • Reseña histórica de Talamanca.
    • Morazán en Costa Rica.
    • La Independencia.
    • Cosas y gentes de antaño.
    • La Guerra de la Liga y la invasión de Quijano.
    • Espigando en el pasado.
    • Don Florencio del Castillo en las Cortes de Cádiz.
  • También fue autor de varias obras literarias, y del ensayo político El mensaje de 1916, en el que se criticaban las políticas del Presidente Alfredo González Flores.
  • Fue Secretario de la Legación de Costa Rica en Europa (1885-1889).
  • Encargado de Negocios ad interim en España (1886-1887).
  • Primer Secretario de la Legación en Europa (1897-1901).
  • Ministro en misión especial en Italia (1900).
  • Ministro en misión especial en Honduras (1904).
  • Agente confidencial de Costa Rica en los Estados Unidos (1917).
  • Ministro en misión especial en Panamá (1920) y en México (1921).
  • Cónsul General en España (1929-1930).
  • Ministro Plenipotenciario de Costa Rica en Guatemala (1944-1945).
  • Declarado Benemérito de la Patria por el Poder legislativo costarricense en 1944.

Su hijo Ricardo Fernández Peralta también se distinguió como historiador y genealogista.​

Obras
Hojarasca, 1894
Cuentos Ticos, 1901
Magdalena (novela)|Magdalena, 1902
Historia de Costa Rica. El descubrimiento y la Conquista, 1905
Cartilla Histórica de Costa Rica, 1905
El mensaje de 1916, 1916
Don Florencio del Castillo en las Cortes de Cádiz, 1918
Reseña histórica de Talamanca, 1918
La Miniatura, 1920
Crónicas Coloniales, 1921
La Independencia, 1928
La Guerra de la Liga y la Invasión de Quijano, 1934
Cosas y Gentes de Antaño, 1935
Morazán en Costa Rica, 1943
Espigando en el pasado, 1946

Referencias:

  • Sáenz Carbonell, Jorge, y otros (1986). Los Cancilleres de Costa Rica. Imprenta Nacional.
  • Academia Costarricense de Ciencias Genealógicas

La Cartilla Histórica de Costa Rica.

 

Ricardo Fernández Guardia.jpg
Ricardo Fernández Guardia

Ricardo Fernández Guardia muestra su peculiar y fino estilo de historiador en este libro. Desde los arboles de nuestra historia hasta el clima de la segunda Guerra Mundial en nuestro país, el autor interpreta, describe y analiza con el tono del gran escritor que fue en vida.

Presione el siguiente enlace:

Cartilla Histórica de Ricardo Fernandez

Referencias:

  • Fernández Guardia, Ricardo. Cartilla Histórica de C.R. Imprenta de Avelino Alsina.

Historia de Costa Rica, el descubrimiento y la conquista. (Libro)

historia de cr ricardo fernandez guardia

Prólogo

Es muy corriente todavía la opinión de que el descubrimiento y la conquista de América fue una serie de expoliaciones y de crímenes cometidos por aventureros soeces y malhechores sedientos de oro, que solo dejaron en pos de sí el recuerdo nefando de sus iniquidades. Tal es el cargo tremendo que ha venido pesando sobre España, la leyenda negra creada por los enemigos encarnizados de esta gran nación en la época de su hegemonía, a la cual contribuyeron algunos españoles movidos por un altruismo admirable, pero no siempre acompañado de justicia, y que exageraron aún más loe hispanoamericanos durante las luchas por la independencia y posteriormente a éstas. No es posible negar que en este cargo, en esta leyenda negra hay una parte de verdad; pero sostener que todo lo hecho por España en América fue malo, resulta tan absurdo como afirmar lo contrario. De todo hubo, y para pronunciar un fallo justiciero es preciso hacer antes el balance del bien y del mal. ¿Se ha hecho este balance con pleno conocimiento de causa? Sin temor de errar puede afirmarse que no. Hace apenas algunos años que se vienen aplicando al estudio de la obra de España en América los métodos modernos de investigación documental, crítica y análisis mediante los cuales se consigue llegar tan cerca como ea posible de la verdad histórica, y sin embargo ya se han rectificado muchos errores y desmentido no pocas falsedades. La revisión del proceso de la conducta de España en América está en curso. Ha sido emprendida no sólo por investigadores españoles, cuyo testimonio pudiera tacharse de parcial, sino también por extranjeros concienzudos que siguiendo el ejemplo del barón de Humboldt buscan la verdad en sus fuentes…

Ricardo Fernández Guardia.jpg
Don Ricardo Fernández Guardia.

historia de costa rica el descubrimiento y la conquista

Referencias:

Ricardo Fernández Guardia. Historia de Costa Rica, el Descubrimiento y la Conquista. Cuarta Edición, 1941.

Ah Cosas las de don Pepe!

cosas_pepe48

La primera mitad del presente siglo la ocupó sin duda don Ricardo, y la segunda, sin duda también, don Pepe. Fueron dueños y señores de la opinión pública, y tanto lo fueron, que al Licenciado Ricardo Jiménez Oreamuno, tres veces Presidente de la República, y a don José Figueres Ferrer, que por iguales períodos también ocupó la Primera Magistratura del país, el pueblo les conoce simplemente como don Ricardo y como don Pepe. Del primero son muchas las anécdotas que se cuentan, y tantas son que en rueda de amigos, se repite siempre la frase:
-«Como decía don Ricardo», sin recabar ningún contertulio la certeza de su afirmación. Del segundo también se refiere lo mismo. Es común en cualquier reunión informal escuchar a alguien emplear la misma frase: «como decía don Pepe», cuando, tal vez, ninguno de los dos ilustres exmandatarios, nada tuvieron que ver con la afirmación que en su nombre se hace.

Esta ha sido la tradición verbal. En el caso de don Ricardo, muchas de sus sentencias famosas han sido recogidas en varias publicaciones, pero en cuanto a don Pepe, hasta ahora se han limitado a las publicadas por algunos medios de comunicación. A lo anterior se debe que nos hayamos atrevido a emprender esta tarea, que posteriormente habrá de completarse con muchas otras publicaciones, ya que la figura de don José Figueres trasciende fronteras no alcanzadas jamás por ninguno de nuestros próceres.

El título por nosotros escogido para este trabajo responde también a una expresión popular. Cuando aquel inolvidable caudillo, «se salía con alguna de las suyas» (*), las gentes sencillas del pueblo, no obstante lo polémica que hubiese sido su actitud o manifestación pública que hubiese hecho, la justificaban con la siguiente expresión:
¡AH COSAS LAS DE DON PEPE!, con lo que le patentizaban -además- la enorme fe que le tenían.

Por todas estas razones don Ricardo y don Pepe nunca podrán morir, porque son esencia y reflejo de nuestro pueblo, de un pueblo que como al costarricense, nadie mejor que ellos, supieron comprender y amar.

Para seguir leyendo presione el siguiente enlace:

a cosas la de don pepe

 

Referencias:

  • A cosas las de Don Pepe. Cordero Croceri, José Rafael

La vida en San José a mediados del siglo XIX, Remembranzas de don Chico Rohrmoser.

Resultado de imagen para la vida en sj a mediados del siglo xix chico rohmoser
Francisco Rohrmoser von Chamier

Se transcribe aquí el artículo Recuerdos de los años 1854-1857, cuando el que escribe tenía 18 a 21 años, de don Francisco ( Chico ) Rohrmoser von Chamier (1836-1919), escrito a solicitud del historiador Cleto González Víquez. Es de gran valor histórico, ya que describe aspectos geográficos y humanos de la capital de Costa Rica durante la época en que se libró la Guerra Patria (1856-1857) contra el ejército filibustero de William Walker. Aunque escrito en 1913, no se publicaría sino hasta en 1940 en el diario La Tribuna. En la presente versión, mediante numerosas notas al pie de página, se hace una interpretación de varios aspectos geográficos e históricos.

Presione el siguiente enlace:

la vida en sj a mediados del siglo xix chico rohmoser

 

Referencias:

  • Revista Herencia Vol. 23 (2), 25-47, 2010 Recibido 27-07-2010 Aprobado 17-08-2010

El Álbum de Figueroa

La rebelión de Pablo Presbere según el Álbum de Figueroa.

 

El álbum de Figueroa es una colección de mapas, dibujos de viajes, planos, genealogías, apuntes de heráldica, recortes y anexos diversos del periodo colonial, escrito e ilustrado en el siglo XIX por José María Figueroa Oreamuno, dibujante, comerciante, explorador, historiador y cartógrafo de Costa Rica.

En sus páginas hay información escrita y gráfica sobre regiones de Costa Rica poco conocidas en aquella época, imágenes del período colonial, asuntos políticos y mapas del país. El documento constituye la primera historia y geografía ilustradas de Costa Rica.

José María Figueroa nació en Alajuela en 1820, pero vivió la mayor parte de su vida en Cartago, donde falleció en 1900. No se sabe cuándo exactamente empezó a elaborar el álbum, pero en lo esencial es de las décadas de 1860 y 1890.

Su labor se basó en la obra de historiadores como León Fernández y Manuel María de Peralta, y en una colección de documentos recogidos en Sevilla por su hermano Eusebio Figueroa.

Figueroa fue desterrado varias veces e incluso fue condenado a muerte. Francisco Morazán, Braulio Carrillo y Juan Rafael Mora Porras forman parte de la larga lista de contemporáneos contra los que Figueroa guardaba resentimientos y miraba con desconfianza. Durante la presidencia de Rafael Yglesias Castro y por su dirección, Figueroa se desempeñó como explorador, expedicionario, etnógrafo, geógrafo, cartógrafo, cronista, genealogista y dibujante.

Sus destierros decretados por órdenes superiores, lo llevaron a conocer el territorio nacional casi en su totalidad, recorriendo de sur a norte y del Caribe al Pacífico las montañas vírgenes y los ríos más inalcanzables de Costa Rica desde finales de los años 1830 y hasta inicios de la década de 1890.

En 1891 el álbum fue exhibido en París, y en 1896 apareció en la prensa costarricense. En 1900 fue expuesto en Barcelona en la feria internacional realizada a propósito del cuarto centenario del primer viaje de Cristóbal Colón.

Los dos tomos que integran este documento siguen un orden lógico o cronológico. El documento ha sido rescatado y restaurado por el Archivo Nacional y es objeto de una exposición en el archivo.

En el año 2009 la UNESCO lo declaró Patrimonio de la Humanidad. El Comité Regional para América Latina y el Caribe del Programa Memoria del Mundo de la Unesco (MOW-LAC) lo reconoció como Patrimonio Documental de la Humanidad.

Un verdadero tesoro para nuestra historia. Presione el siguiente enlace:

el album de figueroa

Cuentos de Mi Tía Panchita, Carmen Lyra

Image result for Cuentos de Mi tia panchita

LOS CUENTOS DE MI TIA PANCHITA, escritos por Carmen Lyra (María Isabel Carvajal), están considerados ya como clásicos dentro de la literatura infantil de Costa Rica y centroamericana. La gracia prodigiosa de que están animados, el sencillo y rico lenguaje poético que los adorna, y su proyección fabulosa desde las raíces mismas de la tradición e imaginería de los pueblos de Centroamérica, hacen de su lectura un permanente goce y regocijo estético, sólo posible por la mano diestra y madura de esta magnífica escritora costarricense, que supo encontrar con gran habilidad el hilo dorado de la fantasía que conduce al corazón de los niños. Primera edición, 1920 en Ediciones del Repertorio Americano; esta edición electrónica cuenta con las ilustraciones originales de Juan Manuel Sánchez.

Presione el siguiente enlace:

Cuentos de Mi Tía Panchita

 

Referencias:  

  • Carmen Lyra, Cuentos de Mi Tía Panchita.
  • Sitio de Lewis Carroll.