Fiestas Navideñas a la Tica…su historia

Las fiestas josefinas son parte integral del fin año en Costa Rica. Este tiempo sin tope, fiestas, tamales y muchas actividades más propias de la época es como que si se le quitara “sal y pimienta” a los festejos o se dejara a los costarricenses sin algo en sus costumbres.

Pero ¿se ha cuestionado por qué se dan? ¿De dónde viene la costumbre? ¿Hay algo dentro de todo esto que sea puramente nacional?

Según el historiador Vladimir de la Cruz, la herencia cultural es la que marca la procedencia de estas costumbres, como el portal, los toros, el tope, los “mantudos” (aquellas figuras altas y cabezonas que muchos llamaron payasos en los festejos) y hasta el “juego de gallos”.

Todo esto entre Navidad y el fin de año, esa época en que solo se piensa en celebrar, pues (para la tradición cristiana) se celebra el nacimiento de Jesucristo y, por supuesto, porque se debe despedir el año viejo y dar la bienvenida al año nuevo.

 LOS ORÍGENES

 “Desde que los colonizadores llegaron a América, sus tradiciones y sus costumbres poco a poco se fueron incorporando al quehacer de estas tierra y una de las épocas más esperadas era la Navidad…”, escribe la página de Facebook de “Costa Rica y su Historia”, como el detonante de todo lo que hoy se conoce como los Festejos Populares de San José.

Entonces, el grueso de las celebraciones se centraba en la Navidad y, poco a poco, se fue introduciendo a esas fiestas una prolongación que llegaría hasta el fin y principio de año. Esto le dio al nacional algo más que celebrar, algo más en qué distraerse, para olvidar lo dura que era la vida en la Costa Rica poscolonial, pues, contrario al nombre del país, era una tierra pobre. Así, para encontrar la riqueza, se debía trabajar prácticamente de sol a sol, para lograr el “cinco” que permitiría los pequeñísimos lujos que se quisieran dar.

Estas celebraciones, según el historiador Vladimir de la Cruz, se establecieron como herencia de los colonizadores españoles.

“Son tradiciones culturales que se han fomentado en Costa Rica desde hace muchos años, hay fotografías que muestran actividades festivas alrededor del parque Morazán fundamentalmente, ahí se concentraban estas. La población del país era pequeña y en ese sentido se debe entender que tampoco eran actividades masivas como lo son hoy”, dice.

Esas fotografías que datan del amanecer del siglo XX, dan pistas de desde hace cuanto tiempo se practican estas costumbres.

Esas fiestas en el Morazán, las cuales contaban con “corridas a la tica”, comidas, chinamos de distintas índoles, luego pasaron a Plaza González Víquez y terminaron donde hoy se encuentran: en la explanada de Zapote.

“En el Morazán, había corridas, otras prácticas de juegos, chinamos, comidas, etcétera. Después, se hizo una plaza de toros por el actual Hospital de Niños, que se llamó la Plaza Solera; esta era casi permanente. Luego se pasó a Plaza Víquez y después a Zapote”, comenta De la Cruz.

Esas fiestas, además, tienen su origen en los turnos de los pueblos.

“Los turnos fueron primero, porque eran más de la localidad, las Fiestas Populares fueron apareciendo conforme fue creciendo la población. Los turnos eran más propios de las comunidades pequeñas y siguen siéndolo”, añadió el historiador.

Esos turnos llegan a aparecer por influencia de las iglesias, pues los utilizaban para las celebraciones de santos y patronos de cada una de las localidades donde se efectuaban.

El nombre “Turno” proviene de la decisión que se tomó para regularizar ese festejo y que no se dieran dos o más a la vez, pues cada parroquia tenía su turno para realizarlo.

 TOPES, COMIDAS Y GALLOS

 “Las actividades de toros y topes vienen por tradición española. Los topes eran normal que se hicieran, pues la sociedad era agrícola-ganadera fundamentalmente, hasta 1960 predominaba esta actividad en todo el país”, manifiesta Vladimir de la Cruz.

Resultado de imagen para tope en costa rica

Resultado de imagen para comidas navideñas en costa rica

El historiador comenta el porqué de este tipo de actividades, además de celebrar la época y tener un día especial para la sociedad costarricense: “Entonces era costumbre hacer una serie de actividades que estaban muy vinculadas al caballaje, la ganadería. Los topes se daban por motivo de encuentro, de ir a encontrar cosas, de encontrarse a la gente exhibiendo sus caballos, mientras se aprovechaba para hacer algunas actividades de tipo popular objetivas, alrededor de esa movilización que terminaba en ‘Turnos’, con comidas típicas y juegos.

Resultado de imagen para comidas navideñas en costa rica

Mucho de esto no solo se hacía para la Navidad y Año Nuevo, sino para las festividades de los santos de las comunidades, o las fiestas populares propiamente dichas”, señala.

 EL CARNAVAL

 El Carnaval, que este año fue suspendido porque el Ministerio de Seguridad Pública no pudo garantizar la seguridad de los asistentes, es la única festividad que no es herencia colonial o española, pues, según Vladimir de la Cruz, este es una aproximación a los carnavales en otros países, en los cuales se celebraban las cosechas.

“El carnaval para nosotros es algo más moderno, pues en algunos países tiene una tradición histórica, porque es también un período de fiestas que se hace generalmente para la celebración de las cosechas y ese tipo de cosas”, comenta.

Según el historiador, en Costa Rica la tradición carnavalesca no proviene de las cosechas, sino que se incorporó como uso cultural.

“Era cuando la gente se desbordaba en lo que se llama carnaval. En Costa Rica, no viene por la tradición de las cosechas, sino como prácticas de uso cultural, casi impuestas, porque se celebra en otros países. Muchos de estos carnavales tienen asociación con la producción, por eso, se llevan a cabo, en su mayoría, a finales de febrero en otras naciones”.

Estas son las tradiciones que dejan los Festejos Populares de San José, los cuales, como se señaló, arrancan con la celebración de la Navidad y concluyen con el advenimiento del Nuevo Año. Además, no restan importancia a la máxima fiesta del cristianismo: el nacimiento de Jesucristo.

 EL PASITO

 Por eso, la tradición del portal, pasito, pesebre o nacimiento no puede quedar por fuera, pues, como dice Vladimir de la Cruz, en su época “hasta concursos del pasito más bello se hacían”.

Resultado de imagen para el pasito en costa rica

Así, el historiador (q.d.D.g) Luis Ferrero, en su libro, “La Navidad en Costa Rica” (EUNED, 2003), dice: “La preparación del pasito costarricense ha sido una actividad familiar, donde cada pieza es ordenada para la contemplación. El portal debe cargarse de aromas y colores, los frutos y las flores son colocados frecuentemente al pie del nacimiento. También, se acostumbraba sembrar en latas o frascos de vidrio granos de maíz, linaza, alpiste, frijoles y otras semillas que simbolizaban las fuerzas genésicas de la naturaleza” (pág. 16). Así, los pasitos de los costarricenses en nada se asemejan a los paisajes de las tierras áridas donde nació Jesucristo.

Valga acá hacer mención del que se construía todos los años en Calles 12 y 14, hoy el Paso de la Vaca. Comenta Vladimir de la Cruz que ahí se hacia uno portal de figuras grandes, entre las cuales se colocaba una vaca, de ahí el nombre con que se conoce ese sitio.

Después, vino la contradicción navideña. Esta se evidencia con la copia del árbol, la adopción de Santa Claus y el paso a segundo plano de El Niño Dios. Además, se da la aparición de “simil-nieve” en las casas, cuando todos saben cómo eran los parajes en Jerusalén, si relación alguna con esas costumbres.

Referencias:

La Prensa Libre, Jorge Sancho, Diciembre 2017.

Corridas de toros en Costa Rica…sus orígenes

Resultado de imagen para fotos antiguas de corridas de toros en costa rica

Siempre buscando aprender algo nuevo y por estas épocas de Navidad y fin de año, pensamos cómo se originó este asunto de los toros a la tica, las corridas de toros en diferentes provincias, etc. Es por eso que me encontré este artículo que nos lleva a las corridas de toros de antaño…

ORÍGENES

Es innegable el legado cultural dejado por la Corona Española en muchas costumbres y tradiciones de la Costa Rica actual. Tal es el caso de las corridas de toros que se realizaron en la provincia de Costa Rica, a partir del siglo XVII, y en conmemoración con el advenimiento de un nuevo Rey y/o el nacimiento de Infantes nobles.

Cuando el Rey Luis I –Príncipe de Austria– asumió el trono de la Corona Española, por la renuncia de Felipe V, al efecto se emitió una Real Cédula para todas las Provincias del Reino dirigida al Gobernador y Capitán General de cada Provincia y éste la expandía hacia el Sargento Mayor, Tenientes de Gobernador, Jueces de Campo, Cabildos y Escribanos. Seguir leyendo “Corridas de toros en Costa Rica…sus orígenes”

Antiguo Banco Anglo Costarricense

Resultado de imagen para Antigua Cámara de comercio o banco anglo, san jose, costa rica
En primera instancia fue el Banco Anglo, luego pasó a ser la Cámara de Comercio y hoy día es el Centro de Investigación y Conservación
de Patrimonio Cultural del Ministerio de Cultura (Este fue el segundo local que ocupara el Banco Anglo)
Inicios:

Imagen relacionada

 

Siendo uno de los bancos más antiguos del país, se fundó en el año 1963 por los ingleses Allan Wallis y Eduardo Allpress y el costarricense Mariano Montealegre Fernández, como producto del desarrollo agroexportador que impulsó el cultivo del café, unas décadas antes. Se creó bajo el modelo del Banco de Inglaterra cuyo funcionamiento fue estudiado por los inversionistas costarricenses y por mucho tiempo fue el más exitoso del país. 1

Se le nacionaliza en 1949 junto a toda la banca bajo el gobierno de José Figueres Ferrer y pasa a convertirse en un banco estatal.

En febrero de 1987, el banco introdujo la primera tarjeta para cajeros automáticos del país.2

Debido a malos manejos de fondos y corrupción política de la Junta Directiva durante el gobierno de José María Figueres Olsen, el banco fue cerrado oficialmente por acuerdo del Consejo de Gobierno durante la administración de José María Figueres Olsen, lo que se anunció en cadena nacional por el presidente Figueres, siendo la primera vez en la historia que un banco estatal quebraba. Miles de trabajadores bancarios quedaron sin empleo.

Seguir leyendo “Antiguo Banco Anglo Costarricense”

Edificio C.R. Expeditions

Imagen relacionada
Fotografía de Skyscraper City

 

Resultado de imagen para edificio costa rica expeditions en san jose
Fotografía de C.R. Expeditions
Ubicado en Calle Central y 2, Ave. 3, Distrito Merced se encuentra este bello edificio con su fachada Este mirando hacia la plazoleta esquinera y su fachada Norte viendo a la avenida 3ª. Creado entre 1918 y 1919 esta obra  ostenta la declaratoria de patrimonio arquitectónico desde 1999.
Este prisma rectangular, de ornamentación ecléctica, luce motivos vegetales de delicado barroquismo y un ático balaustrado que corona el entablamento y la cornisa. Emblema de mestizaje formal y constructivo, combina mampostería, técnica de bahareque y aplicaciones a base de morteros de cemento. En el interior, esta antigua vivienda destaca por su señorío, así como por el artesanal tratamiento de la madera,en cielos, detalles y pisos.
Referencias:
  • Guía de Arquitectura y Paisaje
  • Fotografías de Skyscraper City y C.R. Expeditions.

Lesmes Jiménez Bonnefil, Arquitecto y Militar.

Lesmes

Hijo de Alejo Jiménez y Elisa Bonnefil, Lesmes Jiménez Bonnefil nació en San José el 27 de julio de 1860. Dueños de una gran fortuna, sus padres le brindaron –como a todos sus hermanos– una refinada educación.

Adolescente apenas, fue enviado a Burdeos donde su abuelo Juan Jacobo Bonnefil, para que aprendiera la lengua francesa. Luego se inscribió en la Universidad Católica de Lovaina, en Bélgica, bajo la tutoría del Cardenal Mercier; para graduarse en marzo de 1882, como ingeniero en construcciones civiles y mecánicas.

Seguir leyendo “Lesmes Jiménez Bonnefil, Arquitecto y Militar.”

Plaza Juan Rafael Mora Porras

Plaza Juan Rafael Mora, foto de Alejandro A. Taborda
Fotografía de Maritza Cartín

 

Paralelo a calle 2, entre las avenidas 1 y 3, un rectángulo de 25 x 85 m configura una plazoleta que desde los albores de siglo XX amplia el espacio urbano y crea variados puntos de vista para observar las virtudes estilísticas del edificio central de Correos. Paralelamente, la plazoleta es delimitada por el edificio clásico del Club Unión, cuya construcción actual fue realizada en 1988. Originalmente, la plazoleta, de un diseño geométrico simple, carecía de arborización y contaba únicamente como equipamiento con dos columnillas para faroles.

En 1929, el arquitecto Teodorico Quirós diseñó un pedestal en el que el escultor italiano P. Piraino rindió homenaje al gran prócer de la campaña nacional de 1956, el ex presidente de la República Juan Rafael Mora Porras. La composición escultórica es un clásico referente de la primera generación de la estatuaria académica de Costa Rica. En los costados norte y sur del pedestal, Piraino evoca en magníficos relieves la valiente campaña de 1856 y la vocación de labranza nacional. Al oeste y al este, juveniles imágenes simbolizan la libertad y la ciencia. En conjunto, esas alegorías sustentan la imagen del benemérito personaje nacional.

 

Edificio Herdocia  (Fotografía a la izquierda de Panoramio y derecha La Nación)

En la esquina noroeste, diagonal a la plaza, cierra la perspectiva urbana otro proyecto del arquitecto Luis Llach: el edificio Herdocia. Esta obra tardía del arquitecto español se destaca como un volumen de cuatro niveles. Espacios de uso comercial, a nivel de la calle, se combinan con oficinas y servicios en los superiores. El segundo y el tercer nivel identifican con mayor claridad la composición del volumen, el cual está modulado con capiteles y prominentes pilastras de bases geométricas. Este proyecto recurre a instrumentos de un lenguaje más abstracto que académico. Los cuerpos laterales se articulan por medio de un volumen esquinero en ochava. Y en el último nivel, este enlaza dos alas de balcones coronados con livianas pérgolas. El edificio Herdocia, legado del protorracionalismo, fue declarado Patrimonio Histórico-Arquitectónico en el año 2000.

Hacia el centro de la Plaza se levanta la estatua del Presidente Juanito Mora, obra del italiano Pietro Piraino. (Fotografía de Maritza Cartín)

Placa en Pared del Edif. Correos CR
En la pared del Edificio de Correos posa está placa (Fotografía de Maritza Cartín)
Referencias:
  • C.R. Guía de Arquitectura y Paisaje.

Jaime “Chame” Carranza Aguilar, Arquitecto.

image022

Jaime Carranza Aguilar nació en 1875 en San José. Hijo de una familia de políticos y cafetaleros, relacionados de antaño con la colonia alemana. Por esa razón partió desde muy joven a Alemania a estudiar en la Universidad de Heidelberg y pasó luego al Instituto Tecnológico de Hamburgo para especializarse como Ingeniero Arquitecto.

De regreso a Costa Rica, trajo consigo sólidos conocimientos en diseño y construcción de edificios y una amplia biblioteca de obras técnicas. No obstante, en 1897, estableció junto a Oscar Rohrmoser una finca de café en Turrialba donde partició en la creación del cantón. Fue su primer presidente municipal en 1903 y el encargado de comprar los terrenos donde hoy está esa ciudad.

Su posición de cafetalero y sus estrechas relaciones con la colonia como anotara Marta Castegnaro, “a él se deben muchas de las edificaciones institucionales, eclesiásticas y habitacionales de valor artístico y cultural de nuestra capital, especialmente aquellas que por la belleza de su estilo, sobrio y elegante, por la solidez de su construcción y la perfecta armonía de sus líneas para con el medio en que fueron levantadas, hicieron al San José de la primera mitad de este siglo, una ciudad progresista, dinámica y muy agradable.”

Obra comercial e institucional:  En este contexto, también fueron varias las firmas comerciales que recurrieron al arquitecto para materializar sus elegantes edificios.

  • Fue el caso de la célebre Nueva Botica de San José en la esquina de Avenida Central y calle 5, más conocida por el nombre de su fundador, el doctor Mariano Jiménez.
  • La Ferretería Macaya, su dueño Miguel Macaya, construyó el edificio ecléctico con elementos Art Nouveau (aún en pie en la Calle Central, entre avenidas central y primera (1908).
  • Mientras que el neoclásico de la Librería Lehmann (1914) en Avenida Central entre Calles 1 y 3, lo edificó en ladrillo con estructura metálica.
  • Un año antes había concluido el edificio al frente de la Lehmann, el antiguo Banco Anglo, construido en ladrillo con zócalos de granito y de arquitectura neoclásica. A diferencia de la Librería Lehmann, es más bien de influencia florentina, evidente en su profusión de arcos.
  • Se trasladó el Asilo de Leprosos a la finca las Mercedes en Tirrases en el año 1908, Carranza diseñó un conjunto de edificios donde combinó lo neoclásico con lo victoriano, en edificios de dos pisos rodeados de jardines y terrenos despejados.
  • En ese mismo año, 1908, al extremo noreste de la ciudad concluye la ecléctica y señorial Estación del Ferrocarril al Atlántico.
  • Hizo varios trabajos en el Asilo Chapuí, donde dirigía el Ingeniero Rodolfo Bertoglio. Dentro de esos trabajos, construyó la casa del Director y un edificio de pensión e internamiento, luego denominado Pabellón Bansen.
  • Para el mes de abril de 1910, dándose el terremoto de Cartago, casí de inmediato, se nombró una Junta Nacional de Socorro, en cuya Comisión Consultora y de Dirección se nombró al Arquitecto Carranza, para estudiar y reparar los edificios públicos y privados dañados.
  • Poco antes del terremoto de Cartago, la Fundación Carnegie le encarga a Carranza la obra de la sede de la Corte de Justicia Centroamericana en Cartago, inmueble neoclásico y de concreto armado, ubicado donde hoy está el Colegio San Luis Gonzaga, el cual estaba a punto de concluirse cuando el terremoto lo destruyó por completo.

Obra Residencial del Ing. Carranza:  En San josé, no obstante, seguían sintiéndose los efectos de la prosperidad económica y la renovación arquitectónica dichas y que la tragedia más bien acentuó. Así en la sociedad con el suizo Adolfo Boletti Fait se anunciaba en 1912 como “Carranza y Boletti constructores de casas, desde las más humildes hasta lujosos chalets, construidas en cemento armado, hierro, tela metálica o madera.” La empresa de diseño y construcción contaba con su propio depósito de maderas y otros materiales.

  • Entre muchas otras, el arquitecto realizó por entonces residencias como las de la Familia Niehaus (La California, entre calles 27 y 33).
  • La de Federico Sauter (La California, entre calles 25 y 27).
  • La casa de Cipriano Herrero del Peral (Barrio Amón, calle 3 y Avenida 11), hoy Hotel Britania).
  • La casa de Elena Rohrmoser (Ave. 1 entre calles 3 y 5, desaparecida).
  • La de Oscar Rohrmoser (donde está el Edificio Numar).
  • En lo que fue el Paseo Colón, diseñó y construyó también varias casas -desaparecidas-, como las de Julia de Núñez, la de Alberto Pinto, la de Teodoro Prestinary y la más célebre de todas, la llamada Casa de los Leones de Eduardo J. Pinto.
  • En 1912, en bahareque francés, como casi todas las anteriores, construyó la casa de la Familia Trejos Donaldson; que hoy alberga al Museo Dr. Rafael Angel Calderón Guardia en Barrio Escalante.

Según el Arquitecto Juan Bernal Ponce, en esas residencias “Carranza elabora un estilo de gran solvencia en el manejo de las plantas articuladas por corredores con aposentos simétricos interconectados y patios centrales, es sobrio en la decoración, pero es capaz de desatar un discurso ornamental barroco cuando viene el caso.

Carranza y Boletti copia

Carranza con sus diseños llena el gusto de la nueva burguesía que deseaba tener un hábitat confortable que diera cuenta de su poder económico. Mientras que su propia casa, que aún existe, está ubicada en la esquina de Avenida 3 y Calle 25, hacia el costado sureste de la Antigua Aduana Principal.

También importó de Bélgica casas metálicas prefabricadas que por la poca acogida entre el público tuvo que vender a bajo precio.

La Casa Carranza copia

Comerciante además, abrió la tienda de departamentos “la Casa” ubicada al costado sur de la Botica Nueva, en Calle 5 y cuya parte trasera daba al pasaje colindante con el Teatro Nacional. Alli instaló su estudio de Arquitectura, desde donde cultivó ese eclecticismo suyo, tan característico como criollo, capaz de trascender los modelos importados para adaptarse a nuestro clima y a nuestro ser.

Así, habiendo marcado fuertemente con su impronta estética el perfil josefino, en 1930 fallece en San José, dejando tras de sí una herencia construida que hoy es patrimonio histórico-arquitectónico del país.

Referencias:

  • Revista Su Casa, Edición 58
  • Fotografías de Manuel Gómez Miralles. Internet.
  • Blog de Andrés Fernández, Arquitecto. http://andferblog.blogspot.com