Casa Granja Dávila, Carrilo, Sardinal, Guanacaste, 1901-1950.

Ubicada en Nuevo Colón de Sardinal, Carrillo, Guanacaste.

La “Casa Granja Dávila” se ubicaen el distrito 3 Sardinal, del cantón 5 Carrillo, provincia de Guanacaste, posee una antigüedad significativa ya que fue construida en 1930 y presenta una arquitectura vernácula.

Esta vivienda presenta una técnica constructiva, siguiendo características vernáculas y un estilo rural, convirtiéndose en una particularidad muy propia de la vivienda guanacasteca, por lo que posee un alto valor histórico.

La vivienda tiene un alto valor arquitectónico pues está construida en madera de cedro y pochote, representativa de la arquitectura guanacasteca.

La casa tiene una superficie de construcción de 85 metros cuadrados dentro de una finca de tres hectáreas. Comprende un corredor externo, dos dormitorios, un servicio sanitario, cocina y salada. Está construida en madera de cedro y pochote. Levantada sobare bases, también de madera, un recurso constructivo utilizado para lograr mejor ventilación. El techo es de teja y originalmente los pisos fueron de tierra y madera.

Ha sido preservado desde 1930, ya que no ha sido intervenido
significativamente y ha recibido un mantenimiento aceptable, evidencia también de su valor simbólico para los habitantes del cantón y las autoridades municipales.

La vivienda posee un relevante valor cultural por lo que merece ser preservada para el disfrute de generaciones futuras.

Por las condiciones histórico-arquitectónicas citadas, y con fundamento en la Ley Nº 7555, Ley de Patrimonio Histórico-Arquitectónico de Costa Rica fue declarada Patrimonio Histórico-Arquitectónico de Costa Rica, en sesión ordinaria Nº 011-2011 del 20 de junio de 2011.

Los primeros propietarios de la finca donde se ubica la casa fueron Zacarías Dávila Contreras y su esposa Candelaria Bustos Ortega. La familia Dávila Bustos es una de las pioneras en la colonización de esta pequeña comunidad. Al fallecer don Zacarías y posteriormente doña Candelaria, la vivienda la heredó su hija Felicitas Dávila Bustos, quien a su vez la traspasó a la actual propietaria, María Eugenia Dávila, nieta de doña Calendaria.

Referencias:

-Fotografías de La Nación.

-Centro de Conservación Patrimonial Cultural.

-Periódico La Nación.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s