La Leyenda de la Princesa Dulcehe.

Oleo rescate dulce povedano
Pintura del Maestro Povedano sobre la leyenda de Dulcehe.

Fué en el cumplimiento de esta promesa donde ocurrió ese episodio de leyenda, el rescate de la hermosa Dulcehe, que el hábil pincel de! Maestro Povedano ha recogido, para enriquecer con su cuadro admirable no sólo nuestro escaso acervo artístico sino también el tesoro de nuestra tradición. colonial, al dar con su inspiración nueva vida a aquella escena, ciertamente digna de la magnanimidad de Vázquez de Coronado. Oportuno -es recordarlo pues que, como ha dicho Unamuno, la historia no es sólo la letra, el documento escrito, sino también la leyenda que recogiendo los hechos los embellece con un suave encanto y matiza su aridez con los amables tintes del ensueño.

Desistiendo el conquistador temporalmente de su propósito de visitar la atrayente región de Suerre, en donde se decía que era enorme la riqueza aurifera, se dirigió a los dominios de Acerrí, -en cuya residencia se alojó. No logró turbar la cordialidad entre españoles e indios el incidente suscitado por el escaso número de éstos ofrecido por los caciques para acompañar a los primeros, a pesar de que el noble Capitán sintió enojo temiendo una celada.

En el valle de Candelaria Acerri o Aserrí pidió a Vázquez de Coronado que sometiese a un tributario suyo, de nombre Tuarco, que se había rebelado, y el cual fue hallado por los españoles ebrio, cuando acababa de sacrificar en honor de un hermano suyo recientemente muerto los cuatro muchachos de cuya lamentable suerte ·se hace lástimas el Conquistador en su carta al rey ya citado.

De allí a diez días llegaron a Quepo. “Los indios Quepo, – dice relatando su viaje (1), – sabiendo mi ida dijeron que llegado tratarían conmigo el asunto de las pazes; y ansi fue, que luego que llegue el cacique me envió sus mensajeros, que fueron ocho indios principales, a saber mi voluntad. Diles a entender a lo que iba por mandato de V. M. Otro día vino el cacique con sesenta indios, cargados de bastimento y carne de danta y puercos de monte a verme.  Dio a V. Mtt. el vasallage debido y ofreciese a servir con gran voluntad: llamase este cacique Corrobore; es el mas lindo indio que he visto en Indias; vino al día siguiente con gran numero de indios y cantidad de bastimento; tráeme de presente cinco piezas de oro labradas, y el tercer día, por la misma orden, otras cinco, y pidió-me ayuda contra los naturales de Coctu (Coto), pueblo que dista de ellos 25 leguas y les daba continua guerra y les tenía cautiva una hermana de este cacique y ciertos indios. Concedí a su petición y ofrecerle en nombre de V. M. tt., el ayuda que me pedía.

A continuación el caballeroso Capitán narra cómo partió para Coctu, acompañado de Corrobore y cien indios, haciendo algunas jornadas por la costa. Una antes de llegar al pueblo envió un oficial con cuarenta soldados “para exortar a los de Coctu que se dejasen predicar el santo evangelio y que reconociesen a V. M. por su rey y señor, y restituyesen a los de Quepo los daños que les habían hecho … “

Los españoles que formaban esta avanzada encontraron un fuerte, y pasando tres empalizadas, cayeron en una celada, pues los indios que lo ocupaban, “sin rumor ninguno, por dentro de las casas, por troneras y puertas, sin ser vistos, dieron en el caudillo y soldados con tanta destreza y celeridad que hirieron a todos los que -entraron, que fueron 22, de tan graves heridas que les fue forzoso retirarse .. . “ A duras penas se salvaron. “Retirados quanto un tiro de piedra, salieron los indios a ellos con lanzas, varas y estoicas, rodelas de cuero crudio de danta y se metían en los nuestros con grande animo y destreza, y si no se valieran de sus ánimos es cierto que no quedara hombre de nosotros. El tiempo que tuvieron las heridas calientes en la refriega se defendieron, y como se les fueron enfriando retrocedieron un tiro de arcabuz atrás, a donde los indios los quisieron quemar poniendo fuego a la sabana para con mas facilidad poderlos entrar, y sino encontraran los soldados el fuego con otro que pusieron corrieran gran riesgo … . “

Auxiliados al fin por el propio Vázquez de Coronado, fue sitiado el fuerte, y rehusando los indios rendirse, asaltado cuando ya habían puesto los sitiados a salvo sus mujeres, sus ‘hijos y su hacienda, y los españoles lo capturaron sin que, para contentamiento del generoso Conquistador, fuese herido indio alguno. Al siguiente día fueron detenidos los indios principales, y con ellos se mandó a llamar a los caciques, que se habían retirado a la sierra con su gente. Al tercer día, hechas las paces, dieron los indios la obediencia. Y dice el Alcalde Mayor: “Al cacique de Coctu mande restituyese al de Quepo la hermana e indios que le tenía por esclavos. Truxola luego, sin vexación alguna, con otros siete muchachos y muchachas. Entréguelas al cacique Corrobore, con que entendí quedar muy contento, y al cacique de Coctu le di hachas y chaquira y otras cosas con que quedo contento del valor de las piezas. Llamase la hermana de Corrobore Dulcehe … “

Oh hermosa doncella, cuyo suave nombre por sabio destino era el propio de la misma dulzura!  Al ser así rescatada eras, a pesar de tu sencillez, tan alta a los ojos del bizarro caballero cristiano, como la más noble dama de Castilla. Bien ha hecho el insigne artista hispano que con nosotros convive en fijar con su pincel consagrado este suceso, que para el Conquistador fue apenas incidente trivial de su jornada, pero que habría de quedar para la historia como clara prueba del generoso carácter de Vazquez de Coronado.

Referencias:

  • Ruben Iglesias Hogan, Juan Vazquez de Coronado. Conferencia dictada en la Casa España el 27 de noviembre de 1934. SAN JOSE, COSTA RICA TIP0GRAFIA Y FOT0GRABADO DE LA TRIBUNA. 1935

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s