José Fidel Tristán Fernández, Naturalista y Profesor, 1874-1932.

José Fidel Tristán Fernández.

Nació en la ciudad de San José el 6 de setiembre de 1874. Fueron sus padres don Fidel Tristán Céspedes y doña Práxedes Fernández Acuña.

Fidel Tristán Céspedes, padre de José Fidel.

Principió sus estudios primarios en 1880 con el maestro don Jorge Sequeira. Dos años después frecuentó la escuela privada del Presbítero don Bruno Sequeira y luego estudió con don Francisco Picado y con don José Dolores Morales, hasta ingresar, en 1886 en la Escuela Normal y Modelo. Ya por este tiempo montó en su casa de habitación un observatorio meteorológico, cuyas anotaciones vieron la luz en 1888, siendo el primer trabajo suyo que se dio al público.

José Fidel fue uno de los primeros alumnos que asistieron al Liceo de Costa Rica donde se graduó de Bachiller en Ciencias y Letras, el 16 de enero de 1894.

Por afición a las Ciencias Naturales, entró a trabajar como oficial en el Museo Nacional, en donde formó valiosas colecciones de zoología y botánica que, en la exposición de Guatemala en 1886, le conquistaron distinciones.

Familia Tristán Fernández.

Trabajó en el Museo desde 1894 hasta principios de 1897, año en que partió para Chile favorecido con una beca en el Instituto Pedagógico de Santiago. Allí se relacionó con los doctores Phillippi y con el entomólogo F. Germain, con quienes adquirió muchos conocimientos arqueológicos, museológicos y entomológicos. Allí obtuvo el título de Profesor de Física y Química. Regresó al país en 1900 y desde entonces inició servicios docentes e investigaciones con una vocación de verdadero apóstol, obra a la que dedicó treinta años.

1902 lecciones de química con el Profesor José Fidel Tristán F.

Fue profesor de Ciencias Naturales, Física y Química, Zoología, Mineralogía, Parasitología, Práctica Pedagógica y Telegrafía Inalámbrica en varios colegios. El país le debe magníficos estudios sismológicos y orográficos también.

Entre varios puestos desempeñó:

-La Dirección del Colegio Superior de Señoritas (1908-1921).

-La Dirección del Liceo de Costa Rica (1922-1929).

-La Dirección del Museo Nacional con acierto y devoción.

El Profesor Tristán fue un educador insigne y un investigador de sobresalientes méritos. Sus trabajos escritos son muy numerosos y abarcan diferentes campos de la ciencia.

El 22 de enero de 2021 el Archivo Nacional de Costa Rica (ANCR) inició el 2021 con una noticia que le enorgullece. La selecta lista de documentos que integran el Registro Nacional de Memoria del Mundo de la Unesco, incluyó en su última incorporación al Fondo documental José Fidel Tristán Fernández, que se custodia en el Archivo Histórico, del ANCR.

A lo largo de su vida, se abocó a temas tan diversos como el estudio de los volcanes, los sismos, los parásitos, los insectos, los fósiles, las culturas, la arqueología, las lenguas indígenas y la telegrafía inalámbrica. Ya solo esta mención puede dar idea de los documentos personales tan variados y profundos que dejó al morir, los cuales se custodian en el Archivo Nacional y el fondo que lleva su nombre está integrado por telegramas, croquis, cartas, manuscritos originales, publicaciones, recortes de periódicos, artículos de revistas, boletines, informes, mapas, dibujos, libretas de apuntes y anotaciones, cuadernos de estudio y fotografías. Se trata de un fondo que, no solo es rico por la profundidad de su contenido, sino también por la belleza plástica de sus documentos.

José Fidel Tristán fue el primero en montar una planta de radio en Costa Rica, la cual operaba en el Colegio de Señoritas y luego en el Liceo de Costa Rica. También se interesó por la fotografía y realizó estudios de vanguardia sobre la luz infrarroja y ultravioleta aplicada a las plantas. Por otra parte, al contar Tristán con una amplia red de correspondencia con diferentes científicos y letrados nacionales y extranjeros, se pueden encontrar documentos en diferentes idiomas como inglés, italiano, francés y alemán.

Obras Publicadas:

-Insectos de Costa Rica, 1895.

-Las Hornillas del Volcán Miravalles, 1903.

-Extracción de la sal en la costa del Pacífico, 1906.

-Extranjeros ilustres en el desenvolvimiento científico de Costa Rica, 1907.

-Telefotografía del Volcán Irazú, 1917.

-Apuntes sobre el Rincón de la Vieja, 1921.

-La familia real de Talamanca y otros muchos estudios.

Muchos de sus trabajos vieron la luz en revistas nacionales y extranjeras; en estas últimas, en varios idiomas.

Falleció en 1932 en la ciudad de San José a sus 58 años de edad, dejando tras de sí una estela científica invaluable, que es un vivo ejemplo para las generaciones actuales y futuras. Fue un sabio que vivió y murió amando a su país, a su historia y a su naturaleza, dice su biógrafo. En una ocasión escribió a uno de sus discípulos: El estudio de las ciencias no constituye un mero acaparamiento de conocimientos, hay en el fondo de toda cuestión científica una verdad de la que debemos derivar una enseñanza para el perfeccionamiento de nuestro espíritu. Terminadas sus tareas en el Liceo, no pierda de vista los estudios científicos. Verá que a cada paso le revelan senderos firmes, rectos y seguros, elevados y nobles, en los que la maldad humana no tiene cabida, permitiendo así un lento perfeccionamiento propio, que viene a constituir el supremo ideal de todo ser humano. Se honran llevando su nombre un Liceo y la valiosa documentación bajo custodia en el Archivo Nacional Colección Privada.

Referencias:

José Fidel Tristán Fernández, Baratijas de Antaño.

Periódico La Nación, Día Histórico, 16 de setiembre de 1997.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.