Archivo de la etiqueta: Transportes en C.R.

Historia del Ferrocarril en Costa Rica

Rieles de este a oeste

 

El 23 de julio de 1910 finalizaron las obras del ferrocarril al Pacífico y Costa Rica cumplió su sueño de que rieles y durmientes cruzaran el país.

 

Atrás habían quedado décadas de ilusiones e intentos frustrados. Ese día a finales de julio, con la colocación del último riel de la vía al Pacífico, Costa Rica alcanzó la meta de contar con una línea férrea que cruzara sus entrañas de océano a océano.

Más de 600 braseros chinos vinieron para la construcción del ferrocarril. La foto es del siglo XX.
Tren al Atlántico a inicios del siglo XX.

Pero el camino de este tren no fue ni corto, ni fácil. La historia ferroviaria de Costa Rica comenzó hace casi 200 años. El café fue, sin duda, el principal detonante de este deseo por contar con un camino hacia las costas del país, y la oligarquía de entonces, los más interesados en llevar sus productos a los puertos de Puntarenas y Limón.

Seguir leyendo Historia del Ferrocarril en Costa Rica

Estación Principal del Ferrocarril al Pacífico en San José

Estación de Ferrocarril Eléctrico al Pacífico, 1945
Foto Antigua de la Estación del Ferrocarril al Pacífico

Avenida 22 y Calle 2, Distrito 03 Hospital, Cantón 01 San José, Provincia 01 San José.

La propiedad donde se ubica el complejo ferroviario que contiene al edificio de la Estación, comprende una extensión de 7 hectáreas (6.974,29 m2).

El inmueble de la Estación, fue diseñado por el arquitecto José Francisco Salazar Quesada (1892-1968) y construido en 1941, durante el período de la Administración Calderón Guardia 1940-1944. Seguir leyendo Estación Principal del Ferrocarril al Pacífico en San José

Aeropuerto de Lindora, Santa Ana

 

Aeropuerto de Lindora
Escribir una leyenda

Fue en Lindora, Santa Ana, donde se ubicó el primer aeropuerto del país, que abrió sus puertas en 1931. A la inauguración de tan importante obra asistió don Cleto González Víquez (cuarto de izquierda a derecha), a quien vemos en la imagen en compañía de Wilburgh Morrison, Vice Presidente de Pan American Airways, que realizaba vuelos internacionales. Seguir leyendo Aeropuerto de Lindora, Santa Ana

El Tranvía en San José

En el San José señorial y aldeano a la vez, donde brillaba como un sol exclusivo el Teatro Nacional, empezó a funcionar, la mañana del 9 de abril de 1899, el tranvía.

Ante los ojos jubilosos de sus tranquilos parroquianos, aquella máquina de leves chirridos empezó a deslizarse por rieles que atravesaron diversos sectores del casco central de una localidad fundada en 1737, y que había sido declarada ciudad por el reino español menos de un siglo atrás.

Los carretoneros y jinetes, así como los conductores de diligencias y volantas, tuvieron que detenerse para respetar el paso de ese novedoso transporte público movido por energía eléctrica.

Cautelosos, con los ojos bien abiertos, los primeros pasajeros abordaron ese medio de locomoción que se vino a unir al servicio del ferrocarril que ya atravesaba buena parte del Valle Central y que solo estaba a pocos meses –diciembre de 1899-, de quedar conectado con la vertiente Atlántica.

El San José señorial, de finos y elegantes modales, se abría campo, orgulloso, hacia la modernidad.

El primer trayecto que entró en operación fue la ruta de la Boca de la Sabana donde se encuentra la estatua de León Cortés Castro, hasta La Estación del Atlántico, pasando por Paseo Colón y Avenida Central. Luego se fueron construyendo otras rutas como: La Estación del Atlántico hasta San Pedro del Mojón, (San Pedro de Montes de Oca), hasta donde en la actualidad se encuentra Muñoz & Nane. A Guadalupe llegando al cruce de Moravia. De la Avenida Central pasando por la Iglesia La Catedral hasta la Estación del Pacífico y del Bar Chelles a Plaza González Víquez.

En relación con las tarifas, estas variaban entre 5 y 20 centavos dependiendo de la distancia. San José – Guadalupe: 15 centavos; La Sabana – Estación de Atlántico: 15 centavos; Estación del Atlántico – San Pedro del Mojón: 15 centavos; Avenida Central – Estación del Pacífico: 5 centavos y Cheyes – Plaza Víquez: 5 centavos. Los domingos había una tarifa diferenciada en la ruta San Pedro – Sabana: 20 centavos en viaje directo. El horario diario iniciaba a la 5:15 de la mañana y concluía el último de los 17 tranvías en operación a las 12 de la noche. Las rutas con más unidades era San Pedro -Sabana con 10 y a Guadalupe con 4, ya que eran de un mayor número de usuarios. Los lugares donde se podían comprar los tiquetes era: la Pulpería de Chico Soto en Paseo Colón, en las oficinas de la Compañía Eléctrica y vendedores que frecuentaban las paradas que trabajaban por comisión.

El tranvía tenía dos personas a cargo de su operación, el motorista encargado de conducir y el conductor de cobrar y mantener el orden durante el recorrido. Como dato curioso, era prohibido fumar, abordar en estado de ebriedad y se debía hablar en voz baja para no interrumpir a los demás pasajeros, demostrando gran cultura.

Para un mayor orden, se tenía dispuesto la entrada de pasajeros por la puerta trasera e iban entregando el respectivo tiquete al conductor. Al llegar a su destino la salida era exclusiva por la puerta delantera.

Una vez concluido el trayecto y al no disponer de la infraestructura para darle vuelta al tranvía, para iniciar el recorrido, el mismo contaba con un motor en cada extremo, el motorista cambiaba de posición e iniciaba nuevamente el viaje.

Funcionó por 50 años y recorría 17890 m de Este a Oeste y de Norte a Sur.  El horario iniciaba a la 5:15 de la mañana y concluía el último de los 17 tranvías en operación a las 12 de la noche.

Así como un día, en el año de la víspera de un nuevo siglo, los ojos de los josefinos vieron con deleite el advenimiento del tranvía, así también, con total indiferencia, lo vieron desaparecer.

Tranvía en la Sabana

Eso fue el 1.º de agosto de 1950, día en que hizo su último recorrido. Se consideró que había agotado su función, y ni siquiera se guardó una máquina de esas para mostrarla a las generaciones futuras. La Nación, Enrique Tovar.

Tiquete de Tranvía