Hotel Grano de Oro…su historia!

Ubicado en la Calle 30, San Bosco, San José.

La casa Victoriana Tropical conocida ahora como el Grano de Oro fue originalmente una residencia privada que perteneció a la familia de Pozuelo y fue construida a finales del siglo 20 (1910). Desde el inicio fue una vivienda muy llamativa.

Doña Matilde, nieta de Felipe Pozuelo, fundador de la fábrica de galletas, fue la última dueña de la casa antes de que empezara a funcionar como hotel.

Ella vivía sola en esa hermosa mansión y su hija le insistía en que debía vender la propiedad porque era enorme para una mujer sola.

Doña Matilde recibía ofertas por la casa, pero siempre hacía una pregunta clave a los posibles compradores: “¿Qué va a hacer con mi propiedad?” y le decían “un parqueo, un edificio”, cuenta Marco Montoya, actual gerente general del hotel y quien tiene 23 años laborando en ese lugar (empezó dos semanas antes de que lo abrieran).

Con esas respuestas, doña Matilde negaba la venta.

Un día, la respuesta que recibió fue completamente distinta. Una familia canadiense le dijo: “Queremos hacerla un hotel”

–¿Y no la van a botar?, preguntó ella.

–No. Casualmente queremos la casa. Nos interesa la arquitectura.

Entonces ella les dijo que si prometían que la casa no sería destruida, les vendía la propiedad. Y así fue.

Los canadienses:
Los Cooke venían a turistear a Costa Rica. Tenían una casa compartida en playa Tamarindo y se pegaban sus vueltas por San José. “Pero probaban uno y otro hotel y ninguno les gustaba”, cuenta Marco.

Una vez, añade el gerente, se les ocurrió una idea genial: construir su propio hotel. Era algo medio loco y atrevido, pero se echaron al agua.

“Fue una aventura, no tenían experiencia, no hablaban español, no sabían cómo montar un negocio. Solo tenían las ganas y el concepto de que fuera un hotel boutique (pequeño, de lujo y con atención personalizada)”.

Entonces empezaron a buscar. Miraban una casa y preguntaban si estaba en venta. Un día llegaron a la casa de doña Matilde Pozuelo e hicieron la oferta que les abrió las puertas a un nuevo mundo y salvó la hermosa casa.

Boutique:
El hotel está hecho con muy buen gusto. Usted entra y se traslada en el tiempo pero ojo, hay un truco de esos buenos en la decoración. Los relojes, las mesas, los floreros, las lámparas no son originales, son imitaciones tan buenas que van perfectamente con el concepto que buscaban los canadienses.

“Cierto, las antigüedades son caras, pero son frágiles. Al principio tratamos de mantenerlas pero los clientes, sin mala intención, las deterioraban. De pronto ponían un maletín pesado en una mesa que no soportaba el peso. Cuando se destruyeron tres decidimos cambiarlas”, cuenta Marco.

El Grano de Oro tiene 40 habitaciones y ocho diferentes tipos de aposentos. Cuenta con tres suites principales, una familiar y dos para parejas. Son preciosas, llenas de detalles, de cuadros y todas combinan detalles del estilo tropical victoriano con lo moderno.

Es un oasis de buen gusto y de calma en un barrio tranquilo.

Foto: John Durán Esta es la casa original remodelada, la que prometieron que no botarían.

Está dividido en tres propiedades, algo que no se nota porque la arquitectura lo integra todo.

La casa original es donde está el loby, el jardín – patio (un tiempo fue el restaurante) y algunas habitaciones; otra parte es la esquina sur, donde está el restaurante y dos salones para reuniones y la tercera es una propiedad que se comunica internamente y que también fue vendida por la familia Pozuelo a los canadienses.

Allí también hay habitaciones, una terraza, los jacuzzis y una pequeña área para hacer ejercicios. Es lo que más se aparta del estilo, pero no desentona.

Una de la suites principales, preciosa. Foto: John Durán.

El hotel fue abierto en 1991, remodelado y ampliado en 1994 y nuevamente ampliado en el 2006 con la esquina sur, que desde afuera llama muchísimo la atención por las matas de veranera que casi siempre están llenas de flores.

El albergue:
Quienes llegan al Grano de Oro reciben un folleto en la recepción acompañado de una frase muy discreta de quien atiende: “Este es nuestro proyecto social”.

Muchos de los clientes abren el folleto y se dan cuenta de que una gran parte de las ganancias del restaurante financian un albergue llamado Casa Luz, que se ubica en La Guácima de Alajuela.

Inicio | Casa Luz
Albergue Casa Luz, Guacima de Alajuela.

Ese lugar atiende a niñas y a adolescentes embarazadas o a madres adolescentes con sus hijos y les dan un lugar en el cual cubren sus necesidades básicas y les dan estudio.

“Las muchachas cuando se van salen con todas las herramientas para poder defenderse en la vida. Aquellas que no tienen nada, solo a su hijo y lo que han logrado estudiar, viven en unos apartamentos que los propios canadienses compraron para esos casos”, detalla. Marco.

Ese albergue refleja el corazón de los dueños del hotel y su afán de ayuda. Ellos, aparte de financiarlo, reciben la ayuda económica del PANI y de la Junta de Protección Social para que todo vaya sobre ruedas.

“No es cuento, la Junta ayuda montones a albergues como el nuestro. De verdad, hay que jugar lotería. Todos los meses dan un aporte y se les liquida demostrando cómo se usaron los recursos”, añade el gerente.

Los clientes:
El estadio Nacional no tiene nada que ver con el hotel Grano de Oro, piensa uno. Pero resulta que las actividades que se hacen en ese lugar afectan positivamente al hotel.

La terraza es moderna y acogedora, sin desencajar mucho del resto del lugar. Foto: John Durán.

“Cuando hay conciertos grandes se viene la gente de Pérez Zeledón, de San Carlos, de las costas y se quedan acá. Si ya van a hacer el gasto, están dispuestos a quedarse en un lugar bonito. Entonces, vieras que los conciertos nos benefician, sucede igual con muchos hoteles que hay por aquí”, dice Marco.

Lo mismo ocurre con los partidos de la Sele, pero con la diferencia que se ven más extranjeros, sobre todo, si el rival es México o Estados Unidos.

Sin embargo, la mayoría de clientes durante el año son extranjeros, principalmente europeos, que vienen a actividades tan diversas como la observación de aves, buceo en la isla del Coco, lunas de miel o aniversarios.

El nombre Grano de Oro:

En Costa Rica “Grano de Oro” es usado para referirse al café, el cual es su “Grano de Oro”. Los fundadores de este hotel boutique se enamoraron de la idea de que un fruto tan pequeño pudiera ser tan valioso.

Todos encuentran en el Grano de Oro un espacio único que le hace honor al nombre.

Foto del hotel cuando era casa de habitación. Foto: John Durán (JOHN DURAN)

Referencias:

Franklin Arroyo, Periódico La Teja. 27 de octubre de 2019.

Hotel Grano de Oro, Página Oficial.

Colaboración de María Gabriela Castro, Administradora Página C.R. Antigua y su Historia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .