La Segunda Guerra Mundial y la participación de Costa Rica, 1939-1945.

Al día siguiente del ataque de los japoneses a la base naval estadounidense de Pearl Harbor, sucedido el 7 de diciembre de 1941, el gobierno de Costa Rica, bajo el mando de Calderón Guardia, declaró la guerra a Japón.

El texto de la declaración de guerra decía textualmente:

El Congreso Constitucional de la República de Costa Rica: de conformidad con la fracción 6 del artículo 73 de la Constitución Política y el inciso 5 del mismo y en vista de la exposición que dirige a la Cámara el Secretario de Estado en el departamento de Relaciones Exteriores, acuerda:

Artículo Único.—Autorizar al Poder Ejecutivo para que declare la Guerra al Japón y a cualquier otra potencia no americana que cometa actos de agresión o declare la guerra a una de las repúblicas americanas y prestar el consentimiento del caso para el ingreso o permanencia de fuerzas terrestres, marítimas y aéreas de dichas naciones en los puertos y zonas marítimas del país.

Como los japoneses habían atacado territorio de Estados Unidos, les afectaba el acuerdo tomado por los países del continente americano para romper las relaciones diplomáticas con aquel país que agrediese a alguno de los aliados en la región.

Seguir leyendo La Segunda Guerra Mundial y la participación de Costa Rica, 1939-1945.

El Cuijen y la Pelona, leyenda de C.R.

(del náhuatl, cuixin, gavilán),85​ Pisuicas o Chamuco, es el nombre coloquial que los costarricenses dan al Diablo, el cual es protagonista de algunas leyendas locales donde se mezclan las tradicionales creencias católicas con los espíritus astutos e ingeniosos de los cuentos indígenas. En estas leyendas, el folclor reviste al demonio con fisonomía campesina, pocas veces terrorífica, pero conservando las intenciones perversas y malintencionadas de este ser, buscando la corrupción de la humanidad, alejar al hombre de la divinidad y robar el alma de los incautos.​ La palabra cuijen significa gavilán, de allí la expresión «se lo llevó el cuijen», en alusión a los gavilanes que se roban a los pollos. Cuijen también hace alusión a las aves con plumajes de color blanco y ceniciento. La palabra «Pisuicas» proviene de la lengua huetar, y significa diablo o bruja.88​ En tanto, Chamuco proviene del verbo «chamuscar», en alusión al fuego.​ Otra forma de referirse al diablo son las palabras «Candanga» o «Mandinga», que son de origen africano y son de uso común en el Caribe antillano y centroamericano.

Seguir leyendo El Cuijen y la Pelona, leyenda de C.R.

Plaza Mayor, Oriental, Cartago, 1801-1850.

Con más de 400 años de historia, La Plaza Mayor de Cartago fue la primera plaza fundada por los españoles en el Valle Central durante la conquista. Luego de 1821, la Plaza Mayor se transforma en Plaza Principal y luego en Parque Central. Actualmente conserva su nombre de Plaza Mayor de Cartago. Fue declarada patrimonio cultural en abril del 2007.

Este hermoso quiosco estuvo antes de la Fuente (ver siguiente fotografía abajo) en lo que hoy es Plaza Mayor. Fotografía de Manuel Gómez Miralles, 1922.

La fuente de la Plaza Mayor en Cartago. Al fondo se pueden apreciar las torres de la Iglesia de San Francisco. Fotografía tomada de Noroeste a Sureste entre 1870 y 1895. Reproducción tomada del A.N.C.R. Fuente: Centro de Investigación y Conservación del Patrimonio Cultural

La Plaza Mayor de Cartago se encuentra ubicada en la ciudad de Cartago, en el distrito Oriental del Cantón Cartago, Provincia de Cartago. Tiene como linderos al norte, Calle 2 de por medio, La Municipalidad de Cartago; al sur la Calle 1; al este, Avenida 2 de por medio, las Ruinas de la Parroquia del Apóstol Santiago, y al oeste la Avenida 1.

Seguir leyendo Plaza Mayor, Oriental, Cartago, 1801-1850.

Escuela Pbro. José Francisco de Peralta, Oriental, Cartago, 1901-1950. Escuela más antigua de C.R. aún en funcionamiento.

Fotografía de Mapio.net.

Que la Escuela Presbítero José Francisco de Peralta ubicada en Avenida 4, Calles 10 y 12 de la ciudad de Cartago y perteneciente a las Temporalidades de la Arquidiócesis de San José de Costa Rica, es una de las edificaciones más antiguas de la ciudad, luego de la destrucción de esta a raíz del terremoto de 1910.

El inmueble fue construido en bahareque francés, incorporando algunos rasgos de la influencia del estilo neoclásico.

Esta Escuela, como institución, existe desde el año 1845 y ha brindado un importante impulso al desarrollo de la cultura de la ciudad.

Seguir leyendo Escuela Pbro. José Francisco de Peralta, Oriental, Cartago, 1901-1950. Escuela más antigua de C.R. aún en funcionamiento.

Casa Barrantes Elizondo (Casa la Angélica), San José, Pérez Zeledón, San Isidro del General, 1901-1950

Construida en 1936, la vivienda fue declarada patrimonio histórico y arquitectónico en 1997.

La finca donde se ubica la casa, fue primero propiedad de don Claris Monge, migrante de Santa María de Dota. Él, con esfuerzo y valentía, hace un abra en medio de la montaña virgen y vive allí en un rancho, durante más de una década. Vende luego a don Joaquín Barrantes Retana.

Seguir leyendo Casa Barrantes Elizondo (Casa la Angélica), San José, Pérez Zeledón, San Isidro del General, 1901-1950

Casa del Patronato Nacional de la Infancia, Oriental, Cartago, 1901-1950.

Esta casa de estilo victoriano fue construida entre 1916 y 1920, representa un testimonio de la arquitectura para viviendas desarrolladas en el centro de la ciudad de Cartago, poco después del terremoto de Santa Mónica.

Seguir leyendo Casa del Patronato Nacional de la Infancia, Oriental, Cartago, 1901-1950.

Julián Marchena Valle-Riestra, escritor Costarricense, 1897-1985.

Julián Marchena Valle-Riestra (San José, 14 de marzo de 1897 – 5 de mayo de 1985) fue un destacado poeta costarricense. Muchas de las poesías de sus obras; como Vuelo supremo, Viajar, viajar; Lo efímero y Romance de la carretas; ya forman parte de la memoria colectiva de Costa Rica. Al igual que las Concherías de Aquileo J. Echeverría, Alas en fuga, su único libro, forma parte de del repertorio de textos clásicos que son de amplio conocimiento en su país.

Seguir leyendo Julián Marchena Valle-Riestra, escritor Costarricense, 1897-1985.

Jorge Volio Jiménez, 1882-1955.

Jorge Volio Jiménez (Cartago, 26 de agosto de 1882 – San José, 20 de octubre de 1955) fue un político, sacerdote, militar y filósofo costarricense. Formado intelectualmente en Europa, regresó a Costa Rica para convertirse en una de las principales voces que abogaron por una reforma del sistema político en favor de la clase obrera. Exiliado durante la dictadura de Federico Tinoco, encabezó junto a otros uno de los movimientos rebeldes contra el dictador. Hombre de verbo encendido y pasional, fue diputado en tres ocasiones y fundador del Partido Reformista (1923), por el que fue candidato a la presidencia de la República en las elecciones de 1923, y segundo designado a la Presidencia de la República. Sus ideas renovadoras en defensa de los trabajadores, los desposeídos y los campesinos en una Costa Rica dominada por la ideología liberal, lo convirtieron en una de las grandes figuras políticas e intelectuales de decisiva influencia en la vida nacional durante todo el siglo XX. Es Benemérito de la Patria desde 1989.

Seguir leyendo Jorge Volio Jiménez, 1882-1955.

José León Sánchez, Escritor Costarricense, 1929.

José León Sánchez (Río Cuarto, 19 de abril de 1929) es un escritor costarricense. Frecuentemente considerado como uno de los autores más destacados e inusuales en la literatura costarricense, Sánchez posee una manera única de combinar el humor con el realismo crudo y descarnado típico de la época en la que vivió. Fue galardonado con el Premio de Cultura Magón 2017, En agosto de 2018 recibió el Premio Interamericano al Mérito Jurídico otorgado por la Barra Interamericana de Abogados..1

Seguir leyendo José León Sánchez, Escritor Costarricense, 1929.

La Cegua, Leyenda Costarricense.

Según la leyenda, la Cegua es un ser monstruoso que se aparece de noche por caminos solitarios a los hombres mujeriegos que viajan solos, generalmente a caballo (o en automóvil o motocicleta, en relatos más modernos), bajo la forma de una hermosa muchacha.

Es descrita como una joven muy linda, blanca (o morena, según la versión), de rostro ovalado, ojos negros y grandes, largo pelo rizado de color negro y boca preciosa, con labios rojos como sangre, con una voz divina que arrulla como canto de sirena, y de cuerpo con curvas pronunciadas, esbelto y tentador. Va vestida de negro completo o de blanco y en algunas ocasiones, con un vaporoso vestido de color rosado, y en otra versiones, con un lujoso vestido de época.

La Cegua (del náhuatl, cihuatl, mujer), también conocida como Segua o Tzegua, es un personaje de las leyendas mexicanas y centroamericanas.​ Es un ser espectral que se materializa por las noches en caminos solitarios, solicitando ayuda para que la lleven a algún poblado cercano. El espanto generalmente se aparece a los hombres mujeriegos en la forma de una mujer muy hermosa, la cual luego se transforma en un monstruo con la cabeza de un caballo. El mito de la Cegua es de origen mesoamericano y está relacionado con el mito de la Siguanaba, con algunas variantes, y en parte, con el de la Llorona. El término «cegua» utilizado para denominar a este monstruo se encuentra más difundido en Costa Rica y Nicaragua, y ha inspirado obras literarias, teatro, cine, música, cómics y otras manifestaciones culturales.

Versión Costarricense de la leyenda:

La versión costarricense de la leyenda narra que el origen del fantasma estaría en una hermosa mujer de la ciudad de Cartago, quien, sin embargo, no guardaba ninguna consideración a sus padres pues era muy orgullosa, a los que con frecuencia humillaba y desobedecía, pues se decía ser muy infeliz de ser pobre.

Un día, esta bellísima joven recibió una invitación de un acaudalado y buen mozo español para asistir a un baile, a lo cual su madre se opuso, pues el joven era reconocido por sus atributos de conquistador y poco formal con las muchachas. Ante la negativa de su mamá, la joven estalló en ira y blasfemó contra ella y llenó de improperios su humilde hogar; su madre la observaba y lloraba en silencio, ante la actitud de su hija, pero a la joven no le bastó con insultar, sino que en un momento dado levanto su mano para abofetearla, pero no había levantado completamente aún su mano, cuando de la nada salió una mano negra, con grandes uñas (o una bruja, según otras versiones) y sostuvo la mano de la hija ingrata, lanzándole una maldición:

«Te maldigo mala mujer, por ofender y pretender golpear a quien te dio la vida, desde hoy y para el resto de los siglos los hombres a ti se acercarán, pero por tu espantoso rostro de ti correrán».

Otra versión también cuenta que ésta una mujer, que fue muy vanidosa, se enamoró de aquel acaudalado hombre español, quien abusó de ella. Siendo así, ésta quedó condenada a vagar por la eternidad buscando a hombres infames.

Así es como desde entonces la Cegua se aparece de pronto en el camino, insinuante y provocadora, pidiendo a algún jinete que la lleve en su caballo, argumentando que va al pueblo más cercano y no hay hombre que se resista a tan hermoso cuerpo y dulce ruego, pero una vez que sube en ancas al caballo su cara se transforma en la de una horrible bestia similar a la de un caballo relinchando.

En la provincia de Guanacaste, también en Costa Rica, la Cegua, además de aparecerse a los hombres en los caminos, también podría aparecerse en los bailes y fiestas de los pueblos, en donde coquetea con cuanto hombre se le acerca. Aquel que logra conquistarla, la acompaña al descampado de la pampa guanacasteca, y bajo un frondoso árbol de guanacaste, entregarse a sus amoríos, hasta que bien avanzada la noche, cuando el hombre por fin intenta besarla, ocurre la metamorfosis. La manera de huir o escapar de ella es ponerle o mostrarles semillas de mostaza, a la Cegua le gusta mucho las semillas de mostaza; al llegarle el olor, la Cegua deja de perseguir a su víctima y pretende comer las semillas, pero como sus manos se convirtieron en cascos de caballo, vomita su alma al no poder hacerlo; así la víctima está salvada.

Referencias:

-Ferrero, Luis. Pensándolo bien. EUNED, 2001. ISBN 9968-31-195-2. p.220
-Ferrero, Luis (2002). Mil y tantos tiquismos: costarricensismos. EUNED. ISBN 9789968311816. Consultado el 10 de noviembre de 2019.
-«Tinta Fresca: Juro que vi a la Segua – AMP – La Nación». www-nacion-com.cdn.ampproject.org. Consultado el 20 de noviembre de 2019.
-Mántica, Carlos (1 de enero de 1989). El habla nicaragüense y otros ensayos. Libro Libre. ISBN 978-9977-901-88-6. Consultado el 14 de diciembre de 2019.
-La Cegua en el mundo prehispánico Archivado el 24 de octubre de 2019 en la Wayback Machine.. Consultado el 24 de octubre del 2019
La Llorona, la Cegua y la Banshee.

Mercado de Mora, Colón, San José, 1901-1950.

El inmueble ubicado en el Centro de Ciudad Colón, distrito primero, cantón séptimo de la provincia de San José y conocido como “El Mercado de Mora”, fue construido en la década de 1910-1920.

Antiguo Mercado de Mora.

El inmueble posee gran valor simbólico e histórico para la comunidad. Pues, su construcción fue producto del esfuerzo de los vecinos, tanto en mano de obra, como en el aporte de su material principal “Madera” extraída de las fincas de la zona.

Seguir leyendo Mercado de Mora, Colón, San José, 1901-1950.

Edificio del antiguo Periódico La información, hoy Edificio Maroy, San José.

Ubicado sobre Avenida primera y Calle 5 se encuentra lo que en un tiempo fue el Periódico La Información, hoy Edificio Maroy.

A comienzo del siglo XX, se funda uno de los periódicos que va a ejercer una gran influencia en la política de las primeras décadas del siglo.

Orden de la Dirección General de Policí

Por iniciativa de los hermanos Miguel y Fernando Borge, y contando con excelente maquinaria de la Imprenta Moderna, de la empresa Clare y Jiménez, aparece La Información, bajo la Dirección de Fernando Borge. Después lo fue también el periodista Modesto Martínez.

En la redacción figuran personalidades como el General Rafael Villegas, Francisco Soler, y dos que llegaron, andando el tiempo, a ser presidentes de la República, don Julio Acosta y don Otilio Ulate Blanco.

Así quedó el edificio del Periódico La Información luego del incendio. Atrás se puede notar parte de la casa Jiménez de la Guardia.

Por esos vaivenes de la vida pública costarricense, La Información se matriculó al servicio de la dictadura del Presidente Federico Tinoco, y después de cruentas luchas internas, una muchedumbre enardecida la dejó en cenizas el 11 de junio de 1919. La Imprenta Moderna publicaba además La República y La Prensa Libre.

Botica Central, Oriental, Cartago, 1851-1900.

Fotografía nación.com

Una vez que llegaron los primeros médicos y farmacéuticos costarricenses y extranjeros profesionales, graduados en Europa y Estados Unidos, lo cual ocurrió debido al auge económico de la producción cafetalera entre los años 1850 y 1900, los servicios asistenciales de salud pública, especialmente la distribución de medicamentos se centralizó de manera más controlada y profesionalmente mejor atenido en negocios comerciales especializados tradicionalmente llamados “Boticas” o “Farmacias”.

Seguir leyendo Botica Central, Oriental, Cartago, 1851-1900.

Joaquín Gutiérrez Mangel, 1918-2000.

Joaquín Gutiérrez Mangel (Limón, 30 de marzo de 1918 – San José, 16 de octubre de 2000) fue un escritor costarricense, creador del famoso personaje infantil Cocorí, miembro de la Academia Costarricense de la Lengua y Premio Nacional de Cultura Magón 1975. Hombre multifacético, fue ajedrecista, periodista, cronista de guerra, novelista, cuentista, poeta, traductor, editor, profesor universitario y político. Trotamundos, de sus muchos recorridos escribió diarios, crónicas y memorias.

En el año 1999, el diario costarricense La Nación lo consideró la figura literaria nacional más importante del siglo XX.

Seguir leyendo Joaquín Gutiérrez Mangel, 1918-2000.

Un viaje a lo más recóndido de nuestras raíces…