Zoológico Simón Bolivar

Resultado de imagen para historia del zoologico simon bolivar san jose costa rica

Quiénes de chicos no visitamos este famoso Parque? Estoy segura que muchos responderían positivamente.

El Bolívar, así le decíamos en mi tiempo. Si te portas bien el fin de semana te llevaré al Bolivar. Y que día tan esperado, cuando tempranito nos alistábamos para ir con algunos sandwiches o almuerzo preparado por nuestra madre y visitar aquel gigantesco lugar…a los ojos de un niño todo era enorme.  Pero lo más emocionante era entrar y ver a todos aquellos animales que nos impresionaban, los monos, que hacían de las suyas, las serpientes que ponían de carne de gallina nuestra piel pero de pronto el Bolívar se paralizaba porque se escuchaba el rugido del león que hacía que nuestros ojos se quisieran salir de sus órbitas y tomábamos fuerte la mano de la mamá. Wuau que hermosos días en el Bolivar. Es por eso que hoy les dejo un poco de historia de este mágico lugar.

Resultado de imagen para historia del zoologico simon bolivar san jose costa rica
1970

Historia:

Resultado de imagen para historia del zoologico simon bolivar san jose costa rica

El Parque zoológico y jardín botánico nacional Simón Bolívar,3 también llamado alternativamente Zoológico Simón Bolívar o Parque Bolívar,4​ es el nombre que recibe un jardín zoológico y jardín botánico ubicado en la ciudad de San José, capital de Costa Rica. Seguir leyendo “Zoológico Simón Bolivar”

Plaza González Víquez

En unos terrenos vendidos por el señor Santiago Güell, se construyó una plaza a la que se le dio el nombre de Colección. En sus primeros años estuvo dividida diagonalmente por el camino Real a Desamparados. Posteriormente por el trazo de la vía ferroviaria que funciona como enlace de las terminales del Ferrocarril al Pacífico y al Atlántico, quedó fraccionada la plaza en la sección Norte, de Oeste a Noreste. Esta misma división se mantiene hasta en la actualidad por el paso de dicha línea férrea.

Durante la primera administración de Cleto González Víquez (de 1906 a 1910), su Gobierno compró y donó este terreno para la práctica del deporte, así que se le empezó a denominar con su nombre antes de que fuera oficial. González Víquez fue uno de los políticos que más apoyó el desarrollo del fútbol y el deporte en general en Costa Rica, sobre todo en su primer mandato. Sin embargo, la plaza se inauguró oficialmente hasta el 18 de diciembre de 1925, asignándosele el nombre ya conocido. La plaza tiene un monumento de piedra a su memoria, erigido en 1966.

 | EYLEEN VARGAS FOTÓGRAFA DE LN /LA NACIÓN
EYLEEN VARGAS FOTÓGRAFA DE LN /LA NACIÓN

En esta plaza se jugó principalmente béisbol y fútbol. El juego inaugural lo disputaron las primeras divisiones del CS La Libertad y el CS Herediano, con triunfo liberto 2-1. Esa vez, el saque de honor en el centro del campo lo hizo el propio Cleto González Víquez, quien ya no era presidente para ese entonces.2

En décadas posteriores, la Plaza fue escenario de juegos de fútbol y béisbol, turnos, y sobre todo, de las fiestas cívicas de fin y principio de año, con corridas de toros y juegos mecánicos, hasta que éstas fueron trasladadas definitivamente en la década de los 70s al distrito de Zapote, en una zona que ofrecía un campo ferial más amplio y apropiado. Paralelo a ello, se construyeron otras obras públicas que se encuentran en la actualidad, como la piscina olímpica y el gimnasio.

Resultado de imagen para historia de la plaza gonzalez viquez
Corridas de toros en Plaza González Víquez 

Sin lugar a dudas, y debido a sus grandes dimensiones, la plaza González Víquez es uno de los puntos de referencia más utilizados en los barrios josefinos aledaños como Vasconia, La Cruz y San Cayetano, al igual que barrios un poco más distantes como Luján y —en general— en todo el sur de la ciudad.

La plaza González Víquez actual ha evolucionado a un parque recreativo con mejores instalaciones y zonas verdes para el recreo de los niños y los adultos, gracias a la mencionada cancha de fútbol, piscina, cancha de fútbol cinco y playgrounds. Además, la re-activación del servicio del tren metropolitano le ha dado un mayor empuje por ser una de las estaciones más importantes del sector Sur de la capital, recobrando de esta forma una gran parte de su identidad.

Referencias:

  • Fotografías: Periódico La Nación e Internet.
  • Municipalidad de San José.

 

La Laguna del Morazán (I)

Captura de pantalla 2013-06-14 a la(s) 10.49.00
La Laguna del Morazán, 1865 (Fotografía CRhoy.com)

Está laguna estuvo antes de que se edificara allí el Parque Morazán. Estaba ubicada al Noreste del Parque. Cuentan que esa laguna era una ciénaga que se formaba por las aguas fluviales, donde desembocan varias acequias, una de las cuales era la llamada Las Arias. Además de aquí  se obtenía el  barro para la edificación de las casas de adobe que se construían en San José.  Al irse formando caseríos alrededor de esta laguna se derivo el “Barrio de la Laguna”.

Para 1877 el Gobierno compró toda esta zona con el deseo de transformar toda esta parte de la ciudad y de esta manera secaron la laguna.

Resultado de imagen para parque morazán costa rica

Referencias:

  • Gerardo A. Vargas, Carlos Ml. Zamora, El Patrimonio Histórico-Arquitectónico y el Desarrollo Urbano del Distrito Carmen de la Ciudad de San José.

Las Arcadas

Los corredores de pasos a cubierto construidos en mampostería fueron diseñados por el arquitecto Jaime “Chame” Carranza, por encargo del estado en 1905 durante la administración de Ascensión Esquivel Ibarra (1902-1906). Las Arcadas contemplaban el costado Norte y Oeste de la plaza frente al teatro Nacional a la cual se le venía llamando desde 1902 “Plaza del Teatro”, por moción en 1904 se bautiza con el nombre “Plaza de Mora” en honor al primer jefe de Estado. Al pasar de los años y por la costumbre, la plaza fue más conocida como “Plaza de Las Arcadas”.

 

Arcadas3

Fotojuntin, forcos año 1922

 

Referencias:

  • Fotografías de Internet.

EL DÍA QUE NACIERON LOS “SOBALEVAS” EN COSTA RICA 

Amigos, me encontré esta hermosa historia y simplemente me encantó y decidí compartirla con ustedes.  Aquí les dejo!!!

¿Qué tiene que ver el conocido apellido Luján con todo el contingente de aduladores que hay en Costa Rica? Aparentemente, nada. Sin embargo, tiene mucha relación, pues en este vínculo nace un tipo de gente muy común en el país, que encanta a unos y que otros aborrecen: “Los sobalevas”.

Difícilmente existe algún costarricense que no conozca a uno de estos zalameros, expertos en decir lo necesario para agradar a otra persona, con frases como las siguientes: ¡Qué bien te ves!, ¡Estás como el vino, entre más viejo mejor! No me digás nada… ¡te sacaste la lotería!, ¡Qué bárbara, ese tinte está perfecto!, ¡Nadie tiene un bebé tan lindo como el tuyo! ¡Tu muchacho…debería estar en Harvard!, etcétera.

En Costa Rica existe un sector de la población que adora toda esta lisonja, se deleitan con el halago. Estas personas son muy receptivas de cierta clase de políticos, es por ello, que en los más escondidos lugares del país, la gente a sabiendas que viene el “señor Diputado”, se prepara para “pasarle la brocha”, con la intención de sacar alguna partida para obras comunales que están en espera de ejecución desde los “tiempos de Upa”.

ASÍ NACIÓ LA COSA

Aunque el pueblo conoce a la perfección ese ardid, ignora los detalles ocultos de la historia patria que se ligan a los orígenes de los “chupamedias” en Costa Rica.

“Echando chispas” de la cólera, una preciosa mañana de marzo, el dos veces gobernador de San José (1919-24 y 1935-36), salió en carrera de su despacho, en el edificio de la Municipalidad de San José, rumbo al cercano barrio de Turrujal, en el sureste de la capital. Iba a encararse con un grupo de vecinos que había cometido una falta mayor: hurto a las propiedades de la comuna.

Entonces, al igual que hoy, las comunidades tenían que ingeniar métodos – algunas veces hasta ilegales – para poder satisfacer las necesidades de sus vecindarios, porque las autoridades de gobierno ponían oídos de cera a las reiteradas peticiones de los vecinos.

En el siglo XIX, Turrujal -planta mirtácea propia del Valle Central-, era un trillo que partía de la actual esquina noreste de Plaza Víquez, cruzaba detrás de la iglesia de La Soledad y La Corte, hasta salir a la Estación del Ferrocarril al Atlántico. En el este de La Soledad donde están actualmente los edificios de los Tribunales de Justicia, no había nada, eran puros charrales.

Conforme la ciudad capital se extendía hacia el Este en el siglo XX, ese sector se pobló y se conoció popularmente como Barrio Turrujal. Sus pobladores, muy pobres, clamaron ante el gobierno por los servicios de electricidad y cañería de agua potable.

En ese entones, el sistema de cuadrantes de la capital se expandió y los terrenos en las inmediaciones de Turru – así conocidos popularmente- se vendieron muy baratos. La vara cuadrada costaba 2 colones. Esa “ganga” provocó que otras personas con mayores recursos económicos compraran espaciosos lotes para construir casas cómodas y modernas, mientras, los pobres vecinos seguían viviendo en modestos “ranchos”.

Por ser transversal, la calle de Turrujal desfiguraba el trazo regular de los cuadrantes de la ciudad, entre la intersección de la calle 19, conocida como “José Martí” y la avenida 18 (“Cleto González Víquez”), conectaba en el Este de la Avenida Central (“Fernández Güell”) con acceso a la mencionada Estación al Atlántico.

Como eran tierras húmedas y arcillosas, nadie quería ir a vivir a ese arrabal. Era tan aislado ese sector que en la última década del siglo XIX, los vecinos protestaron porque se planeó instalar allí la Plaza de Ganado y Maderas, que estaba en el actual Parque Braulio Carrillo, al costado Este del Hospital San Juan de Dios. Finalmente las actividades ganaderas las pasaron a La Sabana y las de madera al Parque España, frente a la Cancillería.

Otros factores que vinieron a consolidar Barrio Turrujal fue la instalación de la más grande empresa de floricultura del país: La Mil Flores, del Sr. N.W. Clausen. También, demandó mucha mano de obra la fábrica de cigarros que fundó ahí María Antillón, donde laboraban solo mujeres, conocidas como “Las Pureras”.

AHORA SÍ, ASI FUE

La zona anteriormente descrita fue el origen de los conocidos zalameros en Costa Rica.

Furioso había partido don José para Turru a ejercer todo el peso de la ley y su autoridad como Gobernador. Pero…

Extraño, muy extraño, regresó a su despacho poco después con una sonrisa de “Oreja a Oreja”, expresándose muy bien de “los cultos, inteligentes y diligentes turrujaleños” y hablando toda clase de maravillas de ellos.

¿Qué sucedió con el señor Gobernador para que diera ese viraje de 180 grados?

En 1911, Turru que contaba con solo 9 cuadrantes, seguía creciendo hacia el sureste y noreste. Pero la Municipalidad de San José no les ponía las pajas de agua en los hogares. Los vecinos cansados de rogar a todo el mundo por la cañería. Solo recibían las conocidas promesas y más promesas de los políticos, como siempre.

Un buen día, alguien corrió a informar a los desesperados vecinos de Turru que frente al edificio de la Municipalidad había tirada una cañería, luego que los regidores ordenaran extraerla de un lugar donde ya no se necesitaba.

Los Turrus se confabularon y al unísono dijeron: ¡O ésta o ninguna! Y aprovechando las primeras horas de la noche de aquel viernes bendito y a sabiendas que en ese tiempo la Muni no tenía guardas, porque nadie robaba, los vecinos se apoderaron de los tubos en un decir amén. Trabajaron toda la noche del viernes y el día y la noche del sábado y el domingo, abriendo las zanjas para colocar las tuberías y cerrar los trechos abiertos.

De ese modo, cuando don José Luján llegó el lunes a su despacho a las 7 a.m. y se enteró de la desaparición de la cañería, en Turru ya todo estaba consumado y las gentes se encontraban felices a la espera solo de que les conectaran el agua.

Aquel viernes, a las 3 p.m., el gobernador se había puesto su saco y se despidió de sus empleados, disponiéndose a disfrutar de un agradable fin de semana con su familia. Lo que menos imaginaba era que el lunes se llevaría el colerón de su vida, pero que lo iba a inmortalizar en la historia.

El lunes no faltó un vecino “vina” que se apresuró hasta el despacho de su señoría para contarle que habían sido vecinos de Turru los que se habían cargado los tubos. Enojado, el gobernador ordenó de inmediato una diligencia en persona y en “situ” para aclarar el caso, el cual ya le estaba golpeando duro el hígado y lo tenía furioso, como un toro miura.

Pero, ¡Oh sorpresa! Cuando tornó a la oficina venía sin un solo tubo. Regresó, eso sí, jovial y muy contento, sin sospechar que acababa de inaugurar, para siempre, la lisonjería en Costa Rica, porque, cuando don José fue a realizar la indagación en Turrujal, se había encontrado que la gente, a la pura entrada principal del barrio, había colocado un gran letrero que decía:

¡BIENVENIDO AL BARRIO LUJÁN!

Y así se escribe la historia. Desde entonces nunca más se volvió a hablar del autóctono Turrujal y solo se ha escuchado el nombre de Barrio Luján, más lujoso, más alisador.

Así como nadie quiso volver a mentar al Barrio Turrujal, tampoco en este importante sector de San José, nadie sabe que los Luján pueden proceder de España del siglo XVI, de los amores clandestinos de la comediante española, Micaela Luján, amante de Lope de Vega, que tuvo varios hijos con el famoso dramaturgo, quien la celebró con el nombre poético de ¡Camila Lucinda!

¡Alabado sea!

Referencias:

  • Hubert Solano
    hubertsolano@yahoo.com

          Semanario Primera Plana

  • “San José de Antaño 1890-1940”, de Yandry Álvarez Masís y Dennys Gómez Duarte, tesis para optar por el grado de licenciatura en historia, experiencia que adquirieron durante los años que laboraron en el Centro de Investigación y Conservación del Patrimonio Cultural, del Ministerio de Cultura, Juventud y Deportes. 

 

Paseo Colón, San José

Paseo Colón 1917

Generalidades:

El Paseo Colón es una importante vía de San José, Costa Rica perteneciente a la Avenida Central; que comienza al este de la La Sabana en la calle 42 y finaliza al noreste del Hospital San Juan de Dios en la calle 14, donde se convierte en un paso peatonal. Constituye la principal arteria en el casco occidental de la ciudad y, junto con la Avenida Segunda, es una ruta estratégica para atravesar San José.

A lo largo de su historia —y hasta la actualidad— se ha consolidado como uno de los principales ejes josefinos en el comercio, cultura, logística, manifestación, movilización y transporte público; conectando el centro de la ciudad con Mata Redonda.

Historia:

El Paseo Colón nació a finales del siglo XIX como la calle de la Sabana, siendo desde sus inicios una valiosa ruta de conexión para el oeste de San José,​ que durante esas épocas era una zona en alto auge tras la construcción del Asilo Psiquiátrico Chapuí, la masiva inmigración polaca y el posterior establecimiento en el Parque Metropolitano La Sabana del Aeropuerto del Coco.​ Como tal, ya para 1893 el gobierno aprueba la inversión de 2500 pesos para la arborización y ornato de la avenida, que desde ese momento se planeó como un paseo estético que sirviera de complemento al Parque de la Sabana, y permitiera una ágil movilización en el casco metropolitano josefino.

Ya para 1915, durante la administración González Flores y por sugerencia de Ricardo Fernández Guardia, se le bautiza con su nombre actual en honor a Cristóbal Colón. Asimismo la avenida sirve como ruta estratégica para el tranvía desde La Sabana hasta la Estación del Atlántico. Posteriormente, en 1932 se instala en el centro del paseo un obelisco de 10 metros en conmemoración a Colón, que sería desmantelado a mediados del siglo XX.

Sitios de interés:

 

Ministerio de Educación Pública en el tramo oriental del paseo.

A lo largo del Paseo Colón se ubican numerosos puntos de interés para la ciudad de San José, como su hospital más antiguo e importante, el San Juan de Dios, así como el Hospital Nacional de Niños y la Biblioteca de la Seguridad Social (antiguo Asilo Chapuí). De igual manera, en la intersección con la calle 14 se ubica la sede central de Ministerio de Educación Pública en el Edificio Rofas.

También en la esquina sureste con la calle 28 se ubica la sede para Centroamérica de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura. Finalmente en las intersecciones con las calles 28 y 38, respectivamente, están situadas las embajadas del Reino de España y el Estado de Israel.

Arquitectura:

Todavía subsisten algunas casas de estructura de madera y forro de tablilla, hoy convertidas en instituciones financieras. Casas de corredor con pórtico frontal de perfecta simetría y de lenguaje victoriano criollo se ofrecen actualmente como hostales.

Diversas interpretaciones de la arquitectura colonial persisten en casas y edificios transformados en negocios y oficinas, los cuales lucen sus techos de teja, arcos, comedores y recursos ornamentales.

 

Referencias:

  1. Repretel Costa Rica (29 de abril de 2015). Paseo Colón, más de 100 años de historia. Informe 11. Consultado el 14 de octubre de 2017.
  2. Vargas Fernández, Sonia. «Estampas de antaño: Paseo Colón». Universidad Estatal a Distancia (UNED). Consultado el 14 de octubre de 2017.
  3. David Fernando Araya Díaz y María Fernanda Rojas Rodríguez. «Plazas, parques y avenidas de San José, Costa Rica Segunda mitad del siglo XIX e inicios del siglo XX» (PDF). , Escuela de Arquitectura, Universidad de Costa Rica. p. 15. Consultado el 14 de octubre de 2017.
  4. Tovar, Enrique (18 de octubre de 2013). «Historia de San José: recuerdos de una ciudad recorrida por un tranvía». La Nación. Consultado el 14 de octubre de 2017.
  5. Fotografías tomadas de Internet.