Edificio Herdocia, San José

El Edificio Herdocia es un inmueble de cuatro pisos ubicado en San José, Costa Rica. Fue construido en 1945 por el arquitecto catalán Luis Llach Llagostera. Localizado en una esquina en la que confluyen la calle 2 y la avenida 3 de esta capital centroamericana, al costado norte del Edificio de Correos y Telégrafos de Costa Rica, con el cual conforma uno de los conjuntos de mayor valor arquitectónico del casco urbano josefino.

Historia

El terreno donde se encuentra ubicado el edificio Herdocia ha pertenecido a varios dueños desde mediados del siglo XIX. En 1934, la propiedad fue heredada por María del Carmen Herdocia Rojas, en ese momento, una estudiante residente en Londres. En 1945, fue derribada una casa de habitación que existía en ese terreno para iniciar la construcción del inmueble. Desde la finalización de su edificación hasta la actualidad, su uso ha sido comercial.

El 20 de diciembre de 1999, fue emitido el decreto 7555, en cuyos artículos 7 y 8 declaró al edificio Herdocia como Patrimonio Histórico Arquitectónico de Costa Rica, lo cual se hizo efectivo con su publicación en el diario oficial La Gaceta el 23 de febrero del 2000. Tras varios años de abandono, falta de mantenimiento y vandalismo, en el año 2012 fue restaurado por el Centro de Patrimonio del Ministerio de Cultura de Costa Rica, con una inversión cercana a los 90 millones de colones, con el objetivo de rescatar su histórica fachada.

Arquitectura

La arquitectura del edificio Herdocia denota una transición entre el estilo neoclásico y el modernismo. Dentro de la obra arquitectónica de Luis Llach, se le considera una propuesta poco común por su tipología y su lenguaje. Es el único inmueble construido por Llach Llagostera que cuenta con más de dos pisos. Posee una estructura de concreto armado y ladrillo. Presenta cuatro niveles simétricos, con un torreón central que ocupa la esquina principal del edificio. Destaca principalmente por su fachada, la cual se considera como una simplificación del estilo neoclásico, con columnas adosadas, bases de columnas y capiteles. Contiene algunos elementos barrocos sobre todo en las ventanas, tales como los helicoides que las franquean y los arcos de medio punto en relieve que las coronan. Hacia el norte y al oeste, en el cuarto piso, posee unas pérgolas de concreto con cabezas de figuras de estilo neoclásico. En la decoración destacan referencias historicistas, como las pilastras y las ménsulas, también otras más simples en cornisas y frontones, además de elementos más modernos.

El vestíbulo del primer piso presenta un ducto de ascensores con una escalera al costado que sube al segundo piso. El piso del vestíbulo está recubierto de hule, pero se puede reconocer el terrazo que cubre. En el segundo piso hay un vestíbulo central con piso de mosaico decorado con dibujos de color café claro. Alrededor del vestíbulo, hay aposentos con piso recubierto por el mismo mosaico.

Una escalera en forma de caracol, sin descansos, lleva al tercer piso, que también cuenta con un vestíbulo con mosaicos decorados. En este piso también hay varios aposentos similares a los del segundo. Otra escalera de caracol lleva al cuarto piso, que cuenta con un vestíbulo de madera, que además cuenta con paredes con grandes ventanas del mismo material. Este piso cuenta con un balcón en la torre principal que permite asomarse al exterior. El techo del cuarto piso cuenta con varios tragaluces.

Las paredes y el cielo raso de los tres primeros niveles son de ladrillo. Las escaleras poseen un pasamanos con balaustre de madera que remata en una cola torneada, reflejo de la influencia del art decó.

Referencias:

  • González E., Luis Fernando (2004). Luis Llach: en busca de las ciudades y la arquitectura en América. San José, Costa Rica: Editorial de la Universidad de Costa Rica. p. 345. ISBN 978-9977-678-42-9. Consultado el 9 de agosto de 2014.
  • Torres, Jason (17 de febrero de 2013). «Edificio Herdocia se lava la cara y llena de color la capital». CR hoy. Consultado el 9 de agosto de 2014.
  • Solano B., Andrea (24 de febrero de 2013). «Un caballero de concreto se pone guapo en una esquina de San José». La Nación. Consultado el 9 de agosto de 2014.
  • Google Maps.
  • Fotografías Internet.

Castillo del Moro, San José

Castillo del Moro.JPG

El Castillo del Moro, conocido también como el Castillo de Amón o Casa del Moro, es un edificio ubicado en la ciudad de San José, Costa Rica. Construido en 1930 por encargo de su dueño, el español Anastasio Herrero Vitoria, es obra del arquitecto de origen catalán Gerardo Rovira y del maestro de obras de origen croata Pasko Hilje. Se encuentra localizado en el distrito de El Carmen, concretamente en el histórico Barrio Amón, uno de las zonas residenciales más importantes de esta ciudad durante el siglo XIX y parte del siglo XX. Fue residencia de monseñor Carlos Humberto Rodríguez Quirós, arzobispo de San José entre 1960 y 1978. Destaca por su exótica arquitectura de influencia neomudéjar, de gran belleza por los exquisitos detalles de su ornamentación, razones por las cuales el Castillo del Moro es patrimonio histórico-arquitectónico de Costa Rica desde el año 2000.

castillo del moro1
Fotografía Revista Imagen

El Castillo del Moro es una vivienda de dos pisos, ubicada en un importante eje de acceso a la ciudad de San José. Es llamado de esa forma ya que su construcción recuerda una pequeña fortaleza mudéjar. Su infraestructura incorpora elementos arabescos, como arcos de medio punto, decorados moriscos en los remates de los muros y las ventanas, filigranas en relieve, cerámicas, ménsulas y mosaicos españoles, y gárgolas en las cornisas exteriores. Posee una torre exterior con una cúpula de bronce y un patio interno como comedor central, rodeado de columnas y arcos, y con una fuente en el medio. En su interior hay varios aposentos y habitaciones espaciosas con paredes de ladrillo repellado y alrededor de mil azulejos que representan distintas escenas de El Quijote de Miguel de Cervantes y varias reproducciones de pinturas de Francisco Goya, así como los escudos de Costa Rica y de España, escudos de las regiones españolas y de las provincias de Costa Rica.

castillos del moro2

En la actualidad, es una residencia privada  y es un punto de atracción turística para locales y extranjeros.

Referencias:

  • Fotografías de Internet
  • Fotografías Revista Imagen
  • Wikipedia

 

Castillo del Moro map

Edificio Steinvorth, San José

 

El Edificio Steinvorth, también llamado Almacén Steinvorth, es un inmueble de dos pisos ubicado en San José,Costa Rica. Construido en 1907 por el italiano Francesco Tenca Pedrazzini, por encargo de los hermanos Wilhem, Walter y Otto Steinvorth Ulex, comerciantes alemanes radicados en Costa Rica en 1872. Se encuentra ubicado entre la avenida central de San José, en el cruce de la esquina noroeste de esta avenida con la calle 1. Durante su época de mayor esplendor y hasta el estallido de la Segunda Guerra Mundial, que marcó su decadencia, fue uno de los almacenes más importantes de esta capital, donde se podían adquirir principalmente productos importados. Actualmente, se le considera una de las principales joyas arquitectónicas de la capital costarricense por su particular arquitectura, donde se combina la corriente estética europea de entonces con la naciente modernidad arquitectónica que predominaba en las ciudades de los Estados Unidos. Es patrimonio arquitectónico de este país centroamericano desde 1999. Seguir leyendo Edificio Steinvorth, San José

El Castillo azul, edificio anexo de la Asamblea Legislativa, Cuesta de Moras, San José, Costa Rica

 

Castillo Azul, 1930

Castillo Azul2
Fotografía de Antonio Solera

El Castillo Azul es un edificio localizado en San José, Costa Rica. Es una de las cuatro edificaciones que pertenecen a la Asamblea Legislativa de Costa Rica y alberga la presidencia del congreso. Se encuentra ubicado en Cuesta de Moras, entre Avenida Central y calle 17, sobre el bulevard Ricardo Jiménez Oreamuno. Es un elegante inmueble de dos plantas con arquitectura de estilo neocolonial y mediterráneo, lo que, sumado a su importancia histórica y política, lo convierte en uno de los edificios más emblemáticos de esta capital centroamericana. En el pasado sirvió de Casa Presidencial y también fue sede de la Embajada de los Estados Unidos. Fue declarado monumento nacional y patrimonio histórico-arquitectónico de la nación costarricense en 1976.

Historia

El Castillo Azul fue construido en 1911 por el grupo de ingenieros “Andreoli e Induni”, por encargo de Máximo Fernández Alvarado, líder del Partido Republicano, quien aspiraba a la presidencia de la República y planeaba utilizarlo como Casa Presidencial y residencia personal, de allí su ubicación cercana al Cuartel Bellavista, el principal cuartel de armas de San José. Las elecciones de 1914, sin embargo, quedaron sin ganador y de acuerdo a la constitución vigente, fue llamado a ejercer el licenciado Alfredo González Flores, diputado y miembro del mismo partido, quien ocupó la mansión. Durante 1917, el presidente González Flores fue derrocado por su Ministro de Guerra, Federico Alberto Tinoco Granados, quien tomó el poder de facto. De este modo, la casa fue ocupada por él y su esposa doña María Le Fernández Le Cappellain. Durante el corto gobierno de los Tinoco, la casa fue testigo de los más elegantes bailes y recepciones que la primera dama ofrecía a la agradecida oligarquía capitalina, quienes habían apoyado el golpe de estado. La casa fue desmantelada en 1919 cuando los Tinoco se exilian en Francia. El siguiente gobernante, el Presidente provisional Francisco Aguilar Barquero, decidió no residir en el Castillo Azul y únicamente lo utilizó como su despacho, mientras que su sucesor, Julio Acosta García, se negó a vivir bajo el mismo techo donde residió alguna vez la familia Tinoco.

El Castillo Azul visto desde la calle 17, a mediados de 1920. Detrás se ve la torreta desaparecida. Fotografía de autor no determinado.
El Castillo Azul visto desde la calle 17, a mediados de 1920. Detrás se ve la torreta desaparecida. Fotografía de autor no determinado.

La Casa fue adquirida nuevamente por su propietario original, Máximo Fernández Alvarado, quien vendió el edificio al Departamento de Estados de los Estados Unidos para colocar allí una legación que sirviera de embajada. Los funcionarios estadounidenses decidieron modificar la construcción por razones de seguridad y colocaron doble piso de madera, un sistema contra incendios y enormes vigas antisísmicas que “amarran” todo el edificio y que todavía cumplen su cometido. También modificaron la distribución de las salas para hacer oficinas y estudios, y colocaron en las verjas de las ventanas las letras USA.

En 1932, un grupo de militares rebeldes se apoderó del Cuartel Bellavista para dar un golpe de estado. Los contingentes leales realizaron la defensa desde la Penitenciaría Central (actual Museo de los Niños) y un tiro errado derribó la torre azul de la embajada. Como anécdota, el embajador Roy Tasco Davis envió una carta a Washington D.C en la que relataba que el hecho no pasó de ser “un gran susto” y que inclusive tuvo la virtud de traerse al suelo un enorme panal que había en la torre, por lo que “pudo disponer de miel fresca por muchos meses”.

No obstante, lo ocurrido motivó a los norteamericanos a poner en venta la edificación. Fue así como la propiedad pasó a manos del Dr. Carlos Manuel Gutiérrez Cañas, quien invirtió una suma importante en reacondicionar en sus formas originales y amueblarla. En esta época se bajó el cielo raso en algunas habitaciones para tapar la viga antisísmica que pusieron los norteamericanos, se cambió el piso del vestíbulo pues no correspondía en cuanto a arquitectura con el resto de la casa, se remodelaron los baños y se cerró el balcón del frente, entre otras cosas. Una pequeña edificación en la parte posterior fue demolida.

Durante una de las administraciones del controvertido ex presidente José Figueres Ferrer, ordenó la destrucción del histórico Palacio Nacional (sede del congreso) para construir en su lugar el Banco Central. La Asamblea Legislativa se trasladó a un complejo de edificios entre ellos esta mansión. En 1989, como parte de la celebración del Centenario de la Democracia Costarricense, el Gobierno de la República adquirió el edificio para que formara parte de la Asamblea Legislativa.

Arquitectura

El Castillo Azul debe su nombre a la insignia política de Máximo Fernández, una bandera de color azul. Los planos y las especificaciones técnicas fueron hechos por la Casa Hennebique de París, Francia, por el ingeniero P. Falsimagne, y los trabajos dirigidos por el contratista Alfredo Andreoli. Es una mansión de unos mil metros cuadrados construida en concreto armado, con bases de granito criollo, madera moldurada en las puertas y ventanas, en la estructura del techo.

Su arquitectura combina el estilo neocolonial con elementos modernos, lo que la asemeja a una mansión mediterránea. Presenta elementos de estilo italianizante: arcos de medio punto, balaustradas, ménsulas y columnas. Tiene una buena jerarquía volumétrica, con predominancia de la masa sobre el vano, propio de la arquitectura románica. Posee seis salones con pisos decorados con granito italiano dentro y mosaicos andaluces por fuera, amueblados con finos muebles europeos. El comedor, en su momento, se dijo era el más grande de la ciudad.

La construcción original poseía una torre en el costado oeste, la cual tenía vidrios rojos, blancos y azules, sobre todo de este último color. Existen versiones de que esta torre fue destruida por un sismo. También contaba con un balcón para dar discursos.

En su interior, el Castillo Azul posee un patio de estilo español, con arcos de caracteres mudéjar y con una fuente central, obra del arquitecto catalán Luis Llach. Según una publicación del desaparecido diario La Información, en 1914 el Castillo Azul poseía una escalinata interna hecha de mármol, dos amplios salones con grandes ventanales de estilo modernista, con batientes de alto relieve de figuras doradas, y otra gran escalera de mármol cerca del comedor, la cual en el descanso se dividía en dos y ascendía a los pisos superiores que dan a los balcones que miran a la ciudad, al este y oeste del edificio.

Su última restauración data de febrero de 2013

De Oratorio a Templo, Iglesia del Carmen, San José

A inicios de enero de 1816, en la Sala del Cabildo josefino, se tomó una importante decisión para la que entonces no pasaba de ser una aldea: se acordó construir el primer edificio destinado a la educación de su juventud. Previamente habíase levantado la lista de donantes para realizar la obra, entre quienes estaba el destacado presbítero Félix Velarde Umaña. Él había sido párroco de San José y era propietario del primer cafetal documentado en el país, cultivo que también había promovido entre los vecinos.

Además de ser uno de los principales contribuyentes, anota monseñor Sanabria: “En poder del padre Velarde estaba el dinero donado por el obispo, una imagen de Nuestra Señora del Carmen y un retablo para el oratorio” ( Datos cronológicos para la Historia Eclesiástica de Costa Rica ). Seguir leyendo De Oratorio a Templo, Iglesia del Carmen, San José

Iglesia de la Merced, Patrimonio Histórico Arquitectónico

Igleisa la Merced3

La Iglesia de Nuestra Señora de La Merced, conocida comúnmente como Iglesia de La Merced, es un templo cristiano católico y parroquia bajo la advocación de la Virgen de las Mercedes, ubicado en la ciudad de San José,Costa Rica. Es un sobrio edificio de arquitectura neogótica, que se levanta en pleno corazón de la capital costarricense, sobre la Avenida Segunda y avenida 4 y calles 12 y 10 del distrito Hospital, frente al Parque Braulio Carrillo (conocido como Parque de La Merced) y el costado este del Hospital San Juan de Dios. Su construcción inició en junio de 1894, siendo monseñor Bernardo Augusto Thiel obispo de Costa Rica. Fue construida por el ingeniero Lesmes Jiménez Bonnefil, Arquitecto y Militar. y el arquitecto Jaime “Chame” Carranza Aguilar, Arquitecto. Destaca especialmente por una única torre central que muestra una fuerte influencia de la arquitectura gótica alemana. Esta iglesia es, desde el 11 de junio de 1996, patrimonio histórico-arquitectónico de Costa Rica y uno de los edificios más reconocibles de la ciudad de San José. Seguir leyendo Iglesia de la Merced, Patrimonio Histórico Arquitectónico