cASA DE cULTURA DEL eSTE, cASA DEL aRTISTA, gUADALUPE, gOICOECHEA, s.j., 1901-1950.

Antigua Casa del Artista.

Aproximadamente en 1950 se fundó un espacio donde la viveza del color, la espontaneidad del trazo y las incontables texturas estimulan la creación. Un espacio de crecimiento, reunión e intercambio fue el sueño de Olga Espinach.

Hoy, la Casa del Artista es recordada con aprecio por aquellos que cruzaron sus mil y una puertas, los que acompañaron la institución a lo largo de sus constantes desalojos y los que allí trazaron las bases de su carrera estética.

Olga Espinach y la Casa del Artista: OLGA ESPINACH FERNANDEZ:su obra.
Olga Espinach, fundadora de la Casa del Artista hoy Casa de la Cultura del Este en Guadalupe. Pintura al oleo de Lucio Ranucci.

Esta escuela albergó personalidades del arte costarricense y grandes maestros como Rafa Fernández, Rudy Espinoza, Dinorah Bolandi, Fausto Pacheco, Carlos Salazar Herrera, Leda Astorga, Mario Maffioli y Hugo Díaz, entre muchos otros.

El histórico pintor Rafa Fernández será homenajeado
Rafa Fernández.

“Doña Olga pensaba que esos dibujos ingenuos que los niños hicieron hace 60 años con los desechos de papel periódico iban a repercutir en la vida de estas personas a corto o mediano plazo”, recuerda José Edwin Araya, director de la Escuela Casa del Artista desde 1999, cuando sustituyó a Espinach.

Esos talentos emergentes lograron echar raíces en nuestro país. Hoy son grandes valores del arte a nivel local e internacional, y profesionales muy vinculados a la Casa del Artista.

“Desde sus inicios en La Nación , la Casa del Artista emprendió una labor que es ejemplo de responsabilidad, solidaridad y de entrega humanitaria pues buscó ayudar a los “niños de la calle”, reflexiona Alberto Calderón Vega, exalumno y profesor de la institución desde hace nueve años.

Viejos pinceles. Los “pregoneros de pies descalzos”, como los llamaba doña Olga, cesaron sus clases improvisadas en los talleres de impresión del diario pues no contaban con el permiso de la empresa.

Con la ayuda de su padre, Viriato Espinach, Olga acondicionó un taller en su propia casa para que los niños continuasen desarrollando sus dotes artísticas.

Casa Del Artista Costa Rica

En esa época, Espinach fue becada como participante de la Liga de Estudiantes de Arte en Nueva York, Estados Unidos. Allí realizó estudios formales de arte y moldeó las bases de sus conocimientos para transmitirlas a los niños.

En 1951, la Casa del Artista se inauguró oficialmente con la exposición Semana Nacional del Arte, en la que participaron personalidades de la época.

En aquel momento recibió un rango institucional pues se adscribió a la Dirección de Artes y Letras del Ministerio de Cultura.

Felo Garcia e Ibo Bonilla cropped.jpg
Rafael Felo García, Premio Magón del 2008.

Rafael Felo García, premio Magón del 2008, era en ese momento director de Artes y Letras y estuvo contento de llenar un vacío artístico ya que la única instancia de esta naturaleza que existía en el país era la Escuela de Artes de la Universidad de Costa Rica. La Casa del Artista era el primer espacio inclusivo con responsabilidad social.

“Fuera de ser una escuela de arte, era muy familiar: se vivía la verdadera vocación del artista. Doña Olga dejó parte de su herencia en la institución. Hasta nos daba de comer en su propia casa; era una gran filántropa; como una madre para todos los artistas”, reflexiona Ricardo Jiménez Salazar, exalumno y actual profesor de la Escuela.

La institución rodó por las calles de Costa Rica. Tuvo muchas sedes: al este de la iglesia de La Merced, frente al Colegio de Señoritas, en un anexo del Teatro Nacional, en un edificio en Cuesta de Núñez que era propiedad de la familia Dent…

Olga Espinach y la Casa del Artista: OLGA ESPINACH FERNANDEZ:su obra.
Estudiantes de Casa del Artista en el Anexo del Teatro Nacional circa 1960.

En 1976, se trasladó al barrio González Lahman, y de ahí a la esquina sureste de la Corte Suprema de Justicia. Luego, el gobierno de José María Figueres Olsen la instaló en el Parque de La Paz.

“A pesar de que el ambiente era muy bonito para que los muchachos trabajasen al aire libre, en las noches era muy inseguro; además, las casitas eran muy pequeñas para albergar a más de mil estudiantes. Finalmente, el Ministerio de Cultura nos trasladó al Centro Cultural del Este, en Guadalupe”, dijo Olga Espinach en una entrevista realizada en el 2001.

Ella terminó su labor como directora en 1998, a los 80 años. Un año más tarde, José Edwin Araya asumió la dirección.

El principal temor de Espinach era perder la esencia social de la Casa del Artista, que ella por tantos años había preservado.

Construir un sueño. “Prométame y júreme que nunca convertirá la Casa del Artista en una universidad”, le dijo Olga Espinach a Araya.

Ella quería evitar así que los criterios de selección para ingresar fueran excluyentes y limitasen las posibilidades de aprendizaje de la población interesada.

José Edwin Araya explica que la siguiente etapa de cambio importante sucedió en el 2000, cuando se planteó la necesidad de aplicar cambios estructurales.

Para ello, se hizo una encuesta a los beneficiados de la Escuela: más del 70% pidió el establecimiento de una academia de arte y se planteó la necesidad de recibir un título luego de concluidos los estudios.

Así, se incorporó el otorgamiento de un título de “técnico medio” a aquellos que ingresaran a la modalidad académica y cumpliesen con un plan de estudios de arte de tres años, avalado por el Consejo Superior de Educación.

Por otra parte, la Escuela mantiene la modalidad recreativa, en la cual se ofrecen cursos libres y talleres de diferentes áreas de las artes.

La diversificación de la oferta académica se amplió a dos especialidades y siete énfasis: artes plásticas con énfasis en dibujo, pintura, escultura y gráfica; artesanía con énfasis en cerámica, textiles y orfebrería.

Desde el año 2000, la Escuela es una dependencia del Ministerio de Cultura y Juventud bajo la dirección del Museo de Arte Costarricense.

El futuro de los pregoneros. La Casa del Artista, en Guadalupe, se sometió a un proceso de remodelación, que culminaría en febrero del 2012.

El proyecto brindó mejores condiciones a sus alumnos, crear espacios de estudio y exhibición, y también auditorios más modernos.

“Queremos que la Escuela extienda sus servicios. Ahora tenemos un proyecto de ley en la Asamblea Legislativa, que pretende que la institución pase a llamarse Centro Nacional de Formación para las Artes Olga Espinach-Casa del Artista y tenga una sede en cada provincia”, puntualizó Araya.

Los pregoneros de pies descalzos de ayer son hoy instituciones del arte costarricense. El alma visionaria de Olga Espinach enriqueció la cultura de Costa Rica y pintó sonrisas en los rostros de aquellos que pasaron por sus aulas.

Resultado de imagen de CASA DEL ARTISTA, Guadalupe
En el edificio del Centro Cultural del Este, en Guadalupe, la ECA ocupa una tercera parte del inmueble. (Foto: Katya Alvarado).

La creación de la Casa Cultural del Este respondió al objetivo de descentralizar y ubicar en diferentes puntos de la ciudad de San José, Centros de Cultura que atendieran las demandas de capacitación, promoción y difusión artística de grandes núcleos de población periférica. El proyecto Casa Cultural del Este se sitúa en el Cantón de Goicoechea, concretamente al costado oeste del Cementerio del distrito de Guadalupe.

Se localiza en un inmueble constituido por una nave industrial con estructura de cubierta de armadura apernada construida en la década de 1940 como sede del Organismo Internacional de Ayuda al Desarrollo de las Ciencias Agrícolas en Centro América (STICA). Posteriormente funciono como sede de los laboratorios del Ministerio de Agricultura y Ganadería.

Actualmente el inmueble en cuestión pertenece al Ministerio de Cultura Juventud y Deportes, teniendo como sus fines y principios fundamentales:

La promoción y el desarrollo de la creación y producción artística.

La difusión cultural y recreativa.

El fomento a la capacitación artística comunal.


Arquitectura:
Constituido por una nave tipo industrial de doble altura construida en mampostería mixta confinada. Las divisiones internas han sido instaladas en un material liviano tipo plywood y/o gypsum.

La estructura que sustenta la cubierta es una armadura apernada tipo Pratt de doble angular y placas de nudo, la cual constituye un valioso ejemplo de la tecnología constructiva en hierro de la década de 1940. A la altura de la cumbrera se ubicó un monitor que actualmente no funciona como tal por tener cierres fijos en lámina de hierro galvanizado.

Este inmueble recibió la declaratoria de Patrimonio Histórico Arquitectónico el 11 de junio del 2001, por Decreto N° 29536-C.

Referencias:

-Página de Guadalupe de Antaño.

-Sicultura.

-Centro Patrimonial


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .