El Hipódromo de la Sabana

cr5
Las fotos fueron digitalizadas del libro “Fotografías y. Postales 1870/1940, vol. II”, Álvaro Castro Harrigan y. Carlos Castro Harrigan, compiladores

 

hipodromo de la sabana
Fotografía de Costa Rica y su historia

El primer edificio que se construyó en la Sabana fue un hipódromo. En diciembre de 1896 la Municipalidad celebró un contrato con Rafael Alvarado para el usufructo de diez hectáreas de la Sabana, por 25 años y establecer un hipódromo para mejorar la raza caballar, la afición al sano ejercicio de la equitación y crear un centro de recreo útil.

La primera propuesta para la construcción de un hipódromo fue hecha en 1885 por el norteamericano Silas Wright Hastings que propuso paralelamente la construcción del tranvía, proyecto que nunca se llevó a cabo.  Alvarado —que formaba también parte de la Compañía del Hipódromo— cedió sus derechos en 1897 a The Costa Rica Race and Track Amusement Co. (de la cual Minor Cooper Keith formaba parte y cuyo presidente era Fabián Esquivel). Esta compañía firmó un contrato en julio de 1897 con Samuel Schwartz Goldblaum de origen norteamericano —apoderado generalísimo de Luis León Lowe— para la construcción del hipódromo, que se inauguró en diciembre de ese año. Durante el proceso de construcción del hipódromo, en los periódicos se vanagloriaban que pronto San José, como en París, Madrid y otras ciudades inglesas, tendría también un hipódromo. Decía el artículo en el Diario de Costa Rica en 1897:

“¿Quién que haya viajado por los países cultos desconocerá que el sport más elegante y más popular son las carreras de caballos? Ambos sexos, hallan allí solaz y contento, sin que tal diversión refleje crueldad, ni se aparte de la civilización. Un hipódromo, por lo tanto en una población que se precia de culta es una necesidad de primer orden.”

La crueldad se refería a otras diversiones urbanas como los toros o las peleas de gallos, diversiones que eran consideradas como atrasadas y que según las élites debía ser suplantada por nuevos y más “civilizados” entretenimientos, como las carreras de caballos.

El hipódromo tuvo un costo de 55.000 pesos, y una capacidad de 2.500 personas, pero con una corta vida ya que fue un total fracaso y permaneció cerrado por mucho tiempo. Desde su inauguración, sólo la mitad de su capacidad fue ocupada ya que había corrido la voz en la población, que la estructura del edificio no resistiría el peso de todo el público. Muy lejano a las expectativas iniciales, el hipódromo según la Municipalidad por su ubicación y aspecto del edificio, había quitado todos los atractivos naturales que antes tenía La Sabana, reservado para el disfrute de toda la población. En 1899 la Municipalidad pidió la anulación del contrato con la Compañía del Hipódromo, y solicitó la compra del edificio para demolerlo y volver a poner el espacio para uso del público. La Municipalidad argumentaba que:

“…los contratistas han dejado de cumplir estipulaciones cardinales del convenio entre ellas de importar dos caballos sementales de pura raza a fin de mejorar la existente. El edificio es de mal gusto y en vez de dar bello aspecto al lugar, de suyo pintoresco, lo afea y le quita sus naturales atractivos, y cuando era de esperarse que se daría carreras de caballos y otros espectáculos públicos o por lo menos una o dos veces al mes se ha visto que el Hipódromo permanece cerrado y solo se ocupa en repastar ganados de los empresarios.” 

Alvarado y Keith pidieron llegar a un nuevo arreglo con la Municipalidad en 1899, para reubicar el hipódromo en otro lado que no obstaculizara la vista, reducir el terreno que ocupaba el hipódromo y que la mitad de las ganancias por entradas en las fiestas nacionales y municipales, serían para la Municipalidad. El 15 de setiembre, día de la independencia, se inauguró el nuevo hipódromo. El proyecto tampoco prosperó y fue hasta 1904 que se anuló el contrato entre las partes y Alvarado y Keith tuvieron que desmantelar el edificio del hipódromo.

Referencias:

  • Quesada Avendaño Florencia. LA MODERNIZACIÓN ENTRE CAFETALES San José, Costa Rica, 1880-1930.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s