Mercado Municipal de Orotina, Alajuela, 1901-1950.

La importancia de los mercados como sitios de intercambio se remonta a la América precolombina donde generalmente eran lugares abiertos donde se desarrollaban las actividades comerciales y sociales necesarias.
Posteriormente con la influencia española, se ubicaron los mercados en la Plaza Mayor, principal elemento configurador del paisaje urbano y núcleo generador de la ciudad, ya que además de la circulación de mercancías se concretizaban actividades esenciales de la comunidad, tanto de orden cívico como religioso y recreativo.

En Costa Rica la tarea de construir “mercados municipales” surgió en el país a finales del siglo XIX para satisfacer medidas de saneamiento y ornato, dándose entonces el proceso de sustitución de plazas de mercado abiertas por mercados municipales techados y especialmente delimitados.

Seguir leyendo Mercado Municipal de Orotina, Alajuela, 1901-1950.