Piratas en Costa Rica

Resultado de imagen para piratas en costa ricaCuando por fin la nueva e incipiente colonia de la Costa Rica empezaba a surgir, con haciendas de cacao en Matina y maíz en Nicoya y Esparza, empezaría un legaje oscuro y muy difícil para esas generaciones. Llegaban los piratas en busca del oro. Las haciendas quedaron en abandono y el comercio muy contraído ante la amenaza de los corsarios.

El imperio latino americano exportaba a España la plata, el oro, y las piedras preciosas de las minas de toda su colonia americana que se extendía desde California por México hasta las tierras sureñas argentinas. Un vasto imperio que también incluía a las Filipinas y otros países ricos y súbditos de la Corona. Con el fin de capturar valiosos tesoros, los reyes tanto de la Gran Bretaña como de Francia, volvían sus ojos hacia las riquezas de la Corona Española. Seguir leyendo “Piratas en Costa Rica”

De villas coloniales a ciudades de consumo.

En la segunda mitad del siglo XVIII los pobladores de la Boca del Monte empezaron a usar el término “La Villita” o “Villa Nueva” para nombrar al poblado que en 1801 el Gobernador Tomás de Acosta designó de oficio, “San José”. El asentamiento se había creado por orden del Cabildo de León.

Imagen relacionada
Gobernador Tomás de Acosta.

En 1736 encargó al sacerdote Juan Manuel de Casasola y Córdoba que edificara una ermita y trasladara a los habitantes del Valle de Aserrí. El prelado encomendó la misión al santo José. La capilla -en el sitio actual de la Tienda Scaglietti- quedó en abandono hasta 1747. Indígenas y mestizos se negaron a dejar sus tierras comunales y alegaron falta de agua. El desplante lo atendió el sacerdote Juan de Pomar y Burgos: ordenó sacarle un cauce a la Quebrada del Río Torres.

Después el Alcalde de Cartago, Tomás López del Corral, declaró pena de cien pesos de multa, castigos corporales, quema de ranchos y destierro contra las gentes del Valle que se negaran a poblar la Boca del Monte.

Resultado de imagen para catedral de san jose, 1858
De modesto aspecto era la catedral
de San José en 1858. Es
reflejo a la vez de la sencillez en
la vida urbana de la capital de
Costa Rica. Lit. Ramón Páez.
Fuente: Castro Harrigan. Op. Cit.

En 1812 las Cortes de Cádiz crearon el Municipio de San José a petición del presbítero Florencio del Castillo. En 1838 se derogó el decreto que había establecido la Capital en Tibás. Se trasladó a San Juan del Murciélago y se formaron los siguientes Cuarteles o centros de población con un número mayor de cien casas. San Juan, 193 casas; San Pedro, 111; San Vicente, 142; San Isidro, 160; La Uruca y San Francisco, 121; San Gabriel, 200; San José, 198 casas. San José, ubicado al costado izquierdo del río Virrilla era el núcleo principal de diez distritos parroquiales: Merced, Carmen, Mata Redonda, El Mojón (San Pedro), San Juan, San Vicente, San Isidro, Los Santos (parte de Goicoechea), Zapote y Alajuelita. Al cabo de cien años del decreto del Cabildo de León, el estadista Braulio Carrillo le dio a San José el rango de Capital de Costa Rica: el 27 de mayo de 1839, luego de la Guerra de la Liga.

El cronista Gonzalo Chacón Trejos escribió esta imagen elocuente de la Villa de San José, en 1828. “Desde el bajo de la Cuesta de los Moras hasta el Cuartel de Armas, casitas de adobes, bajitas, encaladas, con tejas rojas y ventanas de rejas de madera torneada (…) Al oscurecer, los piadosos vecinos ponen en las ventanas velas de sebo o candiles de higuerilla (…) En las casas del centro viven los ricos y poderosos, grandes casonas con amplios corredores empedrados que dan a la calle, y en cuyos horcones dejó la soga sus huellas (…) se ven algunas linternas con vidrios de colores que pregonan a distancia la riqueza de la casa en un alarde luminoso de lujo (…) Silenciosa, minúscula, con algunos ranchos pajizos y calles de tierra, sin alumbrado público, la ciudad parece dormida en tanto los habitantes esperan en las duras camas de pabellón (…) o en las rígidas cujas de esterilla (…) En la madrugada la mecha de los candiles se apaga, falta de aceite; se consumen las velas; las linternas de vidrios de colores ya no alumbran los corredores emboñigados de las casonas del centro (…).”

 

Referencias:

  • Abarca Vásquez, Carlos Alberto
    Forjadores de Costa Rica / Carlos Alberto Abarca Vásquez, Heriberto
    Valverde Castro, Edwin Salas Zamora. – 1 ed. –
    Heredia, C.R. : Editorial Forjadores, 2009.

El Gobierno en la colonia

Las diversas posesiones españolas en América estaban divididas en virreinatos (al principio hubo dos, luego tres y casi al terminar el siglo XVIII, cuatro):Nueva España, Perú, Nueva Granada y del Plata. Estos, a su vez, estaban constituidos por Capitanías Generales, conocidas a veces con el nombre de “reinos”. Cada una de estas las integraban unidades territoriales y administrativas más pequeñas llamadas gobernaciones. Asimismo, entre los principales funcionarios aparecen los virreyes, capitanes generales y gobernadores.

Costa Rica, durante casi toda la época española, perteneció a la Capitanía General de Guatemala, que la formaban las siguientes gobernaciones:  Costa Rica, Nicaragua, El Salvador, Honduras, Guatemala, Soconusco, Verapaz y Chiapas. El Capitán General residía en Guatemala. Allí funcionaba también la Real Audiencia compuesta de oidores o jueces.

El gobernador de Costa Rica, cuando era propietario, lo nombraba el Rey por períodos de cinco años, con un sueldo de 2000 ducados al año que casi siempre pagaba la caja de Nicaragua; cuando era interino, lo nombraba la Real Audiencia.

Referencias:

Monge Alfaro, Carlos. Historia de Costa Rica. Librería Trenos, Décima Cuarta Edición. 1976.

 

De la Conquista a la Colonia

La época colonial abarca en la historia de nuestra patria, desde el último tercio del siglo XVI hasta la independencia en el año de 1821. Durante este lapso la colectividad costarricense se desenvolvió en forma lenta. Esto incluye las actividades económicas, sociales y políticas, así como la población.

Los españoles se dieron a la tarea en la época de la conquista de hacer exploraciones por mares y tierras desconocidos; estos vencieron todo tipo de tropiezo hasta lograr su acometido…la conquista.

A pesar de que durante la colonia la actividad del conquistador disminuyó, los habitantes de Cartago, sostuvieron prolongada lucha contra las tribus indígenas de Talamanca con el propósito de conquistar tierras, en torno a las cuales se tejieron leyendas sobra la abundancia de oro.

Sin embargo, el centro de gravedad de la colonia estuvo en el valle intermontano central. Aquí se instaló el gobierno, se desarrolló la agricultura, vivió la mayor parte de la población, en una palabra, nació una sociedad, base de la futura nación costarricense.

 

Gobernadores Coloniales de Costa Rica

En los inicios de la dominación española, el actual territorio de Costa Rica estuvo dividido entre diversas jurisdicciones antes de formar una unidad administrativa aparte.

Inicialmente, la vertiente del Caribe perteneció a la provincia de Veragua, creada en 1508. Posteriormente, la vertiente del Pacífico fue asignada a la provincia de Castilla del Oro, y más tarde la región noroeste de esa vertiente pasó a depender de la provincia de Nicaragua. Seguir leyendo “Gobernadores Coloniales de Costa Rica”

El Tabaco en Costa Rica

Resultado de imagen para planta del tabaco
Planta del tabaco con su flor.

Este cultivo es originario de América aunque no se conoce con precisión un lugar específico porque no se le ha encontrado en estado silvestre. Probablemente sea originario del Sur del continente; sin embargo, habita como hierba en la totalidad de los trópicos.

La historia del tabaco como cultivo se inicia desde principios de la Colonia. Los indios conocían y cultivaban el tabaco con mucha antelación a la llegada de los españoles. Lo usaban para fumar y también como hierba medicinal y es por esa razón que lo cultivaban con esmero. Para comprender la cronología de los acontecimientos históricos se establecen tres etapas, las cuales se identifican por sus características específicas. En cada una de ellas se narran los sucesos más relevantes y sus repercusiones en el desarrollo de la vida costarricense.

 

Resultado de imagen para planta del tabaco

Etapa Inicial del Tabaco:

Después de 1502, año en que llegaron los españoles a Costa Rica, ellos conocieron el tabaco. A los españoles le impresionó ver cómo los indígenas usaban unas hojas arrolladas, las cuales quemaban por un lado y por el opuesto inhalaban el humo.

El tabaco era usado por los nativos principalmente en las ceremonias religiosas y en las festividades; el humo les provocaba un sopor que los narcotizaba y en ese estado se hacían heridas en sus propios cuerpos.Imagen relacionada

Estas costumbres crearon en los españoles una actitud negativa contra el tabaco; sin embargo, con el transcurso del tiempo y por efecto del intercambio cultural y genético entre ambas razas, en una fecha anónima los españoles aprendieron a fumar y rápidamente esta práctica se difundió en el viejo continente.

En 1605 los pobladores de Cartago emigran a las tierras de San José para sembrar tabaco. El cultivo rindió muy buenos resultados por la fertilidad de los suelos y las buenas condiciones climáticas; por esta razón, la región comprendida entre Barva, Heredia, Alajuela, Ujarraz y San José, se desarrolló rápidamente. Además, las relaciones comerciales entre Nicaragua y Panamá tenían entre los principales rubros la exportación de tabaco.

Etapa del Monopolio:

El desarrollo social y económico lógicamente despertó el interés y la codicia de los españoles; fue así como en 1752 la Corona Española impuso el monopolio del tabaco en Perú y en 1766 en el Reino de Guatemala (estanco del tabaco).

Los beneficios económicos que se alcanzaron como resultado del monopolio fueron muy buenos; entre 1770 y 1780 las ganancias fueron de 1.5 millones de pesos y, veinte años después, este rubro se había triplicado.

Como consecuencia de este éxito económico en 1784 se construye la Factoría del tabaco en San José, en el lugar donde hoy se encuentra el Banco Central.

La Factoría del Tabaco:

La construcción de este edificio marcó las bases del desarrollo de San José; fue en la factoría donde se llevó a cabo toda la administración, compra, almacenaje y venta del tabaco, principal cultivo de esta zona.

La administración de la factoría estaba regida por el máximo poder de la Capitanía General de Guatemala; en segundo lugar jerárquico estaba el factor, que era el administrador general; la seguía luego el fiel de almacenes. La Caja Real era administrada por el contador, que a su vez fiscalizaba al tesorero.

Los agricultores o cosecheros sembraban el tabaco en los terrenos del Valle Central que eran aprobados por el factor para este fin. Las tercenas eran almacenes de la misma factoría, recibían tabaco, lo almacenaban y lo vendían. Se encontraban las tercenas en San José, Heredia, Alajuela, Cartago, Ujarraz, Bagaces, Esparza, Nicoya, Guanacaste, Santa Cruz y Nicoya.

Por orden del Reino de Guatemala, en 1782 se autoriza su siembra únicamente en Costa Rica por lo que la actividad tabacalera se incrementó notablemente, pues desde aquí había que abastecer de tabaco a todo el Reino de Guatemala.

Me encontré este interesante reportaje del Profesor Anastacio Alfaro, donde nos describe de manera más detallada lo referente a este tema.

Referencias:

  • Chaverri Guerrero, Rodrigo. El Cultivo del Tabaco.
  • Revista Instituto Defensa del Café. Anastacio Alfaro.

 

 

 

El Río Virilla…su nombre

El río Virilla empieza a citarse en 1647 en un documento en que Ignacio de Aguilar y Agustina de Ulloa venden a Diego de Ocampo Figueroa.

Se vuelve a citar como lindero el nombre DELVIRILLA en 1651 y en 1663. Posteriormente el nombre de río ELVIRILLA aparece EL VIRILLA y AL VlRILLA. En las inmediaciones de este río tuvo una finca Elvira de Torres, hija de Salvador de Torres. La tradición de que el nombre ELVIRILLA es un diminutivo de Elvira parece confirmarse si se relaciona con el nombre de Elvira de Torres.