José María Castro Madriz, primer Presidente de C.R.

Resultado de imagen para biografía de jose maria castro madriz
Retrato de José María Castro, pintado por Tomás Povedano

 

Datos Personales:

José María Castro Madriz nació en San José, el primero de setiembre de 1818 (tres años antes de la Independencia). Fue hijo único de Ramón Castro y Ramírez y Lorenza Madriz y Cervantes, hermana del presbítero y doctor Juan de los Santos Madriz y Cervantes.

Contrajo nupcias en San José el 29 de junio de 1843 con Pacífica Fernández Oreamuno, hija del jefe de Estado Manuel Fernández Chacón y María Dolores Oreamuno y Muñoz de la Trinidad, y hermana de Próspero Fernández Oreamuno, presidente de la República de 1882 a 1885.

Estudios:
Cursó estudios elementales en San José con Rafael Ramírez Hidalgo y después estudió con el médico y abogado nicaragüense don Rosalío Cortés y el médico guatemalteco Nazario Toledo. Posteriormente fue enviado a estudiar a la Universidad de León, Nicaragua, donde se graduó de bachiller en Filosofía (23 de diciembre de 1838) y de doctor en Leyes (1° de noviembre de 1841) y en Filosofía (22 de mayo de 1842). Seguir leyendo “José María Castro Madriz, primer Presidente de C.R.”

Juan de Cavallón y Arboleda…biografía

Resultado de imagen para juan de cavallón,  costa rica

Juan de Cavallón y Arboleda había nacido en el año 1524 en la localidad de Castillo de Garcimuñoz de La Mancha Alta, dentro del entonces Reino de Toledo de Castilla la Nueva que formaba parte de la Corona de España. Casó con Leonor de Barahona y Escobar, hija del conquistador Sancho de Barahona. Hija de este matrimonio fue Ángela de Cavallón y Barahona, quien casó con el licenciado Ramírez de Alarcón, hijo de uno de los oidores de la Real Audiencia de Nueva Galicia.

Se graduó como licenciado en Derecho en la Universidad de Alcalá de Henares.

Fue nombrado el 26 de octubre de 1553 como alcalde mayor de Nicaragua. En 1557 el rey don Felipe II lo nombró oidor de la Real Audiencia de Santo Domingo, pero no desempeñó el cargo.

En 1560 la Real Audiencia de Guatemala le encomendó la pacificación y poblamiento de Nueva Cartago y Costa Rica, territorio en el cual fuera nombrado alcalde mayor en 1561.

Para emprender la conquista de este territorio se asoció con fray Juan de Estrada Rávago y Añez, quien en octubre de 1560 fundó la villa del Castillo de Austria en la costa caribeña, pero esta población no subsistió.

Cavallón y Arboleda salió por tierra de Nicaragua en enero de 1561, pasó por Nicoya y llegó a Chomes, donde le esperaba alguna gente que le había precedido y emprendió la marcha tierra adentro, hasta un punto donde estableció un campamento llamado el Real de la Ceniza.Imagen relacionada

Desde allí despachó varios contingentes a diversos sitios, entre ellos uno al mando del sargento mayor Antonio Álvarez Pereyra, quien prendió al rey chorotega Coyoche en el valle de su nombre, al cual Cavallón dio el nombre de Landecho. Los súbditos de Coyoche vinieron al campamento a prestar servicios y con su ayuda se pudo continuar la marcha hacia el interior.

A finales de marzo de 1561 Cavallón fundó en el sector occidental del Valle Central de Costa Rica una ciudad a la cual dio el nombre de Castillo de Garcimuñoz, en recuerdo de su pueblo natal.

Posteriormente, después de haber sometido frágilmente los reinos huetares de Garabito, Pacaca, Corriravá (Curridabat), Tiribí y Yorustí, fundó la villa de Los Reyes, en las vecindades de la costa del Pacífico, con el puerto de Landecho en la ensenada de Tivives. Uno de sus tenientes, Ignacio de Cota, atravesó la Cordillera Central y llegó al Valle del Guarco.

Cavallón enfrentó la bravía resistencia del rey Garabito,

Resultado de imagen para rey garabito, costa rica
Rey Garabito

al que no logró someter, y de otros monarcas y príncipes indígenas, a los que trató de modo despótico. Un príncipe llamado Quizarco, hermano del rey de Pacaca Coquiba, fue hecho prisionero por Álvarez Pereyra y llevado a Castillo de Garcimuñoz, donde Cavallón mandó azotarlo y encadenarlo, pero después logró fugarse.

Además, en Castillo de Garcimuñoz estuvieron presos una esposa y dos hijos del rey Garabito, también capturados por Álvarez Pereyra. Todo esto aumentó la resistencia de los indígenas.

El 28 de abril de 1561 el rey Felipe II nombró a Cavallón, fiscal de la Real Audiencia de Guatemala y en enero de 1562 el conquistador se marchó de Costa Rica, dejando el gobierno, en calidad de teniente de alcalde mayor, a fray Juan de Estrada Rávago y Añez.

El 25 de octubre de 1562 fue nombrado como fiscal de la Real Audiencia de México.

El licenciado Juan de Cavallón y Arboleda falleció en México en diciembre de 1565, en el desempeño de aquel cargo.

Juan Manuel de Cañas-Trujillo y Sánchez de Madrid…primer Jefe Político de Costa Rica

Image result for juan manuel de cañas trujillo
Oleo de Juan Manuel de Cañas

Nació en El Puerto de Santa María, (Cádiz, España), el 2 de julio de 1763 y fue bautizado en la parroquia de los Milagros de esa ciudad el 4 de julio. Sus padres fueron Nicolás Francisco de Cañas-Trujillo y García de Pastrana (nacido en 1735) y Magdalena Sánchez de Madrid y Bacaro, ambos nacidos en El Puerto de Santa María, que casaron el 4 de junio de 1758. Tanto por su línea paterna como por la materna descendía de prominentes familias hidalgas y su madre era sobrina del marqués de Casa Madrid.

Casó en Nicaragua con Tomasa Avendaño (Bendaña) Zurita y Moscoso, nacida en León de Nicaragua (hija de Don Juan Antonio de Avendaño y Moscoso, casado con Doña Josefa Jacinta de Zurita y Pasos, nacido en Granada, Nicaragua), ella falleció en San José, Costa Rica, el 24 de junio de 1810. De este matrimonio nacieron tres hijos:

  • Manuel Antonio, n. León, Nicaragua, ingreso a Costa Rica con apenas 5 años de edad, (casado en Costa Rica en 1814 con Ana Josefa Hidalgo Muñoz de la Trinidad, Costarricense).
  • Juana Francisca María Dolores.
  • José María Cañas-Trujillo y Avendaño (fallecido en 1797).
    Tuvo además cuatro hijos extramoniales con Feliciana Ramírez Pacheco (fallecida el 21 de febrero de 1806): María del Pilar (soltera) n. Costa Rica, José Nicolás (nacido en 1802, Costa Rica y que aún vivía en 1883, casado con Feliciana Alvarado y Velasco), José Manuel (n. 1803 Costa Rica -1886, casado en 1825 con Rita Alvarado) y Juan Francisco de la Rosa Cañas Ramírez (nacido en 1805 Costa Rica). De Nicolás queda copiosa descendencia en Costa Rica.

Hijos de Manuel Antonio Cañas Avendaño (Bendaña) con Ana Josefa Hidalgo Muñoz de la Trinidad:

  • Juan José de los Dolores Cañas Hidalgo, nacido en San José, bautizado Parroquia Nuestra Señora del Carmen el 13 de marzo de 1816.
  • María Ramona Máxima Cañas Hidalgo, nacida en San José, bautizada en Parroquia Nuestra Señora del Carmen el 18 de febrero de 1817.
  • Don José María Calixto Cañas Hidalgo, nacido en San José el 14 de octubre de 1819.
    María de los Dolores Simona Cañas Hidalgo, bautizada en Cartago el 28 de febrero de 1821.
  • Juan de la Rosa Cañas Hidalgo, bautizado en León en 1830, quien se radicó en Costa Rica, donde casó en 1857 y tuvo descendencia.

Manuela Cañas Hidalgo, nacida en León (c.1839), Nicaragua, radicada en su país materno, Costa Rica, desde los 7 años de edad de acuerdo a declaración Jurada de su tía carnal Doña Margarita Hidalgo Muñoz de la Trinidad, casada en la Parroquia de Nuestra Señora del Carmen, en San José, Costa Rica, el 26 de abril de 1868.1​ , con don Álvaro Contreras y Membreño, hondureño radicado en Costa Rica. Doña Manuela Cañas Hidalgo, fue heredera del Presbítero Félix Hidalgo Muñoz de la Trinidad.

La nuera de don Juan Manuel, doña Ana Josefa Hidalgo, regresó a Costa Rica ya viuda con varios de sus hijos y murió en San José en 1847. Su nieta Rafaela Contreras y Cañas, hija de Álvaro Contreras y Manuela Cañas Hidalgo, fue la primera esposa del poeta nicaragüense Rubén Darío.

Carrera militar
Sirvió en el batallón de infantería de Sevilla y posteriormente presentó servicios militares en Guatemala, San Salvador y Nicaragua.

Se radicó en Costa Rica en 1795. Fue sargento mayor del Batallón Provincial y le correspondió dirigirlo durante su expedición a Nicaragua en 1812. Llegó a alcanzar el grado de Coronel.

El rey Fernando VII le concedió el título de caballero de la Orden de San Hermenegildo en 1819.

Gobernador interino de Costa Rica
En junio de 1819, por muerte del gobernador Juan de Dios de Ayala y Toledo, asumió el mando militar de Costa Rica, y el 3 de diciembre de ese año la Real Audiencia de Guatemala lo nombró gobernador interino de la provincia. Se juramentó el 29 de ese mes en la ciudad de Cartago. Fue el último gobernador español de la provincia.

Jefe político subalterno de Costa Rica
En 1820, al pasar Costa Rica a ser nuevamente un partido de la Provincia de Nicaragua y Costa Rica, Cañas Trujillo pasó a ser su jefe político subalterno, subordinado al jefe político superior residente en León de Nicaragua, Miguel González Saravia y Colarte. Por dificultades con este presentó la renuncia el 17 de abril de 1821, pero siguió en funciones porque el alcalde primero de Cartago Santiago de Bonilla y Laya-Bolívar, a quien correspondía encargarse interinamente del cargo, se negó a asumirlo.

Durante su administración se tuvo noticia en Costa Rica de la proclamación de la independencia de España por las autoridades superiores de León.

Jefe político patriótico de Costa Rica
En la madrugada del 29 de octubre de 1821, ante la noticia de que en León se había proclamado el 11 de octubre la independencia absoluta de Nicaragua y Costa Rica, el cuartel de Cartago fue tomado por José Santos Lombardo y Alvarado, con lo cual se disipó la posibilidad de que Cañas-Trujillo intentase impedirla, y más bien le correspondió firmar el acta de independencia de Costa Rica suscrita en esa ciudad el mismo día.

Durante unos días conservó el ejercicio del mando político, con el título de jefe político patriótico, pero el 12 de noviembre de ese año dimitió y el poder fue asumido por la Junta de Legados de los Pueblos presidida por Nicolás Carrillo y Aguirre.

Últimos años de su vida
Después de su renuncia, hubo rumores en Cartago en el sentido de que se proponía organizar un movimiento para volver a sujetar a Costa Rica al gobierno español, pero el 16 de noviembre de 1821 compareció ante la Junta de Legados para rechazar esas acusaciones.

A principios de 1822 se trasladó a Nicaragua. Se hallaba residiendo en la ciudad de León en 1830, cuando apadrinó en el bautismo a su nieto don Juan de la Rosa Cañas e Hidalgo.

William Walker…biografía.

Resultado de imagen para william walker, biografía
William Walker

Nacimiento:  Nashville, EEUU -8 de mayo de 1824 – Fallecido el 12 de septiembre de 1860 en Honduras.

Vida Personal:

  •  Aventurero  estadounidense que  llegó a  ser presidente  de  Nicaragua  (1856-1857).
  • Los padres de William Walker fueron el banquero escocés James Walker,​ y Mary Norvell, originaria de Kentucky.

  • Fue el mayor de los cuatro hijos de la pareja.

  • En sus años juveniles, siendo educado en un ambiente puritano y austero,​ se caracterizó por tener una personalidad tranquila y refinada, conducta que daba lugar a que se le catalogara como un afeminado en más de una ocasión.​

  • De niño fue buen estudiante y logró graduarse a la edad de catorce años de la Universidad de Nashville, ​donde la educación impartida era considerada humanista e integral. ​

  • A los dieciséis años, obtuvo un grado superior que comprendía el estudio de la Biblia y literatura clásica. También fue presidente de la Sociedad de Debates de ese mismo centro de estudios.​

     Universidad de Nashville en la segunda mitad del siglo XIX.
  • En esos años, uno de los deseos de sus padres era que William fuese ministro religioso.​ Por el contrario, el muchacho optó por estudiar Medicina, y logró culminar sus estudios en 1843 de la Universidad de Pensilvania. Posteriormente, continuó su formación en París, ciudad que no era de su agrado por tener —en su opinión— un ambiente pervertido.​ A pesar de todo, viajó por diferentes países y con el tiempo creció la convicción de que la Medicina no era lo suyo. Por otro lado, no se distinguía por ser adepto a algún vicio. ​En una de las cartas intercambiadas con un excompañero de la infancia y de la Universidad de Nashville, escribió algunas de sus incipientes inquietudes sobre la política:

    Por lo que a mí respecta, en mi infancia y mocedad había resuelto dedicarme a la política; a veces llegué a creer que había desaparecido en mí hasta el último vestigio de esa idea, pero con frecuencia vuelve cuando sueño despierto, dejándome en dudas si será un ángel de luz o un ángel de las tinieblas.

    En 1845, de regreso a Estados Unidos, practicó su profesión en Filadelfia. ​Sin embargo, decidió estudiar Derecho y logró ser autorizado como abogado en Nueva Orleans,​ aunque eligió el trabajo de periodista debido a su buena redacción.​ En este oficio laboró en el periódico Daily Crescent de esa misma ciudad, cuya línea editorial era considerada por sus críticos como apegada al gobierno del país, es decir, antiesclavista y liberal; opinión contraria al ambiente predominante en el sur de Estados Unidos. Para el caso, en este lugar se alentaba una eventual anexión de Cuba, tema rebatido por los editoriales del Daily Crescent en los que Walker más de alguna vez colaboró.

    Resultado de imagen para Ellen Galt Martin
    Ellen Galt Martin

    Durante su estadía conoció a Ellen Galt Martin de veintitrés años, una joven que se distinguía por su belleza, simpatía e inteligencia y quien, además, pertenecía a una familia reconocida de la ciudad. Sin embargo, tenía la peculiaridad de ser sordomuda. Ellen contrastaba en gran manera con el tímido, menudo y delgado William, quien en ese tiempo pesaba unas 120 libras (55 kg).  No obstante, es probable que lograra comprometerse con la joven,​ pero el matrimonio no llegó a realizarse porque Ellen murió de fiebre amarilla el 18 de abril de 1849.​ De hecho, la localidad entera estaba envuelta en una epidemia. La muerte de Martin marcaría profundamente la personalidad de Walker, al convertirse de ahí en adelante en un sujeto melancólico, a veces paranoico en su comportamiento, y propenso a decisiones atrevidas sin medir las consecuencias.

Su vida como filibustero:

En 1850 se trasladó a California con intención de colonizar su franja más meridional. Tres años después, organizó una pequeña expedición armada que zarpó de San Franciso y arribó al puerto de La Paz, tras lo cual declaró la independencia de la república de la Baja California y de Sonora, de la que se auto proclamó presidente. No obstante, a causa de la falta de suministros y de la oposición militar mexicana, se vio obligado a rendirse a las autoridades estadounidenses. Juzgado por infringir las leyes sobre neutralidad en 1854, fue sin embargo absuelto.

Al año siguiente, y en el transcurso de la Guerra Civil nicaragüense, la facción liberal le pidió ayuda y se unió a sus fuerzas. Walker dirigió la toma de Granada y, tras varios meses de lucha, se convirtió en el hombre fuerte del país. Nombrado presidente de Nicaragua en julio de 1856 y reconocido como tal por Estados Unidos, consiguió defender su cargo hasta mayo de 1857, a pesar de la férrea oposición de la coalición de Estados centroamericanos. Walker planeaba unificar las repúblicas de América Central bajo su gobierno, pero el industrial estadounidense Cornelius Vanderbilt, de cuya empresa de transportes se habían apropiado los partidarios de Walker, financió las fuerzas que lo derrotarían en 1857.

Con el fin de evitar su detención, Walker se entregó al ejército estadounidense y regresó a California. Tras otras varias intentonas frustradas de recuperar el poder en Nicaragua, en 1860 fue hecho prisionero por las tropas británicas y, tras su extradición a Honduras, fue sentenciado a muerte y ejecutado.

Se hace católico por razones políticas: Mientras Walker planeaba una cuarta expedición que sería la última, la Asamblea Nacional Constituyente de Nicaragua había promulgado una nueva Carta Magna el 19 de agosto de 1858, y en octubre la prensa norteamericana difundió su contenido. Los artículos más importantes para Walker fueron el 6 y el 9; si uno declaraba oficial la religión católica, el otro que sólo quienes profesaran la religión de la república podían ser ciudadanos y, en consecuencia, ejercer cargos públicos. Por esta razón, William Walker se hizo católico el 31 de enero de 1859 abjurando de su fe presbiteriana, en ceremonia solemne de la Catedral de Mobile. Su padre, el escocés James Walker, resintió esta decisión, ya que ambos estaban obligados por un pacto a guardar fidelidad a su iglesia.

A principios de 1860 el converso oportunista se hallaba en Nueva Orleáns con su compañero Callender Irving Fayssoux cuando éste le informó que Mr. Elwyn, comerciante inglés, vecino de las Islas de la Bahía -frente a las costas de Honduras- requería del auxilio de Walker para evitar que Honduras tomara posesión de las islas: Roatán, Guanaja y Utila. Las islas serían devueltas por Inglaterra, en virtud del convenio celebrado entre ambas naciones el 28 de noviembre de 1859. Tan pronto se arriara la bandera inglesa y se izara la hondureña, sus súbditos ingleses declararían su independencia y se enfrentarían a Honduras con la cooperación mercenaria de Walker; posteriormente, colaborarían con Walker en su empresa de Nicaragua.

Última expedición: 

El filibustero se entregó por completo a organizar la nueva expedición. Con el nombre supuesto de “Mr. Williams” y acompañado del coronel Thomas Henry -filibustero de casta- y de otros tres cofrades, se embarcó en la John A. Taylor a Roatán, donde el 16 de junio se enteró que sus habitantes, negros en su mayoría, eran hostiles: creían que los recién llegados intentaban esclavizarlos. Las autoridades inglesas detectaron la presencia de los filibusteros, averiguaron las actividades de Elwyn y reaccionaron de acuerdo. Walker partió en la Taylor a Cozumel, Yucatán, para esperar 49 filibusteros que desembarcaron el 23 de junio. Dos contingentes se le sumaron luego, de manera que el 5 de julio su fuerza era de 101 hombres (incluido él mismo).

El traspaso de las Islas de la Bahía a Honduras había quedado fijado para el 30 de julio. Pero el 7 del mismo mes el cónsul inglés en Comayagua, Edward Hall, informó al Gobierno hondureño de la presencia cercana de Walker. Por ello el ministro de Relaciones Exteriores del presidente Santos Guardiola pidió al gobernador de Jamaica que dichas islas siguieran en posesión de Inglaterra hasta que desapareciera el peligro filibustero. Al no ocurrir el traspaso, el tres de agosto Walker decidió invadir Honduras.

Walker se toma Trujillo

El 6 de agosto Walker desembarcó a cinco kilómetros del Puerto de Trujillo, cuya guarnición de su vetusto fuerte -cuarenta soldados al mando del comandante Norberto Martínez- no pudieron impedir su toma. En la acción, los invasores tuvieron 6 muertos y 3 heridos graves, mientras los locales 2 muertos y 4 heridos. Inmediatamente, la caja fuerte de la fortaleza fue forzada y saqueada, y de parte de la soldadesca filibustera hubo otros robos habituales.

Al día siguiente, Walker lanzó una “Proclama al pueblo de Honduras”, afirmando que su presencia en Trujillo constituía apenas un paso preliminar para volver a posesionarse de Nicaragua; primero, se proponía botar a Guardiola en beneficio de los pobres isleños de las Islas de la Bahía; y segundo, en su propio beneficio y en el de sus filibusteros, ansiosos de “retornar a su patria adoptiva”. Pero carecía de amigos en Centroamérica. “Es universalmente odiado y aborrecido, y si lo capturan de nuevo, le llegó su fin” -expresaba un estadounidense residente en Honduras en carta al editor del Nueva York Herald.

El cura nicaragüense Pedro Ramírez:Resultado de imagen para fusilamiento de william walker

El 12 de septiembre de 1860 un sacerdote católico (por cierto el nicaragüense de 45 años, nacido en León, Pedro Ramírez) asistió a Walker en sus últimos momentos. El filibustero se mantuvo erguido e impasible frente a los soldados andrajosos que iban a ejecutarlo frente al paredón de un abandonado cuartel a un cuarto de milla de la población. Había marchado con paso seguro con un crucifijo en la mano izquierda y su sombrero en la derecha, sin ver a nadie, sólo oyendo los salmos penintenciales del cura Ramírez.

Cuadrándose en el centro que formaba el pelotón de diez soldados en el patíbulo, dijo en voz baja, pidiéndole al sacerdote repetirlas: -Soy católico romano. Es injusta la guerra que he hecho a Honduras por sugestiones de algunos roataneños. Los que me han acompañado no tienen culpa, sino yo. Pido perdón al pueblo. Recibo con resignación la muerte. Quiera que sea un bien para la sociedad.

Diez balas atravesaron su cuerpo, y el oficial al mando le asestó en la sien el tiro de gracia. El cónsul de los Estados Unidos pagó diez dólares y con dos y medio reales por el rústico ataúd en que fueron introducidos sus despojos. Su entierro fue decoroso conforme el rito de la iglesia.

Resultado de imagen para padres de william walker
Tumba de William Walker en Trujillo, Honduras.

 

Campaña Nacional de 1856

Referencias:

  • Dueñas Van Severen, J. Ricardo (2006). La invasión filibustera de Nicaragua y la Guerra Nacional. Secretaría General del Sistema de la Integración Centroamericana SG-SICA.
  • Rosengarten, Jr., Frederic (1976). Freebooters must die!. Haverford House, Publishers. ISBN 0-910702-01-2.
  • Scroggs, William O. (1974). Filibusteros y financieros, la historia de William Walker y sus asociados. Colección Cultural Banco de América

Juan Rafael Mora Porras…Tercer Presidente de C.R. (biografía)

Resultado de imagen para biografía de juan rafael mora

Juan Rafael Mora Porras, llamado Don Juanito nace en San José el  8 de febrero de 1814 y  muere en Puntarenas el 30 de septiembre de 1860. Fue presidente de Costa Rica en tres ocasiones consecutivas. Se le reconoce especialmente el mérito de haber conducido al país a la victoria sobre los filibusteros encabezados por William Walker, en la Campaña Nacional de 1856-1857. Precisamente por esa campaña, la Asamblea Legislativa de Costa Rica le declaró «héroe y libertador nacional» el 16 de septiembre de 2010.​ Es uno de los personajes más reconocidos y más importantes de la historia costarricense.

Vida y familia
El matrimonio de Camilo Mora Alvarado y Ana Benita Porras Ulloa —familia liberal que figura entre las fundadoras de la actual capital costarricense—, tuvo cuatro hijos que pertenecieron a la élite política y social del país. No solo Juan llegaría a ser presidente; también lo sería, en 1849, Miguel y José Joaquín obtendría el grado de general. Sus hermanas Ana María y Guadalupe fueron esposas, respectivamente, de José María Montealegre Fernández, que gobernaría Costa Rica de 1859 a 1863, y de José María Cañas Escamilla, general de origen salvadoreño que se distinguió en la guerra contra William Walker.

Resultado de imagen para biografía de juan rafael mora
Esposa de Juanito Mora

Don Juanito se casó en San José el 24 de junio de 1847 con Inés Aguilar Coeto, hija de Manuel Aguilar Chacón, jefe de Estado de 1837 a 1838. La pareja tuvo ocho hijos: Elena, Teresa, Alberto, Amelia, Juan de Dios, Camilo, Juana y Antonio.

Fue alcalde de San José en 1837 y desempeñó otros cargos públicos, aunque sus principales actividades fueron el comercio, el cultivo del café, la caña de azúcar y los bienes raíces. En 1842, Juan Rafael Mora, que no tenía educación universitaria, formó una sociedad con Vicente Aguilar, que se convertiría pronto en una de las más poderosas firmas comerciales de la época.

Vida Política

​En 1847 fue elegido vicepresidente de la República,​ cargo al que renunció al año siguiente, para volver a ocupar ese puesto al subsiguiente. El golpe militar del general José Manuel Quirós, que obligó a renunciar al mandatario José María Castro, lo convirtió en gobernante del país hasta que se declarase la elección de su sucesor, que ganó el mismo don Juanito.

Entre los primeros éxitos logrados durante su gobierno estuvieron el reconocimiento de la independencia costarricense por España y la creación por Pío IX de la diócesis de Costa Rica (1 de marzo de 1850), cuyo primer obispo, Anselmo Llorente y Lafuente, fue consagrado al año siguiente en Guatemala.

En una época en que los militares tenían gran influencia en la política del país y en la que la existencia de un solo cuartel facilitaba a su comandante ponerse de acuerdo con las familias poderosas para cambiar al presidente, Mora decidió crear un segundo cuartel, lo que venía a significar un desconfianza hacia Quirós, el militar más poderoso de entonces. Este así lo comprendió y se levantó en armas el 3 de junio de 1850, pero las fuerzas que envió don Juanito a combatirlo lo derrotaron.​

El Congreso Constitucional le confirió el título de Benemérito de la Patria, por Decreto No. LXXXVI de 25 de junio de 1850.

A pesar del triunfo sobre Quirós, las cosas no se le dieron fáciles a Mora, que tenía en contra una inteligente oposición dirigida por Castro y un Congreso en gran parte adverso. Llegó incluso a presentar su renuncia, que no fue aceptada. Don Juanito optó entonces por disolver la cámara y llamar a nuevas elecciones para obtener un Parlamento fiel, cosa que consiguió.

En 1853 fue reelegido. Mejoró la carretera de Cartago al puerto de Puntarenas, vía que contribuyó a acelerar el desarrollo económico del país, y dictó otras disposiciones progresistas que se realizaron durante su mandato.

Intento de recuperar el poder y muerte

En el extranjero, don Juanito preparaba la invasión para recobrar el poder; viajó a Estados Unidos en busca de ayuda y armas. El 17 de septiembre de 1860 desembarcó en Puntarenas —acompañado de su hermano, el general José Joaquín, de su cuñado, José María Cañas y su sobrino Manuel Argüello—; los moristas tomaron la ciudad y se apoderaron de una franja de terreno que llegaba hasta el río Barranca. El gobierno de Montealegre reaccionó rápidamente enviando una fuerza militar que derrotó a Mora en la batalla de La Angostura. Don Juanito buscó asilo donde su amigo el cónsul británico Richard Farrer —con don Ricardo, como se le conocía en Costa Rica—, con quien él había tenido negocios; así, le había vendido una hacienda cafetalera ubicada en Guadalupe y en 1854 su gobierno le había dado la concesión para construir y explotar una vía férrea entre San José y Puntarenas—, pero terminó entregándose.

Fue fusilado en el lugar denominado Los Jobos el 30 de septiembre de aquel año junto al general Ignacio Arancibia (un chileno que había partido

Resultado de imagen para familia de Juan Rafael Mora porras
Fusilamiento de Juanito Mora

 

hacia California en la época de la fiebre del oro, pero que se había quedado en Costa Rica, radicándose en Esparza y que se había distinguido en la guerra contra los filibusteros). Dos días después, ejecutaron también a Cañas.

 

Sepultura de Mora
Un grupo de amigos —los cónsules británico, Farrer, y francés, Juan Bonnefil (Jean Jacques Bonnefil Hydemayra), los yernos de este, Santiago Costantine y Julio Rosat, más el capitán Francisco Roger— lograron que el cadáver no fuera arrojado a las aguas y le dieron sepultura el mismo día de su ejecución en el antiguo cementerio del estero en una fosa cavada por ellos mismos; dos días después enterraron también a Cañas. Casi seis años más tarde, el 20 de mayo de 1866, Bonnefil retorna al lugar junto con Constantine y cuatro marineros (Carlos Leonara, Enrique Ligoneff, Francisco Hervé y Guillermo Noubée) y exhuma los cadáveres, que mantiene brevemente en su residencia de Puntarenas para luego llevarlos su casa en San José, ubicada diagonal al Hospital San Juan de Dios, lugar en el que permanecen durante más de 20 años, hasta que el 13 de enero de 1885 son trasladados al Cementerio General de la capital costarricense.

Ver también:  Plaza Juan Rafael Mora PorrasLas dos Casas del Presidente Mora, Campaña Nacional

Referencias:

  • Vargas Araya, Armando (2007). El lado oculto del presidente Mora: resonancias de la Guerra Patria contra el filibusterismo de Estados Unidos (1850-1860) (1.ª edición). San José, Costa Rica: Eduvisión. p. 432

Pedro Venegas de los Ríos, gobernador de Costa Rica

 

Era un funcionario español que fuera nombrado de forma interina como alcalde mayor de Nueva Cartago y Costa Rica desde 1566 hasta 1568.

Origen familiar y primeros años:
Pedro Venegas de los Ríos había nacido en el año 1524 en la ciudad de Córdoba del reino homónimo, uno de los cuatro de Andalucía que formaba parte de la Corona española, siendo hijo de Alonso de los Ríos y de Constanza Venegas.

Viaje a la América española:
Pedro Venegas pasó a la América española y llegó a la entonces gobernación de Nicaragua en 1548, para ejercer el cargo de tesorero de la misma en 1550.

Alcalde mayor de Nueva Cartago y Costa Rica:
En 15661​ fue nombrado por la Real Audiencia de Panamá​ como alcalde mayor interino de Nueva Cartago y Costa Rica,1​ debido a la muerte del adelantado Juan Vázquez de Coronado1​ y en remplazo del teniente de alcalde mayor Miguel Sánchez de Guido que ejercía el interinato desde 1564.

Cuando fue a ocupar su cargo, llevó consigo alguna gente para repoblar la ciudad de Cartago, que estaba casi abandonada, y auxilió a los pocos vecinos. Sin embargo, durante su administración la autoridad española no se extendió a otros territorios distintos de los ya dominados, ni se fundó ninguna nueva población.

Los indígenas del valle del Guarco2​ y de los pueblos de Turrialba,​ Ujarrás,​ Corrosí y Atirro​ se confederaron para atacar a los españoles y recuperar su independencia, a principios de 1568.​ Un rey llamado Turichiquí,​ que residía en el valle de Ujarrás,​ fue el principal caudillo del movimiento.​

En febrero de ese año, Turichiquí invitó al alcalde mayor a visitar su pueblo y para solicitar que señalasen tierras que pudieran ser pobladas por los indígenas de ese valle, que andaban rebelados en los montes y supuestamente querían someterse de nuevo.

Venegas de los Ríos, con diez soldados y algunos aborígenes de servicio, se trasladó a Ujarrás y fue muy bien recibido por Turichiquí, quien lo hospedó en su casa y lo invitó a comer. Después de la comida se ofreció a los visitantes un espectáculo consistente en una danza guerrera.

Rebelión del rey Turichiquí y sus aliados:
Durante la presentación, uno de los indígenas pronunció algunas palabras en su lengua y los danzantes prorrumpieron en gritos de guerra a la vez que comenzaron a salir otros muchos que estaban emboscados en unos cañaverales a la orilla de un río vecino. Los españoles se defendieron y lograron retirarse, no sin que los indígenas lograsen herir de gravedad a dos de ellos y matasen a dos mestizos y a varios criados indígenas.

Aunque el alcalde mayor y sus hombres lograron llegar a Cartago, la sublevación se hizo general y pronto se temió un ataque contra la ciudad. Para defenderse, los vecinos se congregaron en la iglesia parroquial de Santiago Apóstol, que era el edifcio más sólido.

Sucesión del cargo y regreso a Nicaragua:
Una vez que se enteraron de que el gobernador designado Pero Afán de Ribera y Gómez estaba en camino, le enviaron mensajeros para que apresurase su llegada. Afán de Ribera llegó a Cartago el 27 de marzo de 15681​ y su llegada salvó la ciudad.​

Venegas de los Ríos le hizo entrega del mando y, al parecer abandonó Costa Rica poco después, posiblemente para regresar a la Provincia de Nicaragua.

Predecesor Miguel Sánchez de Guido
Sucesor Pero Afán de Ribera y Gómez
(único gobernador titular de la provincia de Nueva Cartago y Costa Rica)

 

Referencias:

  • Fernández Guardia, Ricardo; en “Historia de Costa Rica: el descubrimiento y la conquista” (Ed. EUNED, 201 págs., Costa Rica, año 2005).
  • Quirós Vargas, Claudia, y Juan Carlos Solórzano Fonseca, en “Costa Rica en el siglo XVI: descubrimiento, exploración y conquista” (Ed. UCR, San José, Costa Rica, año 2006).

Perafán de Ribera y Gómez…biografía

Image result for Pero afan de ribera y gomez, gobernador de costa rica

Pero Afán de Ribera y Gómez había nacido en Castilla en 1492. Pertenecía a la familia Ribera, que entroncó con la familia Enríquez y de la cual descendieron los duques de Alcalá.

Casó con Petronila de Paz. Se trasladó a América en 1519. Se radicó en Honduras en 1527 y fue alcalde ordinario, regidor y teniente de gobernador de la ciudad de Trujillo. En 1536, mientras servía a las órdenes de Gonzalo de Alvarado y Contreras, participó en la fundación de la ciudad de Gracias a Dios. Posteriormente fue intendente de minas de Guanajuato, cargo que asumió en 1557. En 1559 se hallaba otra vez en Trujillo, que ese año fue atacada por corsarios franceses. Aunque Afán de Ribera y sus tres hijos combatieron en la defensa de la ciudad, en el saqueo perdieron todo su patrimonio.

Gobernador de Costa Rica:
Fue nombrado como gobernador de Costa Rica por el rey don Felipe II el 19 de julio de 1566. Se trasladó por tierra desde Honduras a Costa Rica, a donde llegó en 1568 con su esposa, sus hijos Diego López de Ribera, Pero Afán de Ribera y Paz y Ruy (Rodrigo) López de Ribera, dos nietos, unos cuarenta soldados y cuatrocientas reses. En su ruta hacia la ciudad de Cartago fundó la efímera ciudad de Aranjuez y puerto de Ribera, a orillas del río Aranjuez, en la actual provincia de Puntarenas, lo cual llevó al abandono o despoblamiento de la villa de los Reyes fundada por Juan de Cavallón y Arboleda.

Al llegar a Cartago, capital de la provincia, el 27 de marzo de 1568, encontró la ciudad sitiada por los indígenas de las vecindades, encabezados por el rey de Ujarrás, Turichiquí, pero logró derrotarlos y hacer que levantaran el asedio, después de lo cual recibió el mando de la provincia de manos del alcalde mayor Pedro Venegas de los Ríos. En los días siguientes se efectuaron correrías a varios de los pueblos sublevados y se logró someterlos de nuevo a la autoridad española.

En enero de 1569, presionado por sus compañeros de expedición, estableció por primera vez la institución de la encomienda en el interior del territorio, aunque no tenía facultades legales para ello. En el reparto atribuyó a la Corona la encomienda sobre algunos importantes reinos indígenas, como Quepo y Pacaca, pero la distribución que hizo fue objeto de acerbas críticas, ya que dejó de lado a conquistadores que tenían varios años de estar en la provincia para favorecer a quienes habían venido con él, y además dio a su hijo Diego López de Ribera la encomienda sobre el numeroso pueblo de los Cotos o Coctus.

La expedición a la Tierra Adentro:
En enero de 1570 inició una exploración a la vertiente del mar Caribe, acompañado de su esposa, sus tres hijos, ochenta españoles y numerosos indígenas, con el propósito de fundar una nueva ciudad en la cuenca del río de la Estrella, hoy río Changuinola, donde en 1564 se habían encontrado lavaderos de oro. La expedición se prolongó durante dos años, pero no dio ningún resultado significativo y en su transcurso se pasaron infinitos trabajos y penalidades y desaparecieron varios hombres, entre ellos Pero Afán de Ribera y Paz, hijo segundo del Gobernador. Tras decidir que no era propicio establecer la fundación en la vertiente del Caribe, Afán de Ribera cruzó la cordillera de Talamanca para salir a la vertiente del Pacífico, y en las riberas del río Grande de Térraba fundó en 1571 la ciudad de Nombre de Jesús, donde falleció su esposa Doña Petronila de Paz. Desde esa ciudad envió a su hijo Diego López de Ribera a Cartago, en busca de socorros de gentes, ganados y municiones. En Cartago, el hijo del gobernador se encontró con que ante la falta de noticias de su padre, la Real Audiencia de Guatemala había nombrado como gobernador interino de Costa Rica a Ortún de Velasco. Este solo pudo ejercer el cargo efímeramente, ya que ante la noticia de que Afán de Ribera estaba con vida en la ciudad de Nombre de Jesús hubo de retornar a Guatemala.

El 28 de julio de 1571 Afán de Ribera dirigió desde Nombre de Jesús una larga carta a don Felipe II para informar de sus actuaciones en Costa Rica y de la fundación de la ciudad. También envió a su hijo Rodrigo a Guatemala, en busca de socorros, pero nada pudo obtenerse, y la ciudad tuvo que ser abandonada a principios de 1572.

La Real Audiencia, con el propósito de ayudar a Afán de Ribera, lo nombró a mediados de 1571 como titular del corregimiento de Nicoya, inmediato a la gobernación de Costa Rica, con doscientos pesos anuales de sueldo, pero el anciano conquistador no asumió ese cargo.

A su regreso a Cartago, decidió, a petición de los vecinos, trasladar la ciudad del valle del Guarco al sitio denominado Matarredonda, al parecer en el asiento de la actual San José.

Actuaciones posteriores:
En mayo de 1573 salió de Costa Rica con su hijo Rodrigo de Ribera, para reunirse en Santiago de Guatemala con su primogénito Diego López de Ribera, y dejó la provincia de Costa Rica al mando del capitán Juan Solano y Díaz de Tapia, teniente de gobernador. En Guatemala presentó la renuncia a la gobernación de Costa Rica y en 1574 fue alcalde mayor de Zapotitlán. Se encontraba en México en 1577, cuando fue residenciado por comisión de Diego de Artieda Chirino y Uclés, gobernador de Costa Rica.

Murió en México, alrededor de 1577.

Su hijo Pero Afán de Ribera y Paz logró sobrevivir al extravío en las selvas de la Tierra adentro y en 1605 participó en la fundación de la ciudad de Santiago de Talamanca y recibió la encomienda de Viceita. Pereció a manos de los indígenas térrebes y quequexques, a fines de ese año o a principios de 1606.

Predecesor Pedro Venegas de los Ríos
(último alcalde mayor de Nueva Cartago y Costa Rica)
Sucesor Dos gobernadores por división del territorio provincial:

  • Juan Solano y Díaz de Tapia
    (primer gobernador de la provincia de Costa Rica)
  • Diego López
    (único gobernador nominal de la provincia de Taguzgalpa que fuera anexionada, por real orden de finales de 1573, a la provincia de Nicaragua)

El historiador costarricense Ricardo Fernández Peralta publicó una biografía suya con el título de Reinado de Felipe II. Pero Afán de Ribera.

 

Referencias:

  • Fernández Peralta, Ricardo (1974). Ministerio de Obras Públicas y Transportes, ed. Reinado de Felipe II: Pero Afán de Ribera, gobernador y capitán general de Costa Rica, 1566, 1568, 1573 (1a. edición). San José, Costa Rica. p. 53. Consultado el 11 de abril de 2016.
  • Montero Barrantes, Francisco (2006). «Capítulo IX». Elementos de historia de Costa Rica: 1502-1856. San José, Costa Rica: Universidad Estatal a Distancia. pp. 39-40. ISBN 9789968312820. Consultado el 11 de abril de 2016.