El Tranvía en San José

En el San José señorial y aldeano a la vez, donde brillaba como un sol exclusivo el Teatro Nacional, empezó a funcionar, la mañana del 9 de abril de 1899, el tranvía.

Ante los ojos jubilosos de sus tranquilos parroquianos, aquella máquina de leves chirridos empezó a deslizarse por rieles que atravesaron diversos sectores del casco central de una localidad fundada en 1737, y que había sido declarada ciudad por el reino español menos de un siglo atrás.

Los carretoneros y jinetes, así como los conductores de diligencias y volantas, tuvieron que detenerse para respetar el paso de ese novedoso transporte público movido por energía eléctrica.

Cautelosos, con los ojos bien abiertos, los primeros pasajeros abordaron ese medio de locomoción que se vino a unir al servicio del ferrocarril que ya atravesaba buena parte del Valle Central y que solo estaba a pocos meses –diciembre de 1899-, de quedar conectado con la vertiente Atlántica.

El San José señorial, de finos y elegantes modales, se abría campo, orgulloso, hacia la modernidad.

El primer trayecto que entró en operación fue la ruta de la Boca de la Sabana donde se encuentra la estatua de León Cortés Castro, hasta La Estación del Atlántico, pasando por Paseo Colón y Avenida Central. Luego se fueron construyendo otras rutas como: La Estación del Atlántico hasta San Pedro del Mojón, (San Pedro de Montes de Oca), hasta donde en la actualidad se encuentra Muñoz & Nane. A Guadalupe llegando al cruce de Moravia. De la Avenida Central pasando por la Iglesia La Catedral hasta la Estación del Pacífico y del Bar Chelles a Plaza González Víquez.

En relación con las tarifas, estas variaban entre 5 y 20 centavos dependiendo de la distancia. San José – Guadalupe: 15 centavos; La Sabana – Estación de Atlántico: 15 centavos; Estación del Atlántico – San Pedro del Mojón: 15 centavos; Avenida Central – Estación del Pacífico: 5 centavos y Cheyes – Plaza Víquez: 5 centavos. Los domingos había una tarifa diferenciada en la ruta San Pedro – Sabana: 20 centavos en viaje directo. El horario diario iniciaba a la 5:15 de la mañana y concluía el último de los 17 tranvías en operación a las 12 de la noche. Las rutas con más unidades era San Pedro -Sabana con 10 y a Guadalupe con 4, ya que eran de un mayor número de usuarios. Los lugares donde se podían comprar los tiquetes era: la Pulpería de Chico Soto en Paseo Colón, en las oficinas de la Compañía Eléctrica y vendedores que frecuentaban las paradas que trabajaban por comisión.

El tranvía tenía dos personas a cargo de su operación, el motorista encargado de conducir y el conductor de cobrar y mantener el orden durante el recorrido. Como dato curioso, era prohibido fumar, abordar en estado de ebriedad y se debía hablar en voz baja para no interrumpir a los demás pasajeros, demostrando gran cultura.

Para un mayor orden, se tenía dispuesto la entrada de pasajeros por la puerta trasera e iban entregando el respectivo tiquete al conductor. Al llegar a su destino la salida era exclusiva por la puerta delantera.

Una vez concluido el trayecto y al no disponer de la infraestructura para darle vuelta al tranvía, para iniciar el recorrido, el mismo contaba con un motor en cada extremo, el motorista cambiaba de posición e iniciaba nuevamente el viaje.

Funcionó por 50 años y recorría 17890 m de Este a Oeste y de Norte a Sur.  El horario iniciaba a la 5:15 de la mañana y concluía el último de los 17 tranvías en operación a las 12 de la noche.

Así como un día, en el año de la víspera de un nuevo siglo, los ojos de los josefinos vieron con deleite el advenimiento del tranvía, así también, con total indiferencia, lo vieron desaparecer.

Tranvía en la Sabana

Eso fue el 1.º de agosto de 1950, día en que hizo su último recorrido. Se consideró que había agotado su función, y ni siquiera se guardó una máquina de esas para mostrarla a las generaciones futuras. La Nación, Enrique Tovar.

Tiquete de Tranvía

Símbolos Nacionales de C.R.

Los Símbolos Nacionales, son los emblemas que representan el espíritu esforzado del pueblo costarricense, amante de la paz y la democracia. Estas tradiciones permiten conocer las raíces nuestras, pero la vivencia de ellas, nos identifica como miembros de una comunidad o de un pueblo. En el siglo pasado no se dio especial importancia, a la forma como los pueblos vivían la existencia cotidiana. Por tal razón la mayor parte de los libros de historia, nos hablan de política, de economía, de golpes de estado, pero muy pocos mencionan cómo eran las tradiciones, costumbres.

Bandera de Costa Rica

alajuelenses-bandera-de-costa-rica

Fue la bandera que Costa Rica tuvo durante los años que formó parte de la Federación; su vigencia se mantuvo de marzo de 1824, cuando el país entra a esta organización hasta 1840. Posterior a la caída de Braulio Carrillo en el año 1842, Francisco Morazán la reinstauró y tuvo validez hasta 1848. A la salida del país de la Federación Centroamericana en 1838, surgió la necesidad de una tercera bandera, sin embargo fue hasta el año 1840, Carrillo acordó que al Estado Libre de Costa Rica lo representaría una bandera blanca con una franja celeste en el centro; permaneció hasta 1842.

Seguir leyendo Símbolos Nacionales de C.R.

Teatro Nacional de C.R.

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Teatro nacional4

El Teatro Nacional de Costa Rica es el principal teatro de Costa Rica. Se encuentra ubicado al costado este de la plaza Juan Mora Fernández en la ciudad de San José, en la Avenida 2, entre las Calles 3 y 5 en el distrito Catedral, San José. El Teatro Nacional es un edificio de arquitectura historicista terminado en el año de 1897. Se le considera uno de los inmuebles más importantes de la historia nacional, y principal joya arquitectónica de la ciudad de San José. Su construcción guarda un profundo significado dado que representa la decisión del costarricense a la hora de emprender acción y de la estabilidad económica (traída por la cosecha de café) y política de la época en la que fue construido. Como institución, el Teatro Nacional promueve la producción de las artes escénicas de alto nivel artístico y conserva para el uso del público varias de las obras de arte más valiosas del país. Ha sido declarado monumento nacional, institución benemérita de las artes patrias y patrimonio histórico-arquitectónico de Costa Rica. Seguir leyendo Teatro Nacional de C.R.